Alimentación

La leche de avena de Oprah Winfrey alcanza los 10.000 millones en su debut en Bolsa

La empresa sueca Oatly se revaloriza más de un 25% en dos sesiones

La leche de avena de Oprah Winfrey alcanza los 10.000 millones en su debut en Bolsa

Oprah Winfrey, Natalie Portman, el rapero Jay-Z o el exconsejero delegado de Starbucks, Howard Schultz, hace en julio de 2020 el potencial de Oatly, una empresa sueca de comida y bebida vegana, conocida principalmente por su leche de avena. Entonces, la firma captó 200 millones de dólares de inversores liderados por Blackstone, entre los que se encontraban los famosos mencionados, y le llevaron a estar valorada en unos 2.000 millones de dólares (1.650 millones de euros).

Casi un año después, Oatly ha debutado en Wall Street por medio de una Oferta Pública de Venta (OPV) por todo lo alto: se dispararon un 18% hasta alcanzar una capitalización de 12.000 millones de dólares (unos 10.000 millones de euros) y recaudar más de 1.400 millones (1.150 millones de euros). En su segunda sesión en Bolsa, se anota un 8%, por lo que sus títulos se revalorizan más de un 25%, desde los 17,5 dólares fijados de precio de salida.

La llegada de la empresa a los parqués refleja el aumento de la concienciación de los consumidores con el medio ambiente y la salud y su búsqueda de alternativas a carnes y lacteos tradicionales. Pero Oatly no estrena esta tendencia en Wall Street: Beyond Meat, la empresa de hamburguesas veganas, debutó en mayo de 2019 y desde entonces se ha revalorizado más de un 200%.

Sin embargo, su propio éxito es un problema para Oatly. Desde que llegó a EE UU en 2017, encontrar alguno de sus productos en cafeterías -ya está presente en la cadena Starbucks- y supermercados es una odisea. Para hacer frente a esta creciente demanda, abrió una planta en Millville (Nueva Jersey) hace dos años, pero los problemas de falta de suministro siguen siendo frecuentes.

"Este año ampliaremos la capacidad de producción todos los trimestres", subraya su consejero delegado, Toni Petersson. Para ello, la compañía está ampliando su planta de Holanda, sacando productos comerciales de la de Utah y poniendo a punto una nueva fábrica en Singapur, que estará disponible en el segundo trimestre del año, según Petersson.

Por ahora, Oatly solo está cumpliendo con el 70% de los pedidos de sus mercados principales, por lo que no es una cuestión de que esté llegando a acuerdos con nuevos clientes: el problema está en la brecha entre suministro y pedidos, no entre oferta y demanda, explica el directivo. Por ello, su objetivo es solucionar primero estas cuestiones y centrarse después en la búsqueda de nuevos socios.

Oatly nació en 1994 como un proyecto de los hermanos Rickard y Bjorn Oste que, usando la tecnología desarrollada en la Universidad Lund (Suecia), convierte la avena rica en fibra en bebidas. Un proceso que repercute positivamente en el medio ambiente pues, según la firma, el consumo de un litro de leche de avena resulta en un 80% menos de emisiones de gases invernadero, un 79% menos de uso de suelo y una reducción del 60% del consumo de energía.

Su filosofía ha tenido éxito y ya está presente en más de 20 mercados distribuidos por Europa, EE UU y China gracias, principalmente, a una demanda liderada por millennials y centennials. Solo el año pasado, sus ventas se dispararon un 27% en EE UU, hasta los 7.000 millones de dólares (5.700 millones de euros), según un informe del Good Food Institute y la Plant-Based Foods Association.

Aunque entre sus inversores se encuentran los famosos antes mencionados, Verlinvest, brazo inversor de los dueños de la cervecera belga Anheuser-Busch InBev, es el principal accionista de la compañía por medio de una joint venture con China Resources, empresa propiedad del Gobierno chino.

Normas
Entra en El País para participar