La estrepitosa caída de la izquierda empuja a Iglesias a dimitir de todos sus cargos

El exvicepresidente salva a Podemos de salir de la Asamblea, pero se lleva una derrota sonora contra la derecha

Comparecencia ante los medios de Pablo Iglesias, candidato de Podemos a la comunidad de Madrid.
Comparecencia ante los medios de Pablo Iglesias, candidato de Podemos a la comunidad de Madrid. EFE

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha dimitido este martes de todos sus cargos como consecuencia de la derrota del bloque de izquierdas, que se ha visto ampliamente superado por el de la derecha. Podemos, aunque mejoró su resultado de 2019 en tres escaños, hasta los diez asientos, consiguiendo un 7,2% de los votos, ha quedado como el partido con menos representación dentro de la Asamblea de Madrid. La aplastante victoria de Isabel Díaz Ayuso, que ya vaticinaban la mayoría de las encuestas, supone el golpe de gracia a Iglesias, quien en las últimas semanas había reconocido un “desgaste de su figura”.

“El Gobierno desgasta al que lo ejerce, pero mucho más desgasta estar en la oposición”, dijo una vez el ex primer ministro italiano Giulio Andreotti. Finalmente, Iglesias no ha aguantado estar en la oposición ni unas pocas horas, aunque él había asegurado en varias ocasiones que se quedaría los dos años de esta corta legislatura.

El objetivo que se había marcado el ya exlíder morado el pasado 15 de marzo, día en que anunció su candidatura a la comunidad, solo se ha cumplido a medias. Es cierto que ha conseguido salvar a su partido de la desaparición de la cámara regional, pero, sin embargo, ha perdido frente a una derecha que lleva gobernando la región de manera ininterrumpida durante más de un cuarto de siglo.

Ni siquiera ha logrado quedar por encima de Vox, que ha obtenido 13 escaños. Y a mucha distancia ha quedado Más Madrid, su principal competidor dentro del bloque de izquierdas, que ha conseguido 24 asientos. Esta derrota electoral es un golpe especialmente duro para Iglesias, ya que se produce justo en el lugar en el que surgió Podemos, en la cuna del movimiento 15M. Paradójicamente es aquí, en Madrid, donde ha dicho adiós a la política.

Uno de sus posibles destinos podría ser la televisión. Según informó la semana pasada un rotativo madrileño, Pablo Iglesias estaría en conversaciones con el productor catalán Jaume Roures para liderar un espacio televisivo. Sea o no ese su futuro, lo que ya se sabe es que dejará el liderazgo del partido en manos de la actual ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. “Mi papel es ponerme a las órdenes de Yolanda. En baloncesto, el pívot es el que pone más balones en la canasta. Para mí está claro que Yolanda aporta más votos que yo a nuestro proyecto”, había asegurado Iglesias en una entrevista.

Normas
Entra en El País para participar