Contenidos

Amazon lanza un órdago a Netflix y Disney con la compra de MGM por casi 7.000 millones de euros

Con su segunda mayor adquisición, la empresa de Jeff Bezos se hace con un catálogo de más de 4.000 películas y más de 17.000 horas de televisión

El logo de Amazon con el de MGM.
El logo de Amazon con el de MGM. REUTERS

El gigante del comercio electrónico Amazon anunció este miércoles la compra del legendario estudio de cine Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) por 8.450 millones de dólares (unos 6.900 millones de euros). Se trata de la segunda mayor adquisición de su historia, que le otorgará una vasta biblioteca de películas y programas de televisión para competir con sus rivales de streaming, liderados por Netflix y Disney+.

Las dos compañías destacaron que Amazon "ayudará a preservar el legado y catálogo de películas" del estudio de Hollywood, que cuenta con un archivo de contenidos con 4.000 títulos, entre ellos franquicia tan famosas y valiosas como las de James Bond y Rocky. El mítico estudio, fundado en 1924, también es propietario de más de 17.000 horas de televisión, que incluyen producciones como El cuento de la criada, Fargo, Vikingos y Shark Tank.

"El valor financiero real tras este acuerdo es el tesoro escondido de propiedad intelectual en el gran catálogo que planeamos reimaginar y desarrollar junto con el talentoso equipo de MGM", dijo Mike Hopkins, vicepresidente sénior de Prime Video y Amazon Studios.

La adquisión reforzaría el estudio de cine de Amazon y su plataforma de streaming Prime Video, que compite con Netflix, Disney+ y HBO. Amazon no revela cuántos clientes tiene su plataforma, un servicio que ofrece gratuitamente a sus clientes Prime. Bezos informó en su última carta a los accionistas de la compañía que habían alcanzado los 200 millones de miembros Prime a nivel global.

La noticia se produce pocos días después de que AT&T anunciara que fusiona su negocio de entretenimiento con Discovery para crear un gigante de los contenidos que tuviera la escala y los recursos necesarios para competir con las citadas plataformas y tras imponerse el modelo de transmisión online de contenidos impulsado por los gigantes de la tecnología.

El movimiento de Amazon y MGM es una evidencia más de la ola de consolidación que está viviendo el sector del entretenimiento ante los cambios que está viviendo esta industria. MGM era hasta ahora uno de los pocos estudios de Hollywood que no ha sido devorado por un conglomerado más grande: Warner Bros está dentro de AT&T, Fox bajo Disney, Universal dentro de Comcast y Paramount en ViacomCBS.

Amazon, por su parte, llevaba tiempo pisando el acelerador en el negocio de los contenidos. Solo el año pasado gastó 11.000 millones en la creación, adquisición o licencia de contenidos de música y vídeo para sus suscriptores Prime, frente a los 7.800 millones que destinó a este fin un año antes. La compañía también ha adquirido derechos para deportes en vivo, incluido un acuerdo con la NFL, por un valor aproximado de 1.000 millones de dólares por año.

"Si comparamos los ritmos de producción, la adecuación al mercado de sus títulos y los costes que obtienen compañías como Netflix o Amazon con los estudios tradicionales, podemos observar el cambio de era de manera evidente. Mientras los estudios clásicos se afanan para obtener unas pocas producciones exitosas cada año, los gigantes tecnológicos son los que cada vez atraen a más actores y directores, los que producen mayor cantidad de series y películas de éxito, y sobre todo, los que disponen de un flujo de ingresos más constante y saneado", señala en su blog Enrique Dans, profesor del IE Business School.

Según Dans, si la época dorada de Hollywood se basó en convencer al público para que acudiese a las salas de cine, primero, y en la reventa de derechos de exhibición a otras ventanas de explotación posteriormente, "en el siglo XXI el entretenimiento se basa en la producción incesante y en la explotación a través de canales de suscripción". "El modelo ha cambiado, y muy pocos de los jugadores tradicionales son ahora capaces de adaptarse al nuevo entorno: es, simplemente, un cambio de era", remarca.

Las cifras conocidas de algunas de las plataformas más populares muestran el enorme poder de estas compañías. De los 200 millones de suscriptores de Amazon Prime a nivel mundial, unos 175 millones acceden con cierta regularidad a los contenidos audiovisuales distribuidos por la compañía. Mientras, Netflix tiene 208 millones de usuarios de pago en todo el mundo, y Disney+, 103,6 millones. "Entre esos tres grandes jugadores, junto con algunos otros más pequeños, es más que posible que termine por repartirse la gran mayoría del mercado de contenidos audiovisuales", añade Dans.

La compra de MGM es la segunda mayor adquisición en la historia de Amazon tras la compra de la cadena de supermercados WholeFoods, por la que pagó 13.700 millones de dólares en 2017. La operación muestra el músculo financiero del gigante tecnológico, que vale en Bolsa 1,64 billones de dólares y cuenta con más de 73.000 millones de dólares en caja.

El mayor accionista de MGM era el fondo Anchorage Capital, que empezó a comprar la deuda del estudio en 2010, después de que la compañía presentara la solicitud de protección por quiebra en noviembre de ese año. El estudio, que se ha visto además golpeado por el Covid y el cierre de los cines, alcanzó en el primer trimestre de este año unos ingresos de 403 millones de dólares y un beneficio neto de 29 millones.

Normas
Entra en El País para participar