Aerolíneas

Iberia soporta la crisis mejor que British y saca mayor partido a su oferta

La española tiene la mitad de costes para casi idéntica producción y mejor factor de ocupación en sus vuelos

Aerolíneas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El mensaje sobre la necesidad de una mejor estructura de costes lanzado el viernes por el CEO de IAG, Luis Gallego, debía tener como remitente a British Airways. El paso de la crisis ha puesto de manifiesto su mal desempeño en comparación con el de la otra gran referencia del holding, la española Iberia.

Ambas han estado parejas en producción en el primer trimestre (medida en número de asientos ofertados por kilómetro) y el test habla claro. La firma que dirige Javier Sánchez-Prieto ha sido capaz de ocupar casi el 55% de sus plazas, mientras que la británica no llega al 39%. Pesan en contra de British las limitaciones del Reino Unido a los viajeros internacionales. Así, Iberia ve caer un 57% su producción, mientras que la de British se desploma un 84%.

El empeño de Sánchez-Prieto y su equipo ha sido buscar toda posibilidad de vuelo, siempre y cuando se acercara al equilibrio económico. Se han explorado nuevos destinos, se han operado operaciones chárter, la carga ha ayudado a sostener operaciones que arrojaban pérdidas por falta de pasaje, etcétera. Otros competidores han optado por aletargar las flotas hasta el levantamiento de las restricciones.

En mínimos de producción están dos compañías de IAG, British Airways y Aer Lingus, y referencias clave para el tráfico en España: Norwegian, Easyjet o Ryanair.

Una foto fija ofrecida por Eurocontrol sobre las operaciones en toda Europa el pasado 5 de mayo muestra qué aerolíneas están más despiertas: Air Nostrum, franquiciada de Iberia, operó un 42% de los vuelos respecto al mismo día de 2019; Iberia está al 40%; Turkish, al 38%; Air France vuela al 37%, y KLM lo hace al 34%.

En mínimos figuran dos compañías de IAG, British Airways (11% de producción) y Aer Lingus (7%), y referencias clave para el tráfico en España: Norwegian (4%), Easyjet (5%) o Ryanair (12%).

El lastre de los costes

Pese la menor actividad de British respecto a niveles previos a la pandemia, sus costes doblan a los de Iberia para casi idéntica oferta: 1.246 millones de euros en British, tras una rebaja del 60%, en comparación con los 620 millones que ha soportado Iberia tras un ajuste del 47%. Para ello ha sido básico el mecanismo de los ERTE.

El resultado es que el buque insignia de IAG lastra al resultado operativo antes de excepcionales en 753 millones, mientras que Iberia lo hizo con 193 millones en rojo.

Otra tabla de salvación para la española es la diversificación. Sus ventas por transporte de viajeros retroceden un 73%, hasta los 199 millones. Una cifra similar a los 202 millones que facturó su compañera de holding, que pierde un 92%. En carga, las dos han disparado su actividad, en un 43% la española y en un 57% la británica. Y es en otras actividades afines donde Iberia muestra fortaleza. El mantenimiento (a la vista de que el handling también está bajo mínimos) ofrece más de 140 millones, con un alza del 52% para Iberia, mientras que British apenas llega a los 19 millones y registra por estos conceptos un descalabro de casi el 90%.

Iberia ha garantizado conectividad, especialmente con Latinoamérica, donde ha recuperado prácticamente todos sus destinos; ha elevado la actividad para la plantilla, que ha conseguido colocar a la empresa como la más puntual en abril, y promete futuro.

Este último, por la vía de las 114 rutas que serán operadas este verano. Iberia va a salir algo más pequeña de la crisis sanitaria, pero no se avistan medidas drásticas si se confirma el inicio de la recuperación.

Normas
Entra en El País para participar