La autoridad de Competencia alemana investiga a Google por abuso de posición de dominio

Investigará también el uso de datos de clientes

Entrada a la sede de Google en Mountain View, California.
Entrada a la sede de Google en Mountain View, California. Reuters

Google sigue cosechando reveses con las autoridades de la competencia europeas. Esta vez le tocó a Bundeskartellamt, la autoridad independiente que vela por la competencia en los mercados de Alemania. Ayer anunció que llevará a cabo dos procedimientos contra Google Germany, Google Ireland y Alphabet, para determinar el impacto sobre la competencia de su posición de mercado, así como para examinar las condiciones de la compañía para el procesamiento de los datos de los usuarios.

Estas investigaciones del regulador germano en virtud de las nuevas disposiciones de la ley alemana de competencia aplicables a los gigantes digitales se suman a las ya abiertas sobre Facebook el pasado mes de enero y respecto de Amazon, comunicada la semana pasada.

“Debido a la gran cantidad de servicios digitales que ofrece Google, como el motor de búsqueda de Google, YouTube, Google Maps, el sistema operativo Android o el navegador Chrome, la empresa podría considerarse de suma importancia para la competencia en todos los mercados”, declaró Andreas Mundt, presidente de Bundeskartellamt, para quien un ecosistema que se extiende a través de varios mercados puede ser una indicación de que una empresa ocupa una posición de dominio de este tipo. “A menudo, es muy difícil para otras empresas desafiar esta posición de poder”, añadió, informa EP.

Procesamiento de datos

Por otro lado, la autoridad germana llevará a cabo también un análisis en profundidad de los términos de procesamiento de datos de Google, ya que las nuevas disposiciones legales incluyen algunos supuestos específicos de prácticas que pueden prohibirse si son empleados por una empresa de importancia primordial para la competencia en los mercados.

De este modo, el Bundeskartellamt examinará si Google/Alphabet condiciona el uso de los servicios a que los usuarios acepten el procesamiento de sus datos sin darles suficientes alternativas al respecto y con qué propósito se procesan dichos datos.

¿Hay realmente alternativas?

“Una pregunga clave en este contexto es si los consumidores que desean utilizar los servicios de Google tienen suficientes opciones en cuanto a cómo Google utilizará sus datos”, señaló. La compañía estadounidense ha defendido que los consumidores usan Google porque les resulta útil y no porque se vean obligados a hacerlo o carezcan de alternativas.

 

Normas
Entra en El País para participar