Guatemala, un paraíso para las franquicias españolas

España es el principal inversor europeo y el séptimo mundial

Autopista en el oeste de la capital del país.
Autopista en el oeste de la capital del país.

Con una población de 18 millones de habitantes y una media de edad por debajo de los 30 años; una posición geográfica privilegiada, con puertos en la costa del Atlántico y del Pacífico; acuerdos de libre comercio con Estados Unidos, México y la Unión Europea, entre otros; grandes recursos naturales sin explotar… “Guatemala es un país lleno de oportunidades”, resalta Bernardo de Lizaur, consejero económico y comercial de España en el país centroamericano.

Tras un año enfocado en la lucha contra la pandemia, el Gobierno guatemalteco, que tomó posesión en enero de 2020 con un programa centrado en la atracción de inversión extranjera directa y en el desarrollo de infraestructuras productivas, se adentra en 2021 con la intención de ponerlo en marcha, lo que debería traducirse en un incremento de la inversión pública en carreteras, aeropuertos y ferrocarriles, logística portuaria, transporte público, energía, sanidad y agua, donde se concentra mayoritariamente la presencia española.

Si bien las inversiones corren a cargo de grandes firmas, hay un sector que permite medir el interés de las pymes por Guatemala, subraya el consejero: “El de las franquicias. Guatemala es el octavo país del mundo y el tercero de América con más franquicias españolas operativas”. Belleza, restauración y moda son las enseñas más demandadas. En total, 41 marcas están presentes en el país a través de 165 locales. Telepizza es la más implantada, seguida a gran distancia de 100 Montaditos, Funky Fish, Zara, Stradivarius, Pull & Bear, Bershka, Piel de Toro, Tous y Equivalenza, según la Asociación Española de Franquiciadores (AEF).

Belleza, moda y restauración, las enseñas más demandadas

En 2020 Guatemala fue, junto con Panamá, el principal destino en Centroamérica de las exportaciones españolas, con un volumen total de 204 millones de euros. En materia de inversión, en lo que va de 2021 se han puesto en marcha dos grandes proyectos de firmas españolas. “Por un lado, Faes Farma ha adquirido la guatemalteca Global Farma, con operaciones en Centroamérica y República Dominicana, por 30 millones de dólares [25 millones de euros]. Por otro, una empresa española del sector textil trabaja en la apertura de una planta de producción que el próximo año empleará a más de 300 personas de manera directa”, explica De Lizaur.

A estas operaciones hay que añadir las reinversiones de otras empresas españolas presentes en el país desde hace años, como Mapfre, Prosegur, Mango, Barceló, el operador de servicios de fibra óptica Ufinet o la conservera Jealsa-Rianxeira, entre otras. Todo ello convierte a España en el principal inversor europeo y en el séptimo del mundo en los últimos 15 años, según el Banco Central de Guatemala.

Inversión directa

Cifras

165 es el número de locales abiertos en el tercer país de América con más marcas españolas.

204 millones de euros es el volumen total de las exportaciones españolas en 2020.

25% es lo que representa España en el total de inversión extranjera directa captada por el país en lo que va de año.

La inversión extranjera directa (IED) se redujo en 2020 un 27%, hasta los 728 millones de dólares, y el objetivo para este año es atraer 1.200 millones de dólares (1.000 millones de euros). Para conseguirlo, el Gobierno ha potenciado el papel de Pronacom, la agencia gubernamental encargada de asistir a las empresas extranjeras en su proceso de inversión en el país. “Y parece que la estrategia está dando sus frutos, con inversiones confirmadas por un importe de más de 250 millones de dólares [207 millones de euros] entre enero y marzo. En el caso de las empresas españolas, en lo que va de año, las inversiones representan más del 25% del total de la IED captada”, puntualiza.

Además, la economía guatemalteca será la menos afectada en la región por la crisis sanitaria, y tras crecer un 4,5% en 2021, habrá recuperado a final de año la actividad previa a la pandemia, según el FMI. El país, no obstante, afronta varios retos para captar inversión extranjera. De Lizaur enumera tres: “La mejora del clima de negocios y de seguridad jurídica, el aumento de la inversión nacional en infraestructuras y la reducción de la pobreza y la desigualdad”.

Reticencias al endeudamiento

Fondo FIEM. Guatemala es prioritario para España en el ámbito de la cooperación para el desarrollo. El país podría ser beneficiario del fondo FIEM, un instrumento de la Secretaría de Estado de Comercio que financia operaciones de exportación o de inversión en el exterior, aunque, de momento, no se ha aprobado ninguna. Bernardo de Lizaur explica que el FIEM exige la aportación de garantías, casi siempre de tipo soberano, lo cual tiene implicaciones sobre el endeudamiento de los países beneficiarios. “Esto es clave, ya que en Guatemala cada operación de endeudamiento debe ser aprobada por el Congreso, lo que dificulta que salgan adelante proyectos que podrían contar con financiación del FIEM”, precisa.

Normas
Entra en El País para participar