La nueva AT&T podrá luchar ligera de equipaje en la batalla del 5G

Parece tener ventaja inicial frente a T-Mobile US y Verizon: gana más clientes y los mantiene durante más tiempo

John Stankey, jefe de AT&T.
John Stankey, jefe de AT&T. reuters

El consejero delegado de AT&T, John Stankey, agitó la bandera blanca en un frente para poder librar mejor una batalla encarnizada en otro. La decisión de salir repentinamente del negocio de los medios de comunicación en un acuerdo que fusiona el activo WarnerMedia de AT&T con Discovery, anunciado el 17 de mayo, libera recursos para invertir en 5G y pagar una onerosa carga de deuda. Ello prepara a AT&T para una mejor lucha en el sector móvil.

Estratégicamente, WarnerMedia nunca tuvo sentido dentro de AT&T. La división detrás de HBO Max estaba compitiendo contra rivales singularmente enfocados, Walt Disney y Netflix, chupando efectivo en el proceso. AT&T gastó 15.000 millones de dólares en programas de televisión y películas en los 12 meses que terminaron en marzo. Al mismo tiempo, el gigante de las telecomunicaciones, con un valor de 211.000 millones de dólares, tuvo que defenderse de sus competidores Verizon Communications y T-Mobile US, ninguno de los cuales tenía la carga de unos costes de contenidos disparados.

AT&T obtendrá 43.000 millones en efectivo de su acuerdo con Discovery, que utilizará para reducir la deuda neta, actualmente de 169.000 millones. Esta deuda se disparaba a medida que la empresa de Stankey se esforzaba por financiar el espectro. La deuda neta en relación con el ebitda ajustado creció hasta 3,1 veces, lo que llevó a S&P Global Ratings a revisar su perspectiva de estable a negativa en marzo.

Tras el acuerdo, la ratio de AT&T bajará a 2,6 veces el ebitda ajustado, más en línea con T-Mobile US y Verizon, que también gastaron en espectro. Ello da a AT&T un respiro para redirigir el dinero a la construcción de redes inalámbricas y de fibra. Aumentó su previsión de gasto a 24.000 millones de dólares el próximo año, aproximadamente el 20% de sus ingresos previstos, frente al 16% de Verizon y el 13% de T-Mobile, según las estimaciones de UBS.

Las tres grandes empresas de telecomunicaciones compiten por la primera posición mientras los consumidores se actualizan a redes 5G más rápidas. AT&T parece tener ventaja inicial. En el primer trimestre, incorporó casi 595.000 clientes de telefonía, que pagan de forma recurrente, mientras que Verizon perdió 178.000 durante el mismo periodo.

La compañía de Stankey también está haciendo un mejor trabajo para mantener a esos suscriptores: la tasa de pérdida de clientes en el último trimestre, conocida como churn, fue inferior a la de T-Mobile US y Verizon.

Hay una contrapartida. AT&T va a ser un 35% más pequeña después de desprenderse de WarnerMedia y de la unidad de televisión de pago por satélite DirecTV, por lo que Stankey también va a reducir la cantidad de efectivo destinada al dividendo. Pero a largo plazo es mejor ser ágil que pesado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías