Aerolíneas

IAG teme perder un segundo verano con Aer Lingus

Evitar despidos en Irlanda depende de la extensión de los subsidios

Uno de los aviones de Aer Lingus en pleno vuelo.
Uno de los aviones de Aer Lingus en pleno vuelo.

La tensión crece en el seno de la aerolínea irlandesa Aer Lingus y en su matriz IAG conforme pasan los días sin un plan conciso sobre la conectividad aérea de su país para este verano. La compañía declaró 103 millones en rojo por sus operaciones en el primer trimestre, lo que motivó, tal y como adelantó el rotativo local Irish Times, que la dirección lanzara un mensaje pesimista a la plantilla. Se teme la pérdida de un segundo verano.

Empresa y sindicatos (Forsá en nombre de los pilotos y tripulantes de cabina de pasajeros, y Siptu en representación del personal de tierra) tienen previstos encuentros desde este mismo viernes para estudiar la delicada situación.

La aerolínea inicia contactos con los sindicatos para analizar la situación

Aer Lingus está aislada por las restricciones de vuelo y hasta el 31 de marzo apenas pudo sacar provecho a operaciones con carga a Nueva York, Chicago y Bostón, además de obtener buen desempeño en la línea doméstica Londres-Belfast, con demanda de viajeros de negocios. La ocupación en sus vuelos es prácticamente nula, del 14%, tras bajar un 83% en oferta de asientos respecto al primer trimestre de 2020 y en un 96% el volumen de viajeros transportados.

Preocupa ahora el posible impacto en el empleo que puedan tener tanto las pérdidas económicas como las mínimas perspectivas de vuelta de la producción. El sector aéreo envió al Gobierno, a mediados de abril, su propuesta de reactivación de los viajes, pero aún no ha obtenido resultados.

La recién nombrada consejera delegada Lynne Embleton, en el cargo desde el 6 de abril, ha transmitido a los trabajadores la necesidad de adaptar la compañía ante la práctica ausencia de trabajo.

La producción está al 17% y la ocupación media de sus vuelos es del 14%

Además de esta incertidumbre, la aerolínea también está pendiente de la decisión del Gobierno sobre los subsidios para evitar despidos definitivos. Irlanda sacó adelante en abril la prolongación de dos regímenes de ayudas, el de subsidios salariales para el empleo (EWSS por sus siglas en ingles) y el sistema de apoyo por las restricciones por el Covid (CRSS). Pero ambos vencen en junio y múltiples sectores reclaman la extensión hasta final de año.

Aer Lingus viene de utilizar en el primer trimestre la mitad de los 150 millones prestados por el Ireland Strategic Investment Fund. Desde el Ejecutivo se argumenta que la compañía es vital para Irlanda y tendrá ayuda pública si lo precisa. En su reciente presentación de resultados, IAG manifestó contar con una nueva línea de crédito a tres años por 1.755 millones de dólares. Un colchón a disposición de Aer Lingus, British Airways e Iberia, aunque cada una de ellas tiene un límite fijado.

Normas
Entra en El País para participar