Fondos europeos

La Airef duda del impacto del Plan de Recuperación en el PIB que prevé el Gobierno

España remite a la Comisión Europea el proyecto definitivo

La presidenta de la Airef, Cristina Herrero.
La presidenta de la Airef, Cristina Herrero.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) avaló el viernes las previsiones económicas incorporadas en el borrador del escenario macroeconómico del Gobierno que acompaña a la actualización del Programa de Estabilidad, aunque consideró que siguen existiendo “elevados riesgos” relacionados con la evolución de la pandemia e incertidumbre sobre el impacto macroeconómico del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que España envió formalmente a la Comisión el viernes junto con Dinamarca, Letonia y Luxemburgo. Sumados a los de Portugal, Alemania, Grecia, Francia y Eslovaquia, la Comisión ya dispone de nueve documentos oficiales. Polonia, el tercer mayor receptor de fondos tras Italia y España, también lo remitió el viernes, aunque de manera “informal”.

En el informe, la Airef señaló la “dificultad” para estimar con el rigor necesario el impacto del Plan de Recuperación a lo largo del horizonte de previsión, debido a la “escasa información” disponible sobre el calendario de ejecución de los fondos y el detalle de los proyectos de inversión y de las reformas, de cuya consecución depende la recepción de los más de 140.000 millones de euros entre subvenciones y préstamos. El organismo señaló así la incertidumbre existente del plan, un elemento que es “esencial” en el escenario de previsión del Programa de Estabilidad.

El Gobierno estima que el impacto conjunto de este Plan sobre el crecimiento del PIB será de dos puntos de media entre 2021 y 2023. Aunque las estimaciones estilizadas realizadas con los modelos econométricos propios arrojan resultados similares, la Airef alerta de la alta incertidumbre existente en torno a ese impacto.

“Más allá de las líneas estratégicas descritas en el documento España Puede, no se conoce ni el detalle de los proyectos aprobados, ni los plazos de ejecución, ni el contenido de las reformas estructurales que acompañarán al Plan en áreas nucleares para el crecimiento económico como el mercado de trabajo, el sistema de pensiones o la reforma tributaria”, criticó la Airef.

Desde el momento de la recepción de los planes, la Comisión tiene dos meses para evaluarlos y el Consejo (donde están representados los 27 socios), otros 30 días. Los países que logren el beneplácito recibirán previsiblemente en julio la primera prefinanciación, que en el caso español asciende a los 9.000 millones de euros, para empezar a dar forma a los proyectos e intentar obtener así el segundo pago antes de que termine 2021. España, si cumple con los objetivos asociados a este segundo desembolso, recibiría en la segunda mitad del año un total de 27.000 millones de euros.

En este sentido, la Airef ha lamentado que, sin esta información, resulta muy difícil juzgar los efectos multiplicadores sobre el crecimiento y el empleo, la capacidad de atracción de la inversión privada y sus potenciales efectos sobre el potencial de crecimiento de la economía y la productividad.

Además, ha señalado que la evidencia "empírica" sobre el impacto macroeconómico asociado a alguno de los componentes del Plan es escasa. Sugiere que el gasto en inversión en capital físico, tecnológico y humano lleva asociado un impacto elevado sobre el PIB y el empleo, especialmente cuando se produce en períodos de recesión y se lleva a cabo de manera coordinada en un conjunto de países, como es el caso de los fondos Next Generation EU; además los efectos asociados al capital tecnológico y humano tienden a perdurar en el tiempo, especialmente si se acompañan de reformas estructurales.

Sin embargo, desde el organismo han alertado de que apenas hay evidencia sobre los efectos macroeconómicos de inversiones tan novedosas como la Estrategia de Inteligencia Artificial o la hoja de ruta del hidrógeno, por poner algún ejemplo.

Normas
Entra en El País para participar