España necesita más de un millón de viviendas en alquiler asequible

Más de 480.000 familias de Madrid, Málaga y Barcelona destinan más del 40% de sus ingresos a pagar las rentas

España necesita más de un millón de viviendas en alquiler asequible
EFE

España necesita más de un millón de viviendas destinadas al alquiler asequible para reducir el sobreesfuerzo que cientos de miles de familias de Madrid, Málaga, Barcelona o Sevilla dedican al arrendamiento. La tasa de esfuerzo, que equivale el porcentaje de los ingresos netos necesarios para pagar mensualmente las rentas, se sitúa en el país en torno al 30%. Sin embargo, según el estudio Vivienda Asequible en España, presentado este miércoles por Gesvalt y Atlas Real Estate Analytics, varias provincias superan con creces este límite, reservando incluso más del 40% de los ingresos para costear la vivienda. 

Así, y suponiendo que los hogares con una tasa de esfuerzo superior al 40% demandan un alquiler asequible, Madrid precisaría de casi 215.000 inmuebles nuevos, Málaga, de unos 136.700, y Barcelona, de casi 129.000. A estas tres provincias se les unirían Sevilla, con algo más de 71.000 viviendas asequibles necesarias, Valencia y Cádiz, con unas 60.000 respectivamente, y Alicante, con cerca de 40.000. También tienen una alta demanda regiones como Granada, Murcia, Santa Cruz de Tenerife o Las Palmas. En total, según estos cálculos, serían necesarias 1.003.064 viviendas a precios asequibles, casi 10 veces más que las que contempla el plan actualizado recientemente por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma).

La cifra total de vivienda necesaria asciende cuando el corte de sobreesfuerzo máximo dedicado al arrendamiento se reduce a la frontera de un tercio de los ingresos de los hogares, en el entorno del 35%. En este caso, el número de inmuebles que precisan de un alquiler asequible superaría los 1,5 millones, de nuevo con Madrid (285.000 casas), Málaga (211.000) y Barcelona (190.000) a la cabeza. Por el contrario, si el límite se sitúa en el 50% de los ingresos, la cifra total de vivienda asequible necesaria cae a los 533.000 inmuebles.

Para resolver los problemas de acceso habitacional, la solución tradicional por parte de la Administración ha sido apostar por la vivienda protegida. Sin embargo, explica la directora de Operaciones y Research de Gesvalt, Mercedes de Miguel, en los últimos años se viene observando "una caída importante del interés promotor, tanto público como privado". Al mismo tiempo han caído las transacciones de VPO de obra nueva, aunque las de segunda mano están repuntando.

Esta situación, en opinión de De Miguel, genera oportunidades para resolver los problemas de acceso a la vivienda mediante fórmulas de colaboración público-privada que no se articulen a través de la vivienda protegida tradicional. “Hoy, los tres actores necesarios, la demanda, los gobiernos y la iniciativa privada, están alineados”, añade.

Algunas de estas iniciativas, explica el informe, ya se están ensayando en textos legislativos como los Planes Nacionales de Vivienda, la Ley por el Derecho a la Vivienda y el Real Decreto de medidas urgentes a causa del Covid-19. También se están viendo en planes como el del propio Ministerio, que quiere elevar a 100.000 las viviendas asequibles que salgan al mercado durante la legislatura, u otros a nivel local.

El informe destaca, entre otros, el Plan Vive de Madrid, el Habitatge Metròpolis de Barcelona y su área metropolitana, el Plan Vive de Andalucía, el Plan de vivienda asequible de Sevilla, el Plan de vivienda 2020-2025 de Canarias o el Plan Adha + Recuperem Llars de la Comunidad Valenciana. El problema,  sostiene el consejero delegado de Atlas, Alejandro Bermúdez, es que aunque España va avanzando, con el ritmo que contemplan este tipo de planes la accesibilidad habitacional “va a tardar bastante tiempo en llegar".

Normas
Entra en El País para participar