Ahorro e inversión

Cómo es la oferta bancaria para después de la pandemia

Las entidades engrasan su maquinaria comercial para aprovechar la recuperación de la economía e impulsan el crédito al consumo y las hipotecas

Cómo es la oferta bancaria para después de la pandemia
GettyImages

El verano tendrá que ser el punto de inflexión definitivo que marque el esperado rebote de la economía española tras la pandemia. Es lo que esperan instituciones, empresas, ciudadanos y entidades financieras, que han comenzado a quitarle el polvo a los escaparates de sus oficinas. La actividad bancaria se ha concentrado en el último año en la canalización de los créditos con aval público a pymes y autónomos y en la gestión de las moratorias en los pagos, pero también ha comenzado a abrirse paso la concesión de hipotecas.

La siguiente etapa para la que se prepara el sector es la de la recuperación del consumo privado, ante lo que entidades como CaixaBank ya han decidido posicionarse para sacar el mayor partido posible de la financiación a su extensa clientela.

La vacunación de la gran parte de la población adulta que se prevé para comienzos del verano se espera sea el inicio de la reactivación del consumo en España, congelado durante los largos meses de pandemia. El aumento a niveles récord del volumen de depósitos de los hogares es el ejemplo más evidente de cómo el coronavirus ha detenido en seco las decisiones de gasto de los españoles. Desde febrero de 2020, el ahorro depósitos de los hogares ha aumentado en 71.600 millones de euros, hasta los 923.500 millones. Un alza que equivale a la mitad de los fondos europeos que espera recibir España hasta 2026.

La recuperación económica prevista para el segundo semestre no va a suponer sin embargo que todo ese nuevo ahorro embalsado se convierta en consumo. La incertidumbre persiste y el gasto no va a crecer en el equivalente a todo ese tiempo perdido. “No esperamos una explosión de gasto, seguirá habiendo mucho ahorro precautorio”, explica Miguel Cardoso, economista jefe para España en BBVA Research. La firma sí contempla para 2021 un incremento del consumo privado del 6,2% y un alza del PIB del 5,5%, con crecientes posibilidades de ser revisado al alza.

De hecho, las señales del comportamiento del consumo en este trimestre, y en especial tras el reciente fin del estado de alarma, son alentadoras. “Se detecta un alza del gasto en alojamiento en la semana del 9 al 16 de mayo y del gasto presencial con tarjeta de extranjeros, aunque aún no hay gasto importante en compra de automóviles”, añade Cardoso. Así, ese mayor consumo supondrá que la tasa de ahorro de los hogares españoles caiga en 2021 al 12%, desde el 15% del año pasado, pero aún muy lejos de los niveles del 7% previos a la pandemia, explican en BBVA Research.

El ahorro récord en depósitos aún tardará en descender, ya que las incertidumbres persisten, aunque va creciendo el interés del cliente por los fondos de inversión

Desde AFI calculan un crecimiento para el consumo privado este año del 7,5% y no esperan que se retomen los niveles anteriores al Covid-19 hasta al menos finales de 2022 o principios de 2023. “El impulso del gasto se verá muy claro en verano pero luego podría haber reticencias a seguir gastando. Si se decide tirar de lo ahorrado o pedir un crédito dependerá de lo que ofrezca el banco”, señala Fernando Rojas, experto de banca de AFI. Su previsión es que el volumen de ahorro en depósitos aún crezca este año entre el 1% y el 2%.

El sector bancario afronta con optimismo los próximos meses, después del esfuerzo en provisiones realizado el año pasado y de la elevada factura que la pandemia pasó sobre los resultados. “El segundo semestre del año podría ser incluso mejor de lo previsto”, señala Carlos Ventura, director general de Sabadell y responsable de la Unidad Empresas y Red de la entidad, que asegura que la actividad hipotecaria no ha cesado y que la financiación al consumo sí se ha resentido. “La nueva producción de préstamos minoristas está repuntando y presenta una buena evolución”, añaden fuentes de BBVA.

Los datos del Banco de España muestran que el crecimiento del crédito se centra, hasta el momento, en la financiación a empresas, reflejo de los créditos ICO. Su avance a marzo de este año era del 6,1% interanual, hasta los 506.457 millones de euros, un ritmo inferior al 8,9% interanual de febrero o el 8,1% de enero. El volumen de hipotecas lograba mantenerse casi sin cambios respecto a febrero de 2020, en el inicio de la pandemia, con una caída del 0,9%, en los 504.700 millones de euros. Mientras que la financiación al consumo aún retrocede el 5% en ese período.

En CaixaBank confían en sacar partido del buen ánimo del verano, con una campaña de promoción de crédito al consumo que durará hasta finales de agosto y que eleva la presión competitiva sobre el conjunto del sector en este área de negocio. Aunque la verdadera partida que jugará la banca será la de los fondos europeos, a la espera de que tengan un efecto multiplicador en la economía.

“Estamos desarrollando las herramientas necesarias para que las empresas puedan beneficiarse en cuanto sea posible de los fondos Next Generation”, apuntan en Santander. En Sabadell auguran de hecho un mayor crecimiento del crédito a empresas ya en 2022 gracias a esos fondos europeos.

Normas
Entra en El País para participar