Aerolíneas

Iberia lanza el plan a cuatro años 'Next Chapter' para mirar al futuro tras la crisis

Los cuatro pilares son el refuerzo del hub de Barajas, la sostenibilidad ambiental, recuperar al cliente, y la confianza en la plantilla

Aviones de Iberia ante la Terminal 4 de Madrid-Barajas.
Aviones de Iberia ante la Terminal 4 de Madrid-Barajas.

El duro castigo a que ha sido sometido el transporte aéreo por el paso del Covid-19 ha puesto a Iberia a trabajar en una estrategia de reactivación este mismo verano y en su vuelta a la competitividad en el mínimo plazo posible. La compañía ha lanzado este mediodía en Fitur el plan Next Chapter, con actuaciones en los próximos cuatro años basadas en los clientes, potenciar el hub de Madrid, la sostenibilidad y en sus propios empleados.

El empeño inmediato es recuperar la confianza de los viajeros y situarse como una aerolínea excelente en tanto en servicios como en materia de seguridad sanitaria. La implantación de todas las medidas de higiene y prevención le ha valido la cuarta estrella Skytrax como aerolínea segura frente al COVID. También ha sido pionera en el uso del IATA Travel Pass entre Europa y América Latina

De forma paralela, esta referencia de IAG va a ser el jugador determinante para mejorar la conectividad de Madrid-Barajas. De momento, ha previsto un programa de vuelos para el verano con 114 destinos, tres de ellos inéditos: Maldivas, Liubliana y Azores. Y este mismo año se espera la aprobación de la integración de Air Europa en el grupo, lo que permitirá una visión de 360 grados desde Madrid tras años de rivalidad entre ambas por el mercado latinoamericano. Asia sigue estando en el foco.

El ambicioso reto “es reposicionar el aeropuerto de Madrid frente a otros hubs europeos, como paso imprescindible para incrementar las conexiones con Asia y transformar el turismo en España en un modelo de más calidad que, en definitiva, genere más empleo y riqueza”, señala la empresa.

Vista la resistencia del negocio de carga a la crisis, Iberia también se dispone a ganar peso en esta actividad desde el aeropuerto madrileño. Y más a medio plazo contará con el acicate de la llegada del AVE a la Terminal 4, anunciada esta mañana por el ministro de Transportes José Luis Ábalos.

Este último hito permitirá a la compañía aérea alimentar sus vuelos con viajeros llegados en tren, sustituyendo cierto volumen de sus vuelos domésticos. En un cálculo preliminar, Iberia prevé que el aeropuerto capte 500.000 viajeros extra con la aportación de la intermodalidad entre el ferrocarril y el modo aéreo.

Hacia el avión a hidrógeno

Mientras se acometen estos desafíos Iberia va a atender el imperativo de mejorar la eficiencia respecto a los niveles actuales de impacto ambiental. La compañía asegura que impulsará el desarrollo de combustibles sostenibles a través de Cátedra Iberia, en colaboración con la Universidad Politécnica.

Se trata del escenario previo a la llegada de los aviones a hidrógeno. En todo caso, en los últimos diez años ha reducido la intensidad de emisiones por pasajero un 15% y el objetivo es rebajar este índice otro 10% en 2025.

Y respecto a la plantilla, la firma que preside Javier Sánchez-Prieto, busca que se conviertan en embajadores de marca ante los clientes. Un primer gesto pudo verse ayer en Fitur, donde un grupo de trabajadores recibieron a los reyes en el expositor de la empresa. Estos fueron elegidos por su destacado papel durante los peores meses de la pandemia.

Sobre la plantilla, la empresa destaca que “durante toda la pandemia han demostrado un gran compromiso y han sido también pilar de la innovación, más allá de la tecnología y demostrando una enorme capacidad de adaptación”.

Normas
Entra en El País para participar