Banca

CaixaBank reduce despidos y mejora condiciones del ERE en su oferta a los sindicatos

La entidad propone 186 recolocaciones más, con lo que los despidos se sitúan en 7.605 empleados

Los sindicatos rechazan la nueva oferta y mantienen los paros para hoy

CaixaBank reduce despidos y mejora condiciones del ERE en su oferta a los sindicatos

Sin acuerdo en los ajustes de plantilla de CaixaBank ni de BBVA, pese a que el reloj corre en contra de los sindicatos. De esta forma, las movilizaciones que tienen previstas llevar a cabo hoy siguen adelante. El viernes, 4 de junio, finaliza el plazo oficial para cerrar las negociaciones del ERE en BBVA, mientras que en el caso de CaixaBank el plazo termina el día 10.

En la reunión de ayer celebrada entre los sindicatos y CaixaBank, la entidad financiera trasladó a los representantes de la plantilla una nueva oferta. Según fuentes cercanas a las negociaciones, la empresa habría ofrecido elevar a 686 (desde 500) las recolocaciones. Ello dejaría el número de despidos a 7.605 contratos. La propuesta inicial era de 8.291 salidas.

Estas recolocaciones se distribuirán entre varias filiales tecnológicas y de servicios especializados, como la tecnológica CaixaBank Tech, la inmobiliaria Building Center, la filial de medios de pago y financiación al consumo CaixaBank Payments & Consumer, la filial de servicios CaixaBank Operational Services o la filial de análisis de datos CaixaBank Business Intelligence, entre otras.
En paralelo, ha incluido a los empleados de más de 56 años en el colectivo que recibiría, hasta cumplir los 63, un pago fraccionado correspondiente al 54% de su salario fijo, además del pago del convenio especial con la Seguridad Social.

Se incluye una generación más (54 años, además de los de 55 años, que ya estaban incluidos) en el colectivo que recibiría una indemnización de pago único consistente un 53% del salario multiplicado por 5,5 (es decir, unas 2,9 veces el salario), así como el pago del convenio especial con la Seguridad Social hasta que el trabajador cumpla 61 o 62 años.

También se definen condiciones específicas para las personas de 52 o 53 años, que recibirían una indemnización del 50% del salario regulador multiplicado por 5,5 (275% del salario).
Para los mayores de 63 años, mantiene su propuesta de pagar 20 días por año trabajado (hasta 12 mensualidades), mientras que para el resto de trabajadores la indemnización es de 35 días de salario por año trabajado, con un tope de 24 mensualidades.

Condiciones de trabajo
En la reunión se han planteado, además, modificaciones en las condiciones de trabajo. “La dirección de CaixaBank también ha presentado una nueva propuesta de cambios en las condiciones laborales que se centra en los aspectos clave ligados al desarrollo del modelo de negocio, medidas para facilitar la organización de las oficinas del ámbito rural y los ofibuses y la reforma del sistema de previsión social”, según fuentes cercanas a la negociación.

Tras analizar la propuesta, los sindicatos han manifestado su oposición a las causas tanto productivas como organizativas que se reflejan en el informe técnico, así como su discrepancia con las medidas presentadas.

“No podemos aceptar un sistema de desvinculación que no tenga en cuenta la voluntariedad real en las salidas, es decir, que no existan despidos forzosos. Las condiciones de salidas planteadas están muy alejadas de nuestras propuestas e impedirían que las desvinculaciones fueran voluntarias”, critican.

Pese a la nueva propuesta de CaixaBank, los sindicatos no están conformes con la oferta, razón por la que mantienen la convocatoria de paro parcial de 11.00 a 11.30 horas para hoy, y han exigido a CaixaBank que desconvoque las reuniones que coinciden con el horario del paro parcial. Estos paros también se producen a la vez que la huelga convocada en BBVA.

Los sindicatos CC OO, ACB y UGT, que representan más del 70% de la plantilla del banco, mantienen la huelga en contra del ERE que supondrá el despido de 3.305 empleados.

Huelga en BBVA

Los representantes de los trabajadores han convocado este miércoles, 2 de junio, una huelga de 24 horas en toda España para las plantillas de BBVA como medida de presión para protestar por los 3.305 despidos que ha planteado el banco.

La huelga ha sido convocada por los sindicatos CCOO, UGT y ACB, representativos del 70% de la plantilla, y a ella se han sumado sindicatos minoritarios como CGT.

Según ha informado CCOO, el objetivo es rebajar las afectaciones, no imponer límites y conseguir más avances económicos en una negociación que está llegando a su final, pues este viernes, 4 de junio, termina el periodo formal de consultas durante el que el banco y los sindicatos deben cerrar un acuerdo.

Para alcanzar un consenso, CCOO reclama actuaciones que rebajen el nivel de afectación, especialmente en algunas provincias que se están viendo más perjudicadas, como por ejemplo Tarragona, Cáceres Córdoba.

Por otro lado, rechaza que se impongan equilibrios generacionales porcentuales obligatorios para las salidas, pues consideran que esta limitación dificulta la voluntariedad.

El sindicato también solicita que se amplíe el plazo de negociación del ERE, pues todavía quedan temas por concretar, como la modificación del 'Acuerdo Contigo' para la integración de los centros de atención remota, la cuantificación, radio y condiciones de la movilidad geográfica y el paquete de medidas relacionadas con los beneficios sociales.

"Como todo requiere tiempo para consensuar, desde CCOO proponemos una ampliación del periodo formal, para poder encauzar tanto las cuestiones primordiales como todas aquellas que aún no han sido tratadas", expone el sindicato.

De no ampliarse el plazo y no llegar a un acuerdo, la dirección de BBVA podría decidir aplicar unilateralmente las medidas que considere oportunas.

Los avances en la negociación

Durante la negociación, BBVA ha mejorado las condiciones económicas que ofrece para los afectados y ha reducido en casi 500 personas los despidos previstos mediante recolocaciones a centros de gestión remota, hasta un total de 3.305.

BBVA también ha rebajado a 50 años el umbral a partir del cual los empleados adheridos al ERE pueden 'prejubilarse' y ha disminuido de 15 a 10 años la antigüedad que tendrá en cuenta para las indemnizaciones.

A aquellos de entre 50 y 54 años les ofrece cuatro veces el 65% del salario, hasta un máximo de 250.000 euros, y un convenio especial con la Seguridad Social hasta los 61 años, así como una prima de 2.000 euros por cada tres años de antigüedad y una prima de voluntariedad de 10.000 euros brutos (entre 10 y 15 años) o de 15.000 euros brutos (más de 15 años).

Para los empleados de entre 55 y 62 años con más de 10 años de antigüedad propone dejar el banco con el 70% del salario y un convenio especial hasta los 63 años, con una revalorización del 1%, descontada la prestación por desempleo y, en su caso, subsidio.

La indemnización propuesta para los empleados menores de 50 años y los que tengan menos de diez años de antigüedad es de 33 días por año trabajado con un tope de 20 mensualidades), prima de 2.000 euros por cada tres años de antigüedad y primas de voluntariedad de 5.000 euros brutos (entre 5 y 10 años), 10.000 euros brutos (entre 10 y 15 años) o 15.000 euros brutos (más de 15 años de antigüedad).

Finalmente, la propuesta para los empleados de 63 años o más es de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. Es la única con la que estaría conforme CC.OO., que pide mejoras económicas para el resto de los tramos de edad.

Normas
Entra en El País para participar