Pablo Iglesias se desprende de la coleta

El exvicepresidente cambia su imagen tras el abandono de la política activa

Pablo Iglesias coleta
Pablo Iglesias, tras su cambio de imagen. La Vanguardia

Los partidos de derecha han perdido uno de sus motes favoritos para Pablo Iglesias: el coletas. El exvicepresidente ha reaparecido este miércoles con un cambio de imagen en el que se desprende del cabello largo, una semana después de anunciar su salida de la política activa, tras los resultados de las elecciones autonómicas en Madrid.

En las imágenes difundidas por La Vanguardia, el excandidato a la Presidencia de la CAM se retrata leyendo un libro junto a una mesa roja, sobre la que se posa un subrayador.

El partido de la ultraderecha, Vox, había utilizado el apodo en algunos de sus cánticos de la campaña para las elecciones del pasado 4 de mayo. En un vídeo de un discurso de Rocío Monasterio, la excandidata aparece bailando al ritmo de "echa al coletas", entonado por los partidarios antes de tomar la palabra.

Ante estas manifestaciones y otras similares utilizadas por el líder del partido, Santiago Abascal, o la diputada Macarena Olona, Pablo Iglesias afirmaba: "Cuando los de Vox me llaman coleta rata es para deshumanizar y así me pueden dar un tiro en la cabeza", en referencia a las amenazas de muerte que recibió durante la campaña.

Pablo Iglesias durante un acto de campaña en Móstoles, el pasado 2 de mayo.
Pablo Iglesias durante un acto de campaña en Móstoles, el pasado 2 de mayo. Getty Images

Iglesias ha lucido siempre pelo largo, primero durante muchos años con una coleta que se hizo simbólica y, ya en los últimos tiempos, con un moño para recogerse el pelo. Pero la posibilidad de que se cortase la cola de caballo ya se había planteado dentro de Podemos después de las elecciones europeas de 2014 y antes de las generales de 2015, según La Vanguardia, aunque Iglesias prefirió entonces mantener su imagen. Ni siquiera más tarde, con su entrada en el Gobierno de coalición en calidad de vicepresidente segundo, prosperó la idea.

Solo en la nueva etapa, en su regreso a la vida docente, Iglesias ha dado el paso. "Dejo todos mis cargos. Dejo la política entendida como política de partidos, política institucional. No voy a ser un tapón para la renovación de liderazgo", fueron sus palabras para dimitir de la política activa el martes de la semana pasada, luego de que el partido morado ganara 70.000 votos y tres escaños respecto a 2019.

Normas
Entra en El País para participar