Tebrio revoluciona la cría de insectos a gran escala en Europa

A pesar de que solo factura 100.000 euros, es un referente mundial

Comercializa cuatro líneas de productos 100% sostenibles

Tebrio gusano de la harina
Cajas especialmente diseñadas para la cría del gusano de la harina en la línea de producción. Tebrio

Un gusano tan común como el de la harina ha llevado a una pyme española a convertirse en pionera en la cría industrial y la transformación de insectos. Se trata del Tenebrio molitor y de Tebrio, un matrimonio muy bien avenido que en apenas siete años ha convertido a la biotecnológica salmantina en referente internacional.

La empresa ha desarrollado soluciones industriales 100% sostenibles con el objetivo de crear los alimentos del futuro, dado el inevitable déficit mundial de provisiones a medio plazo, y aspira a ser el mayor productor del sector en Europa o, al menos, a “estar entre los tres primeros”, matiza Adriana Casillas, CEO de la empresa. Toda una declaración de principios y un objetivo bastante ambicioso considerando que en 2020 apenas facturó 100.000 euros.

Para Casillas, socia fundadora de la empresa junto a Sabas de Diego, director técnico, “los insectos son los grandes olvidados en la cadena de alimentación”.

La emprendedora aclara que Tebrio “no es una granja de insectos, sino un proyecto industrial, donde la tecnología es un factor fundamental y diferencial y el core [actividad principal] de nuestro negocio. Tebrio transforma y vende la materia prima para distintos usos: alimentación animal, acuicultura, fertilizantes orgánicos, cosmética, farmacia y otros usos técnicos. No excluimos la producción para alimentación humana, pero no será ahora”.

Tebrio
Adriana Casillas y Sabas de Diego, socios fundadores de Tebrio.

La CEO describe su modelo de negocio como “un arquetipo totalmente disruptivo y automatizado, lo que nos permite ser muy competitivos en cuanto a costes”, y hasta ahí puede leer, porque dar más pistas comprometería lo que denomina secreto industrial. “Nuestro proceso de producción es totalmente diferente. La tecnología es un medio, no un fin”, subraya.

En Tebrio, estos gusanos, altamente rentables si se producen a gran escala, “tienen la mejor vida posible: millones de ellos completan su ciclo de vida –huevo, larva, pupa e imago– en tres meses y sin estrés”. En la naturaleza, este proceso dura 16 meses hasta que el animal alcanza su edad adulta como escarabajo. Según la etapa de este ciclo se extraen las proteínas y lípidos y se procesan.

Ha pedido 115 millones a la UE para construir un complejo biotecnológico

¿El siguiente paso? La salmantina desarrollará el mayor complejo biotecnológico del sector y único en el mundo. Un proyecto de 100.000 m2 de superficie que estará listo en 2023, generará 4.700 empleos y para el que Tebrio ha solicitado 115 millones de los fondos de recuperación de la UE.

Directo a la mesa

El tenebrio es una fuente alta de proteínas y, una vez procesado, ofrece una amplia gama de posibilidades. De hecho, este coleóptero de aspecto similar a un grillo en su edad adulta pero de color chocolate, acaba de obtener el plácet de Bruselas como primer insecto comestible de Europa. La Comisión Europea destaca, tras la evaluación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, que “no supone ningún riesgo para la salud humana”.

De momento, los gusanos se comercializarán como aperitivos, pero no le haga ascos porque seguro que los ha probado sin darse cuenta: “Ya se utilizan como ingrediente de varios alimentos, como proteicos, galletas o pastas”, revela Casillas.

Estos son sus poderes en cifras

Tebrio
Materia prima procesada y lista para comercializar.

Fundación. Tebrio nace como tal en 2014 con un capital inicial de 8.100 euros y se ha consolidado como la primera biotecnológica española especializada en la cría industrial y transformación de insectos 100% sostenible.

Plantilla. La empresa cuenta actualmente con 17 trabajadores.

Facturación. Apenas rozaron los 100.000 euros en 2020, pero las previsiones apuntan a que superarán ampliamente esa cifra y lograrán los 87 millones de euros en 2024.

Producción. En la actualidad generan más de 75.000 kilogramos de producto, con la previsión de alcanzar las 100.000 toneladas al año, y tienen capacidad para procesar 340 toneladas de insectos.

Líneas. Trabajan en cuatro líneas de producto: oProtein (alimentación para mascotas y acuicultura), oFrass (primer fertilizante orgánico basado en insectos usado para nutrición vegetal), oLipids (alimentación para animales y otros usos técnicos; tiene características similares al aceite de oliva) y Quitina y Quitosano, los más difíciles de procesar, utilizados en el mercado cosmético, farmacéutico, médico y agrícola, entre otros.

Exportación. Alrededor del 90% de la producción se exporta, fundamentalmente a grandes empresas de Europa, aunque tienen clientes en todo el mundo.

Objetivo. Se han propuesto convertirse en el mayor productor europeo de su sector.

Normas
Entra en El País para participar