Lucha por el negocio

La gran banca se enfrenta a las Bolsas por el control de los mercados en la UE

Las entidades dicen que los datos de los supervisores son erróneos. Afirman que el 83% del volumen ya se mueve en mercados organizados

Volumen BME Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Las Bolsas reguladas fueron monopolios absolutos hasta la llegada de la directiva europea Mifid en 2007. La segunda vuelta de tuerca llegó con la segunda edición de esta norma en 2018. Y ante la nueva reforma de la regulación, prevista para finales de año, el lobby que agrupa a los grandes bancos –la Asociación de Mercados Financieros de Europa (AFME)– se enfrenta a la Federación Europea de Bolsas (FESE) –de la que forman parte Euronext, BME y su propietario, Six, entre otros gestores– al afirmar que "el 83% de la contratación de acciones en Europa se hace dentro de los mercados organizados", según un informe elaborado por la consultora Oxera.

Controversia entre los lobbies de los mercados sobre la reforma de Mifid 2. Con miembros comunes, como BME y Euronext, AFME ha lanzado un informe que pone en duda los datos de sus colegas. "Este análisis más preciso desmiente las afirmaciones de algunas asociaciones como FESE (...) en el sentido de que las plataformas fuera de mercado están dominando de forma desproporcionada el escenario de las negociaciones europeas, y, en consecuencia, la competencia está disminuyendo", sentencia en un comunicado. FESE, además, celebra hoy online su convención anual.

Lo cierto es que los supervisores europeos, como la CNMV, abogan por disminuir el peso de las plataformas opacas. En ellas, no es obligatorio que se hagan públicas las cotizaciones de oferta y demanda, así como la profundidad de las posiciones antes de que se ejecuten las operaciones.

Esto puede suponer un peor funcionamiento de los mercados, de ahí que en Mifid 2 se introdujeran restricciones a la negociación en estas plataformas. En esencia, a las operaciones fuera de mercado (OTC) o ejecutadas en internalizadores sistemáticos, como brókeres gigantes que casan las órdenes en su propio balance.

Si la negociación oscura en 12 meses supera el 8% del total de un valor en todos los mercados, se restringe su negociación opaca. Los supervisores abogan por atar en corto estas restricciones. Pero el informe de AFME pone en duda los datos que maneja el coordinador de las comisiones europeas de valores (ESMA), al advertir de que en los datos se incluyen operaciones de carácter técnico, como las transferencias de garantías y las realizadas entre filiales.

"Después de aplicar varios filtros, la negociación OTC y a través de internalizadores representó el 17% de la renta variable europea", señala AFME. Es decir, el 83% se produjo en mercados regulados o en sistemas multilaterales de negociación, como BME Growth, Euronext Growth o Alternative Investment Market, del gestor de la bolsa británica.

Los datos brutos, sin embargo, confirman que los mercados opacos han ido acumulando cada vez más poder. Y la mayor parte de los supervisores europeos, entre ellos el que preside Rodrigo Buenaventura, son partidarios de que los transparentes no pierdan comba. Antes del 31 de julio, la Comisión Europea debe haber entregado su informe sobre cómo debe reformarse la regulación Mifid 2 y los reglamentos que la acompañan.

La CNMV ya opinó en mayo del año pasado sobre esa remodelación. A su juicio, el régimen actual de estructura de mercado plantea problemas de liquidez, formación de precios y competencia. Propone simplificar los requisitos de estructura de mercado y fomentar los centros de negociación.

Con todo, AFME señala en su comunicado que "la revisión [de la regulación] no debe privilegiar ningún mecanismo de negociación en particular, porque, de lo contrario, se corre el riesgo de ir en contra de sus objetivos de mejorar la liquidez del mercado y los resultados de los inversores". La gran banca es la principal dueña de las plataformas oscuras, de ahí que defienda su existencia, frente a los dueños de las infraestructuras.

Los datos de BME revelan una fuerte caída

Mayo. El mercado de renta variable gestionado por BME, el regulado, gestionó durante el mes pasado algo más de 30.000 millones de euros, según los datos provisionales. Una cifra que eleva el volumen gestionado hasta mayo a los 153.599 millones de euros.

2020. El año pasado el volumen de negociación de BME se situó en 429.359 millones tras reducirse en un 8,6%, muy lejos de los máximos históricos registrados en 2007, cuando el importe superó los 1,7 billones de euros y por debajo de los mínimos registrados en 2003.

Cuota de mercado. Según datos de BME, a cierre de abril alcanzó una cuota del 71,96% en la contratación de valores españoles, según el informe independiente de LiquidMetrix. Estas cifras incluyen la contratación realizada en los centros de negociación, tanto en el libro de órdenes transparente (LIT) y las subastas, como la negociación no transparente (dark) realizada fuera del libro.

Normas
Entra en El País para participar