La OPV del diseñador de chips Alphawave parece cara

Crece rápido y los grupos del sector cotizados en Reino Unido escasean, pero sus clientes podrían crear equipos internos

Un robot coloca una oblea de chips en una máquina de limpieza en Stuttgart (Alemania).
Un robot coloca una oblea de chips en una máquina de limpieza en Stuttgart (Alemania). reuters

Alphawave está capeando la borrasca tecnológica. El diseñador de chips ha fijado el precio de su OPV en Londres en 3.500 millones de euros, cerca del extremo superior del rango.

El martes, la alemana MeinAuto, de venta de coches online, anunció que pospondría su plan de cotizar, alegando condiciones adversas para las empresas de alto crecimiento. Pero los inversores estaban dispuestos a dar una valoración multimillonaria a Alphawave, de apenas cuatro años de vida. Concede licencias de sus diseños de chips a fabricantes como Samsung, y prevé un crecimiento de los ingresos del 100% anual en los próximos años. A diferencia de muchos candidatos a cotizar, genera un modesto beneficio. Ello, combinado con la falta de grupos de chips cotizados en Reino Unido, puede explicar la rica valoración.

Supongamos que puede casi duplicar las ventas cada año y alcanzar el punto medio de su rango de ingresos a medio plazo en 2023, unos 186 millones. Ello podría implicar un ebitda de 100 millones, según el margen actual. Si se ajusta para tener en cuenta el efectivo, el valor sería equivalente a 31 veces el ebitda de 2023. Sus rivales de EE UU Synopsys y Cadence cotizan a una media de 22 veces.

Para justificar el margen, tendrá que seguir haciendo crecer el negocio más rápido que sus rivales. Su gama de productos se dirigió a un mercado de solo 410 millones en 2020. Pero la necesidad de que los objetos cotidianos procesen cada vez más datos, más rápido, implica que los fabricantes tendrán que pagar licencias para diseños cada vez más complejos. Para 2024, el grupo calcula que el mercado de su próxima gama superará los 40.000 millones. Alphawave aún no ha terminado de diseñar esos nuevos chips. Y su éxito podría tener un coste. Sus tres grandes clientes aportan casi la mitad de sus ventas acumuladas desde 2017. El riesgo es que, a medida que el grupo crezca, los fabricantes pueden optar por equipos internos.

Dado que BlackRock y Janus Henderson acordaron respaldar una parte de la emisión, las posibilidades de que Alphawave sufra otra OPV fallida eran poco probables. Pero puede tener difícil cumplir las expectativas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías