Infraestructuras

ACS busca colocarse en el boom de la eólica marina de Nueva York

Cobra, Dragados y la ingeniería Esteyco analizan la cimentación para un macroparque de Equinor y BP

Aerogenerador Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Oportunidad millonaria para el grupo ACS, que ha ampliado su relación con uno de los mayores proyectos de energía eólica marina del mundo, el Empire Wind. Este promete dotar de electricidad de origen renovable a parte de Nueva York.

La filial industrial Cobra Instalaciones y Servicios, en consorcio con la también española Esteyco, ha sido contratada para analizar una solución de cimentaciones de hormigón por gravedad sobre la que irían los aerogeneradores.

El trabajo, bajo la modalidad de análisis previo al proyecto o Front-End Engineering Design (FEED), ha sido encargado por Empire Wind LLC, participada al 50% por los gigantes de la energía Equinor (antes Statoil) y BP. Cobra prevé tener finalizado el estudio a finales de agosto.

Las filiales de ACS y Esteyco tienen un acuerdo de colaboración a largo plazo desde 2018

De fraguar la apuesta por ese tipo de cimentación, la eólica frente a las costas de Long Island podría constituir un granero de actividad para ACS, que ha amasado experiencia en la cimentación e implantación de la éolica offshore especialmente en Escocia.

El compañero de viaje, Esteyco, es la diseñadora de un sistema de cimentación por gravedad denominado Elisa Gravity Base. Tanto esta ingeniería como la propia Cobra colaboran con el proyecto de Equinor y BP en aguas de Nueva York desde 2019, cuando se hicieron con un primer proyecto de diseño. Desde el año pasado también se incorpora la experiencia en construcción de Dragados USA, con implantación en ese Estado desde 2005.

La entente a largo plazo de Cobra y Esteyco viene de 2018. Su objetivo es desarrollar e implementar sus tecnologías de cimentación para proyectos eólicos marinos. Un prototipo de la referida base Elisa funciona en Canarias con un aerogenerador de 5 megavatios (MW).

Hasta 4,4 GW

El desarrollo Empire Wind se encuentra entre 24 y 48 kilómetros mar adentro, al sureste de Long Island. La concesión, ganada por Equinor en 2017, ocupa 32.000 hectáreas con profundidades de 18 a 40 metros. El potencial de desarrollo se estima en 2.000 MW.

Equinor y BP podrían arrancar en 2024 una primera fase de 816 MW frente a Long Island

Equinor atesora desde 2019 una segunda concesión, Beacon Wind, de 51.200 hectáreas a unos 90 kilómetros de Long Island. Las expectativas en este segundo punto pasan por instalar hasta 2.400 MW de eólica marina.

El tándem Equinor-BP firmó en enero un acuerdo con el estado de Nueva York para proporcionar capacidad de generación por 816 MW desde la Fase 1 de Empire Wind. La segunda fase alcanzaría los 1.260 MW, y ya se ha presupuestado 1.230 MW más en Beacon Wind, lo que totaliza 3,3 GW.

Aún en negociación con la Autoridad de Investigación y Desarrollo de Energía del Estado de Nueva York (NYSERDA por sus siglas en inglés), el plan incluye la creación de plantas de ensamblaje de aerogeneradores a gran escala en los puertos de Nueva York (South Brooklyn Marine Terminal) y de Albany, en este último en alianza con las empresas especializadas en eólica marina Marmen y Welcon.

Solo en la primera etapa de Emipire Wind, con un total de 60 a 80 aerogeneradores que podrían empezar a instalarse en 2024, se espera una inversión cercana a los 3.000 millones de dólares (unos 2.550 millones de euros).

Dos petroleras metidas en las renovables

Fue en septiembre del año pasado cuando Equinor abrió a BP sus proyectos de eólica marina en EE UU, poniendo en sus manos el 50% de los desarrollos Empire Wind y Beacon Wind. El acuerdo alcanzó los 1.100 millones de dólares (935 millones de euros) antes de inversiones, y ambas tantearán juntas futuras oportunidades. En el caso de las concesiones ganadas por Equinor, esta jugará el papel de operadora durante el desarrollo, construcción y operaciones.

La noruega lleva ya energía eólica generada mar adentro hasta un millón de hogares europeos. La compañía tiene cuatro parques activos entre Reino Unido y Alemania. Y para las futuras plantas frente a Nueva York espera instalar turbinas de más de 10 MW cada una, abasteciendo de energía a más de un millón de hogares equivalentes desde cada uno de los desarrollos.

En el plan de crecimiento de Equinor figura la creación de clústeres de eólica offshore en el Mar del Norte, la costa este de EE UU y el Mar Báltico.

Una fuente esencial a medio y largo plazo

Energías alternativas para Nueva York. El estado de Nueva York tiene como objetivo que el 70% de la energía demandada en 2030 sea cubiertas con fuentes renovables. Para 2035 pretende contar con 9.000 MW de energía eólica marina instalados.

El desafío de la eólica ‘offshore’. Equinor y BP prevén que en 2050 la eólica marina habrá alcanzado una potencia instalada de 600 a 800 GW en todo el planeta.

Normas
Entra en El País para participar