Global X, la gestora de ETF con ADN español, lidera la atracción de fondos en EE UU

La compañía crece al 44% gracias a su apuesta por los fondos temáticos

Un acto de Global X celebrado en el Nasdaq.
Un acto de Global X celebrado en el Nasdaq.

¿Qué tienen en común Nueva York, La Roda y Seúl? Además de que están prácticamente en la misma latitud, que son las tres ciudades clave para explicar el éxito fulgurante de Global X, una gestora de fondos cotizados, con ADN español, que gestiona activos por valor de más de 48.000 millones de dólares (39.300 millones de euros) y que lidera las captaciones de este tipo de productos en Estados Unidos.

Nueva York es la ciudad donde tiene su sede Global X y donde cotizan la mayoría de sus productos. La firma se ha especializado en fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés), un tipo de activo a medio camino entre las acciones (pueden comprarse y venderse en cualquier momento) y los fondos de inversión (incorporan una cartera diversificada de inversiones). En concreto, su gran éxito ha sido distribuir ETF temáticos: sobre Grecia, sobre empresas del litio, compañías de videojuegos, ciberseguridad...

Global X fue fundada en 2008 por los españoles Bruno del Ama y José Carlos González. Una década después fue adquirida por uno de los líderes asiáticos de la gestión de activos, Mirae Asset Management, con sede en Seúl, por cerca de 500 millones de dólares.

¿Y La Roda? Desde 2018, el consejero delegado de Global X es Luis Berruga, un ingeniero de telecomunicaciones de 44 años oriundo de esta localidad albaceteña y que se había incorporado al proyecto en 2014. Cuando tomó las riendas de la compañía manejaba activos por un volumen de 8.600 millones de dólares. En dos años y medio ha logrado multiplicar por más de cinco el volumen de activos gestionados.

Los fondos cotizados más exóticos

  • Cannabis. Se trata de uno de los pocos ETF especializados en la incipiente industria estadounidense del cultivo del cannabis. Invierte en 25 compañías y tiene un tamaño de 208 millones de dólares.
  • Gurú. Se trata de un ETF que invierte con algunos de los mejores gestores de fondos de cobertura (hedge funds). En los cinco últimos años ha logrado un retorno medio anual del 17%.
  • Infraestructuras. Es el mayor ETF de Global X, con 3.775 millones de dólares de activos, y se dedica a invertir en proyectos de infraestructuras en Estados Unidos. En el último año se ha revalorizado un 102%.
  • Robótica. Tiene un volumen de 2.500 millones de dólares. Invierte en empresas de robótica, digitalización y automatización de procesos. Ha rentado un 82% el último año.

Berruga explica, por videoconferencia, desde su despacho en la 3ª Avenida de Nueva York junto a la sede de las Naciones Unidas, que Global X ha conseguido convertirse “en el proveedor más reconocido en ETF temáticos. Lanzamos el primero en 2010, un ETF de litio y batería. Entonces parecía una locura, los competidores decían que el mercado no tenía la suficiente profundidad. Ahora tiene más de 3.000 millones de dólares”.

Las cifras de captación de los últimos trimestres son espectaculares. En 2020 crecieron un 650%, al pasar de 3.200 a 35.000 millones. Y, en lo que va de 2021, crecen a un ritmo del 44%, y ya suman un patrimonio bajo gestión de 48.400 millones de dólares. Se han convertido así en la firma con mayor tasa de crecimiento en el competitivo mercado de ETF, superando incluso a la gestora de moda, la firma especializada en tecnología Ark Innovation, liderada por la nueva musa de Wall Street, Catherine Wood.

Global X es en la actualidad el duodécimo proveedor mundial de fondos cotizados, con 82 fondos diferentes y una potente campaña de expansión en Europa. Tiene ya una plataforma de distribución en Irlanda, un equipo de siete personas radicado en Londres y planes para contar con equipos en España, Suiza e Italia.

Global X es dueño también de un negocio de ETF en Hong Kong, con 2.600 millones de euros. En este caso tiene productos temáticos muy regionales, enfocados en China. Además, ha firmado una joint venture con Daewa Securities, una de las mayores gestoras japonesas.

La inmensa mayoría de los ETF de Global X son de gestión indexada, es decir, que tratan de replicar la evolución de índices de acciones o de bonos, sin necesidad de destinar recursos al análisis de compañías. También tienen dos ETF activos, uno para inversión en bonos de países emergentes y otro para compañías innovadoras de China.

“Hacer un producto temático es complejo. Por eso hemos firmado acuerdos con dos empresas que desarrollan índices, Solactive, de Alemania, y Indxx, de India. Aunque nos ayudan en el diseño, las licencias son nuestras”, explica Berruga.

Normas
Entra en El País para participar