_
_
_
_
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

El buen camino para el despliegue del 5G: licencias más largas y más baratas

En todo caso, exigirá un enorme esfuerzo a cargo de la industria, y para poner a punto una tecnología que tendrá una caducidad más efímera que las anteriores

CINCO DÍAS

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha reconsiderado sus pretensiones financieras en la subasta de espectro para el despliegue de la red de 5G y ha rebajado el precio de salida de la convocatoria en un 15%, desde los 1.170 millones de euros que pretendía recaudar en un principio a los 995 que aparecen en la convocatoria final, publicada este lunes. La rebaja en el precio de las licencias era una demanda generalizada de todas las compañías, que finalmente ha sido aceptada en lo que puede considerarse un gesto más para impulsar el despliegue de una tecnología que tiene que suponer un paso de gigante en la velocidad de transmisión de datos y contribuir decididamente a la digitalización de las empresas, principales beneficiarias del nuevo paradigma tecnológico. El realineamiento del precio de la subasta, en consonancia con los establecidos en otros países que llevan una considerable ventaja de calendario en el proceso, es, además, el segundo gesto gubernamental para favorecer el despliegue, tras la ampliación de 20 a 40 años de la duración de las licencias, aunque las revisiones para prolongar la longevidad tras los 20 primeros años serán muy exigentes con las adjudicatarias.

Cuando la adaptación a las tecnologías más punteras se ha convertido en una auténtica carrera en todas las economías del planeta, que figura además como uno de los objetivos estratégicos de la Unión Europea establecidos para fortalecer las economías tras la crisis de la pandemia, la Administración española no podía poner obstáculos, sino facilitar la vida a las empresas. Es más, carecería de sentido en un país en el que los esfuerzos hechos por las compañías en el despliegue de infraestructuras de telecomunicaciones lo han situado en uno de los puntales del continente. España cuenta con la mayor red de fibra óptica desplegada, pese a que las empresas se desenvuelven en un entorno de altísima competitividad y en una abierta guerra de tarifas que erosiona sin medida sus márgenes.

En todo caso, el despliegue de la tecnología 5G exigirá un esfuerzo inversor aún pendiente de unos 5.000 millones de euros, de los que más de 3.000 correrán a cargo de la industria; y lo harán para poner a punto una tecnología que por la evolución lógica de la misma tendrá una caducidad más efímera que los despliegues precedentes. La prolongación de la vida de las concesiones permitirá, eso sí, a las empresas su utilización para el desarrollo de infraestructuras en el futuro; un futuro que ya está mostrándose en las zonas más avanzadas en el desarrollo tecnológico, pero que las convertirá en viejas también aquí en menos tiempo del que empresas y usuarios prevén.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_