Industria Sanitaria | Logística

La distribución acerca los almacenes a los núcleos de población

Guadalajara, Toledo y Zaragoza, entre las zonas más atractivas

Nuevo almacén inaugurado por Cofares en Vicálvaro (Madrid).
Nuevo almacén inaugurado por Cofares en Vicálvaro (Madrid).

A pesar de que Europa cuenta con grandes laboratorios, importa el 80% de los componentes activos, el ingrediente principal de los medicamentos, de China e India, según Fedifar, la Federación española de Distribuidores Farmacéuticos. Otro tanto ocurre con las mascarillas y los equipos de protección individual (EPI), que también proceden de Asia en un porcentaje alto.

La estrategia de investigar aquí y producir allí donde sea más barato –extendida en todas las industrias, desde la automoción a la moda– ya había sido muchas veces cuestionada, pero no ha sido hasta que el coronavirus puso en riesgo el abastecimiento de farmacias y hospitales que las autoridades tomaron conciencia de la necesidad de ponerle ciertos límites, al menos en este sector: una cosa es que falten iPhones y otra, ansiolíticos.

Transportistas y mayoristas piden un registro de stock centralizado

“Hace un año, la cadena de suministro se vio muy afectada por el cierre temporal de las fábricas chinas. Eso ha llevado a que los Estados reflexionen sobre la necesidad de repatriar procesos de producción que en su día delegaron a Asia”, dice Sebastià Potau, director de cuentas clave de atención médica de DB Schenker Iberia, quien aclara que, un año después, la situación ha mejorado comparado con lo que se sufrió en la primavera de 2020, pero no ha vuelto del todo a la normalidad.

“La gran parte de ingredientes y EPI se traen por vía aérea y la oferta de aviones se ha reducido muchísimo, mientras que el transporte marítimo no dispone de contenedores suficientes”, afirma. De hecho, indica que en los peores momentos DB Schenker fletó aviones de pasajeros que la crisis había dejado en tierra para que sus clientes pudieran importar los productos. DHL confirma que la capacidad de carga disminuyó un 31% a causa de la pandemia.

En noviembre, Bruselas aprobó una estrategia para fomentar la fabricación de medicamentos en la UE y propuso a la Eurocámara un reglamento de respuesta a amenazas transfronterizas a la salud. El borrador establece la coordinación y el intercambio de información sobre compras conjuntas y la obligación de reportar cada dos años los mecanismos de logística y los suministros esenciales que cada país tendrá listos para enfrentar nuevas emergencias.

Cofares lleva invertidos 14 millones en mejoras y nuevos centros logísticos

Esta transparencia es clave porque, según un informe de DHL, cuando la pandemia disparó la demanda de equipos de protección, no se disponía de datos consolidados de las existencias nacionales, lo que, sumado a los cuellos de botella en las aduanas y la escasez de medios de carga, complicó la adquisición y el transporte de estos materiales.

Centro logístico de DB Schenker
Centro logístico de DB Schenker

Inventario europeo

Desde el punto de vista de Cofares, el distribuidor farmacéutico más grande de España, dicha información debe trasladarse “de manera individual y directa a las agencias estatales del medicamento y, por ende, a la europea (EMA), para evitar errores de sesgo”.

“Los registros actuales solo sirven de forma parcial, no ayudan a combatir o prevenir la escasez de fármacos. En cambio, un registro europeo, con criterios equivalentes entre Estados, constituiría un ejercicio de transparencia y un gran paso adelante para desarrollar escenarios de prevención”, explica Eduardo Pastor, presidente del grupo.

Además de garantizar el stock de principios activos, Pastor sostiene que es prioritario que estos se almacenen en centros próximos a los núcleos de población, tal y como se lo han trasladado a los diferentes grupos parlamentarios inmersos en el desarrollo del reglamento.

Potau coincide en que si la relocalización de plantas no es viable, al menos debería de asegurarse una mayor disponibilidad de stock a nivel nacional. Al respecto, Tomás Olleros, presidente del laboratorio Farmasierra, aprecia que los distribuidores están abriendo nuevos almacenes y entablando alianzas para ampliar su capacidad y velocidad de respuesta.

Entre las zonas que están eligiendo para ubicar estas naves, destaca “áreas de especial relevancia como Guadalajara, Toledo y el sur de Madrid”. A estas localizaciones, Potau añade Zaragoza, que, “por el coste del metro cuadrado y su cercanía a la frontera con Francia, es una alternativa interesante a Madrid y Barcelona”.

Cofares, por ejemplo, ha puesto en marcha un ambicioso plan de inversiones para que las farmacias a las que atiende (una de cada dos en España) dispongan de un almacén a menos de una hora de distancia en el horizonte de 2025.

El grupo cooperativo ya ha desembolsado 14 millones de euros en la modernización de sus centros de Sevilla, Canarias, Logroño, Guadalajara, Cádiz (Algeciras), Cataluña (Sant Boi), Valladolid y Málaga, así como en la reciente apertura de uno nuevo en Vicálvaro (Madrid), al que próximamente se sumará otro en Linares (Jaén).

El suministro nunca se interrumpió

Tema complejo. Eladio González Miñor, presidente de Fedifar hasta el pasado 22 de abril, apunta que más del 65% de los fallos de abastecimiento en Europa se debe a problemas relacionados con la fabricación de los principios activos en el exterior, “un asunto complejo que compete a los Gobiernos y a los laboratorios”, expresa. La patronal está integrada por 19 distribuidoras que sirven al 97% de las farmacias españolas.

Alcance. Las empresas de Fedifar cuentan con más de 140 almacenes repartidos por todo el país que suministran 30.000 referencias a las 2.100 farmacias que despachan en España.

Refuerzos. González resalta que incluso durante los momentos más críticos de 2020, el sector ha mantenido el suministro habitual gracias al esfuerzo de las empresas, que reforzaron plantillas y rutas, y la coordinación con el organismo regulador y los demás agentes.

Farmacéuticos. Luis de Palacio, presidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), confirma que no hubo mayores problemas de abastecimiento “que los que teníamos anteriormente, que ya nos preocupaban”, y que achaca a la política de precios, regulada por el Gobierno y que los sitúa entre los más bajos de la UE. “El Covid ha mermado mucho los beneficios de las farmacias. Estimamos que de forma agregada el sector está en pérdidas, a pesar de no haber cerrado durante el confinamiento”, lamenta.

Normas
Entra en El País para participar