Infraestructuras

ACS se impone crecer en EE UU mientras ejecuta 30.000 millones en obras

Sus dos mayores proyectos, por 6.000 millones, acaban de arrancar y ofrecen actividad hasta 2026

El puente sobre el lago Champlain, en el condado de Essex (Nueva York), una de las obras del grupo ACS en EE UU.
El puente sobre el lago Champlain, en el condado de Essex (Nueva York), una de las obras del grupo ACS en EE UU.

El mayor contratista de obra en Estados Unidos, la española ACS, afronta uno de los mayores retos desde que en 2005 entró en el mercado norteamericano: elevar la contratación mientras ejecuta una cartera de 29.600 millones de euros. En ella destacan dos de los proyectos de mayor volumen adjudicados en su historia: la terminal del aeropuerto de San Diego (California) y el túnel y viaductos de Hampton Roads (Virginia), con presupuestos que suman 6.000 millones de dólares (4.990 millones de euros).

La orden desde Madrid es crecer. Y la palanca a la vista es el plan de infraestructuras prometido por la Administración Biden, además del cumplimiento con la citada reserva de contratos. Un trabajo que va a precisar mayor envergadura en las dos plataformas de desarrollo, entre múltiples filiales, con que cuenta ACS en el país: Turner y Dragados USA.

La primera declara un colchón de trabajo de 20.000 millones de dólares (16.625 millones de euros), mientras que la segunda tiene obras por ejecutar por más de 7.000 millones de dólares (5.822 millones de euros). Con amplia presencia en ambas costas del país, el plan pasa por competir con la misma fuerza en regiones como el Centro Noroeste o los Estados Montañosos.

Turner y Dragados USA serán las puntas de lanza a futuro en el mercado estadounidense

En este momento clave ACS afronta el relevo de José María Castillo, que compagina la dirección de Cobra con la máxima responsabilidad sobre el negocio de construcción. Este primer espada de ACS, que llegó a ser candidato al puesto de CEO en sustitución de Marcelino Fernández Verdes y que tiene mando sobre la estrategia en EE UU, pasará a Vinci con la venta de Servicios Industriales. Con él se irán 45.000 empleados de ACS.

La cantera está más que rodada. Junto al responsable de negocio en Norteamérica, José Antonio López-Monís, trabajan figuras como el presidente de Dragados USA, José Luis Méndez, quien cubre el área Este desde Nueva York, y el vicepresidente Chad Mathes, con oficina en California. Ambos llevan más de diez años en puestos directivos en la constructora de ACS en EE UU. Otras dos alfiles son Peter J. Davoren, consejero delegado de Turner, y Adolfo Valderas, responsable de Flatiron. Y en estrecha colaboración con todos ellos trabaja Nuria Haltiwanger, consejera delegada de la concesionaria Iridium. Y es que un alto porcentaje de la producción de ACS al otro lado del Atlántico debe proceder del desarrollo de infraestructuras en concesión.

Nuevos encargos

A lo largo del primer trimestre, ACS ha sumado contratos por más de 1.500 millones en este mercado estratégico. Algunos de ellos son el de la remodelación de un tramo de la autopista I-10 en el entorno de Phoenix (Arizona), por 615 millones de dólares; la construcción del hospital Elisabeth East (126 camas) en Washington, por 375 millones de dolares; la reconstrucción de una de las pistas del aeropuerto Love Field de Dallas, obra presupuestada en 125 millones, y la entrada en el programa de aguas de San Diego (California) con la construcción de una estación de bombeo, por 110 millones de dólares.

Hasta el cierre de marzo el grupo ha contratado más de 1.500 millones en obras en el país

Otra oportunidad ha surgido en la eólica marina que suministrará electricidad a Nueva York. En este caso, Dragados y Cobra analizan, por encargo de Equinor y BP, y en alianza con la ingeniería española Esteyco, si sus soluciones de cimentación tienen encaje en uno de los proyectos más ambiciosos del mundo, el parque Empire Wind.

Otra ocupación de ACS, debido a su amplia diversificación geográfica, es la de acotar riesgos. Después de renegociar grandes contratos de obra para equilibrar responsabilidades durante la ejecución de los mismos, el grupo se está enfocando hacia proyectos en los que el presupuesto se cierra con el diseño muy avanzado, lo que en el argot de la ingeniería se conoce como progressive design builds. El objetivo es evitar sorpresas en un mercado muy cerrado a la negociación de modificados.

El grupo prepara el relevo de José María Castillo al frente de Dragados para su paso a Vinci

Toda la atención está puesta ahora en los dos macroproyectos referidos. El primero, cuya ejecución arrancó en diciembre y con fin de obra en noviembre de 2025, es el de la ampliación del puente-túnel de Hampton Roads. Se trata del mayor contrato de construcción de la historia de Virginia, con un presupuesto de 3.800 millones de dólares.

El segundo, en fase avanzada de diseño, es el de la nueva terminal del aeropuerto de San Diego, adjudicada el pasado septiembre en 2.265 millones de dólares. El diseño ha sido confiado al estudio neoyorquino de arquitectos James Carpenter (JCDA) y el fin de obra está previsto avanzado ya 2026.

Las principales marcas de ACS en el país

La aportación de Hochtief. ACS cuenta con la especialista en edificación Turner y con la firma de obra civil Flatiron a través de su filial germana Hochtief.

Schiavone. Adquirida por Dragados en 2007, es una contratista de obra civil con sede en Nueva Jersey. Aporta 240 millones de dólares en ventas anuales.

John P Picone. Esta especialista en la construcción de túneles y puentes, basada en Nueva York, entró en el perímetro de Dragados en 2009. Su cifra de negocio anual alcanza los 250 millones de dólares.

Pulice Construction. En el mismo 2009 Dragados se hizo con esta firma de infraestructuras de transporte y agua de Phoenix (Arizona). Sus ingresos llegan a los 250 millones de dólares.

Prince. En 2014, después de terminar la obra de la I-595 en Florida, Dragados compró una de las empresas colaboradoras en el proyecto, Prince Contracting. Factura 240 millones de dólares y opera en Florida y Georgia.

JF White. Fue adquirida por Dragados en 2015 para ganar presencia en la zona Noreste de EE UU. Ingresa 170 millones de dólares.

Normas
Entra en El País para participar