Línea Directa debuta con una subida del 23% tras desgajarse de Bankinter

Los Botín, los Masaveu y el propio banco tendrán el 40%

Miguel Ángel Merino, consejero delegado de Línea Directa Aseguradroa, en el acto de celebración del estreno en Bolsa.
Miguel Ángel Merino, consejero delegado de Línea Directa Aseguradroa, en el acto de celebración del estreno en Bolsa.

Línea Directa Aseguradora (LDA) debutó ayer en Bolsa por todo lo alto. La compañía, hasta ahora filial al 100% de Bankinter, se estrenó con una subida del 23,07%. Durante la sesión llegó rebasar el 30% de incremento de su valor, pero la salida forzada de algunos fondos indexados que replican al Ibex 35, hizo que al cierre se moderara ligeramente la subida.

Las acciones de la compañía comenzaron a cotizar a 1,318 euros, y cerraron la jornada en 1,62 euros. A ese precio, la valoración total de la compañía supera los 1.765 millones de euros.

“Hoy es el último día de un largo proceso, que se inició hace 25 años con la creación de la compañía, pero es también el primer día de una época que esperamos igual de provechosa para Línea Directa, sus empleados y sus accionistas, como han sido los anteriores 25 años”, apuntaba esta mañana Carlos Rodríguez Ugarte, director financiero de la cotizada, unos minutos antes del simbólico toque de campana.

El consejero delegado de la aseguradora, Miguel Ángel Merino, apenas ha podido articular palabra, al tener la voz afectada por una ronquera, tras una intensa labor de encuentro con inversores y analistas.

Las claves de un estreno soñado

  • Preparación. Desde hace más de cinco años se especulaba con que Bankinter acabaría sacando a Bolsa su filial Línea Directa. Finalmente fue en diciembre de 2019 cuando el consejo anunció el inicio del proceso. La pandemia y las restricciones al pago de dividendos en la banca retrasaron el proceso.
  • Plusvalías. Jaime Botín, a la sazón presidente de Bankinter, trajo hace 25 años la marca Línea Directa de la mano de Royal Bank of Scotland. Ambas entidades crearon una aseguradora al 50% para desarrollar el proyecto. En 2009, Bankinter le compró su parte a RBS, por 426 millones de euros. Desde entonces, el valor de la compañía en su conjunto se ha incrementado en más de 600 millones de euros.
  • Ibex 35. Justo ayer, Línea Directa formó parte del índice de referencia de la Bolsa española, que por un día fue el Ibex 36. Era una medida para facilitar la salida de aquellos fondos índices que se dedican a replicar exactamente la evolución del selectivo. Por el nivel de beneficios, LDA podría entrar ya en el Ibex, aunque no por el nivel de capitalización.

El proceso de estreno bursátil de LDA ha sido especial. No ha habido una oferta pública de venta (OPV) de venta de acciones, sino que Bankinter optó por entregar a todos sus accionistas un título de Línea Directa por cada acción del banco.

Las acciones de LDA pasaron ayer por la mañana a listar directamente en la Bolsa de Madrid y durante un único día lo hicieron en el Ibex, para facilitar a los fondos indexados la operativa, dado que tenían que desprenderse de las acciones de Línea Directa pero no lo pudieron hacer antes al no estar cotizada. A partir de hoy cotizará en el mercado continuo.

Bankinter ha optado por quedarse con el 17,4% de la aseguradora. Además, también formarán parte del núcleo duro accionarial la familia Botín (a través de su vehículo de inversión Cartival, que controla algo más del 20%) y la familia Masaveu, con otro 4,3%. En total, estos accionistas históricos de Bankinter, y el propio banco, seguirán teniendo la prima de control de LDA.

Varios factores han animado a los inversores a comprar los títulos de LDA (o a conservarlos, en el caso de los accionistas de Bankinter). En primer lugar, la generosa política de dividendos. En los últimos años la aseguradora ha repartido un 90% del beneficio a su accionista y el compromiso es distribuir al menos el 70% en adelante.

Además, LDA, al tratarse de una compañía de seguro directo (con venta por teléfono e internet) tiene una estructura de costes muy ligera, lo que le permite obtener un ratio de rentabilidad en relación a sus recursos propios (ROE, por sus siglas en inglés) del 34%, cuando la media del sector asegurador es de menos del 15%. “Somos la segunda aseguradora de no vida de Europa con mejores métricas de rentabilidad”, apuntaba ayer el director financiero.

El tercer factor es el potencial de crecimiento. “Línea Directa puede optar por crecer más deprisa sacrificando algo de rentabilidad. Pueden repartir algo menos de dividendo y hacer más inversiones”, explica Gonzalo Sánchez, gestor del fondo de Bolsa española de Gesconsult.

LDA ingresó en 2020 casi 900 millones de euros en pólizas, sobre todo de automóviles, y obtuvo un beneficio de 135 millones de euros. Su cuota de mercado en seguros de coches es del 7% y del 3% en seguros de hogar, lo que le da mucho potencial para seguir creciendo, de acuerdo con todos los analistas. Además, desde hace dos años cuenta con Vivaz, una línea de negocio para penetrar en el codiciado seguro de salud.

“Cuando consigamos que Vivaz entre en beneficios, tal vez dentro de dos años, nos plantearemos dar el salto a otros ramos. Siempre bajo dos premisas que sean seguros masivos y que sea fácil su distribución directa”, explicaba esta mañana el consejero delegado de Línea Directa, Miguel Ángel Merino, con fino hilo de voz que le quedaba.

Normas
Entra en El País para participar