Los edificios se llevarán el 60% del fondo destinado a la rehabilitación energética

La renovación de inmuebles dispondrá de 1.994 millones de euros de los 3.420 millones que conforman el plan conjunto

Edificios con placas fotovoltaicas.
Edificios con placas fotovoltaicas. GETTY

La renovación de los edificios de vivienda conforme a criterios que certifiquen su eficiencia energética se llevará la mayor parte de los 3.420 millones de euros que el Gobierno ha reservado al Programa de rehabilitación para la recuperación económica y social en entornos residenciales, la joya de la corona del Plan de rehabilitación y regeneración urbana detallado en el componente dos remitido a Bruselas este miércoles, con una financiación total de 6.820 millones.

Estos 3.420 millones, más de la mitad del conjunto del plan, se distribuyen en tres líneas de actuación. La más importante es la que atañe a la rehabilitación a nivel de edificio, sustentada por 1.994 millones de euros (casi el 60% del montante). Esta línea, explica el Gobierno en el documento, incluye las “cuantías invertidas en rehabilitación integral y las líneas de subvención de la renovación de determinados elementos constructivos”, así como otros proyectos técnicos de rehabilitación. El 86% de esta partida (1.716,25 millones) irá a la “renovación de la eficiencia energética de los inmuebles existentes, proyectos de demostración y medidas de apoyo conformes con los criterios de eficiencia energética”. Los casi 278 millones restantes se destinarán, por su parte, a medidas de apoyo que acompañen esta renovación, siempre referida a inmuebles completos.

Otra línea importante, aunque menor en cuantía, es la relativa a la rehabilitación a nivel barrio, prevista de 976 millones de euros con cargo a los 3.420 millones, el 28,5% del fondo. Este apartado, señala el plan, incluye las “cuantías invertidas en rehabilitación integral de edificios, regeneración y renovación urbana y la digitalización de proyectos de transformación urbana, así como los servicios de Oficinas de Rehabilitación”. De esta cuantía, 856 millones irán a la renovación energética y 120 millones, a la regeneración del entorno físico y seguridad de los espacios públicos.

La última línea, con 450 millones (el 13,5%), costeará los incentivos fiscales establecidos a través de deducciones en el IRPF a los que podrán acogerse los propietarios particulares que lleven a cabo diferentes obras de mejora en sus viviendas a fin de acelerar su eficiencia energética, como el cambio de ventanas por unas de altas prestaciones que ayuden a reducir el impacto energético de la vivienda

Ayudas directas y deducciones

Con estas cantidades, el Gobierno prevé subvencionar hasta el 100% de las rehabilitaciones de edificios y regeneración urbana siempre a nivel de barrios o vecindarios completos, con una contribución media del 80% por intervención según las estimaciones de la cartera que dirige José Luis Ábalos. A menor escala, ya a nivel de edificios individuales, el Ejecutivo contempla ayudas directas modulables entre el 40% y el 100% de la obra cuando se mejoren las fachadas y cubiertas o se instalen calderas o paneles fotovoltaicosTodo ello dependerá del grado de eficiencia energética que se logre con las actuaciones.

En el último nivel, conformado por las viviendas individuales, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana cuenta con que los propietarios puedan beneficiarse de una subvención de hasta un 30% del coste que conlleva la sustitución de las ventanas por unas de altas prestaciones que ayuden a reducir el consumo energético.

En el apartado de las bonificaciones fiscales, con cargo al fondo de 450 millones, habrá una deducción del 20% para quienes, al realizar determinadas obras, reduzcan al menos un 7% de la demanda de calefacción y refrigeración de la vivienda, algo posible al sustituir las ventanas. A su vez, habrá una deducción mayor, del 40%, para los propietarios que rebajen hasta un 30% el consumo de energía primaria no renovable, acreditable a través del certificado de eficiencia energética.

En segunda instancia, el Ejecutivo establece una deducción del 60% por obras de rehabilitación para edificios enteros aplicable a cantidades satisfechas por personas físicas propietarias de vivienda, "condicionadas a una reducción del consumo de energía primaria no renovable, referida a la certificación energética, de un 30% como mínimo, o bien, a la mejora de la calificación energética del edificio para obtener una clase energética «A» o «B», en la misma escala de calificación", detalla el ministerio. 

Normas
Entra en El País para participar