Los sueldos de Amazon son un aviso al Gobierno de EE UU y Walmart

Bezos paga el doble del salario mínimo, y ha provocado una subida media del 4,7% en empresas vecinas

Centro de distribución de Amazon en Staten Island (Nueva York).
Centro de distribución de Amazon en Staten Island (Nueva York). reuters

La condición de gigante de Amazon tiene una ventaja: su capacidad para presionar a otros empleadores masivos de Estados Unidos para que suban su salario mínimo. La empresa de 1,6 billones de dólares paga 15 dólares mínimo por hora, el doble del salario mínimo. Aunque perjudica marginalmente a algunas pequeñas empresas, pone sobre aviso a los mayores creadores de empleo de Estados Unidos: el Gobierno y Walmart.

Los efectos de que la firma de Jeff Bezos aumentara su salario en 2018 para sus trabajadores de almacén se empiezan a notar. Mientras que alrededor del 67% de los líderes empresariales locales dicen que es muy difícil contratar gente, según un informe de la Cámara de Comercio de Estados Unidos publicado la semana pasada, el gigante del comercio electrónico casi duplicó su base de empleados en Estados Unidos a lo largo de la pandemia de Covid-19. Recientemente dijo además que iba a contratar a otros 75.000 trabajadores.

La empresa está ofreciendo bonus de contratación de 1.000 dólares en algunas zonas y un salario medio de 17 dólares la hora para fichar nuevos empleados. No es de extrañar que siga aumentando los salarios con un mercado laboral tan ajustado; el Departamento de Trabajo informó el martes de un récord de 9,3 millones de ofertas de empleo en abril (es especialmente difícil contratar en el sector público, sanidad y educación incluidas). Casi todos los nuevos empleados de Amazon dijeron que un buen salario era el factor más importante para su contratación, según una encuesta interna.

Algunas pequeñas empresas pueden sentir el golpe. Pero un estudio reciente de la Universidad de California en Berkeley y la Universidad de Brandeis demostró que la subida de la remuneración de Amazon redujo la probabilidad de conseguir empleo en solo 0,8 puntos porcentuales. Hubo efectos indirectos positivos, como que los empleadores de zonas coincidentes con Amazon elevaron los salarios en un 4,7%.

Los 1,6 millones de trabajadores de Walmart tampoco están sindicados, y un estudio de la Oficina de Contabilidad del Gobierno de EE UU mostró el año pasado que era uno de los principales empleadores con trabajadores en programas de la red de seguridad social.

Mientras tanto, los trabajadores en nómina del mayor empleador del país, el Gobierno estadounidense, están a merced de los responsables políticos. El Congreso no ha aumentado el mínimo federal desde 2009. Una orden ejecutiva de abril ordenó subirlo a 15 dólares la hora, pero solo para los contratistas.

Amazon no es perfecto. A principios de este año, los trabajadores de Alabama rechazaron una votación para sindicalizarse, y el Washington Post informó a principios de este mes de que sus empleados eran más propensos a sufrir lesiones graves que otros trabajadores de almacén. Aun así, con un 3% de la mano de obra civil empleada por estos tres gigantes, solo hace falta uno para mover la aguja.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías