Las inversiones de la Mutualidad de la Abogacía rentaron un 3,7% en 2020

La entidad gestiona más de 8.400 millones de euros de sus mutualistas

Enrique Sanz Fernández-Lomana, presidente de la Mutualidad de la Abogacía.
Enrique Sanz Fernández-Lomana, presidente de la Mutualidad de la Abogacía.

M. M. M.
Madrid
La mayor entidad de previsión social de España, la Mutualidad de la Abogacía, presentó ayer su balance de gestión de 2020. La entidad gestiona ahorro de sus mutualistas por un importe de 8.464 millones de euros, un 6,4% más que al cierre del año anterior. La mutualidad logró para el colectivo una rentabilidad anual en 2020 del 3,75%, a pesar de los bajos tipos de interés y las turbulencias financieras provocadas por la crisis del coronavirus.

Las mutualidades de previsión social tienen como función original cubrir los riesgos ligados al trabajo, como el de desempleo, invalidez, jubilación...de muerte y supervivencia. Ejerce una modalidad aseguradora de carácter voluntario complementaria del sistema de Seguridad Social. Los abogados colegiados en ejercicio pueden optar por cotizar a la Seguridad Social en el régimen para autónomos (el RETA) o aportar a la Mutualidad de la Abogacía. Al cierre del pasado ejercicio, esta aseguradora tenía 209.000 mutualistas.

Una de las ventajas de la Mutualidad, como sistema de previsión social, es que puede gestionar grandes volúmenes de ahorros con costes muy bajos. En concreto, la ratio de gastos de gestión se situó en el 0,2%, cuando los planes de pensiones convencionales tienen comisiones anuales que superan el 1%.

El presidente de la Mutualidad, Enrique Sanz Fernández-Lomana, también explicó que las inversiones totales de la aseguradora alcanzaron los 10.425 millones de euros en el balance contable, con una subida de casi un 9% respecto a 2019. Las inversiones netas ascendieron a 994 millones de euros, de los cuales el 48,7% se destinó a activos sostenibles, socialmente responsables, energías limpias.

En España, la fórmula más habitual para ahorrar para la jubilación es por medio de los planes de pensiones individuales y planes de pensiones de empleo (promovidos por las empresas para sus trabajadores). Sin embargo, en el País Vasco la entidad de referencia son las Entidades de Previsión Social Voluntario (EPSV), que también tienen son mutualidades aunque, en este caso, de previsión social complementaria, sin la vertiente más aseguradora.

La Mutualidad de la Abogacía, además de un sistema de acumulación de ahorros para completar la jubilación, también incluye en sus planes protección para el caso de fallecimiento, para incapacidades temporales y permanentes, para accidentes...

La Mutualidad obtuvo el año pasado un beneficio neto de 12 millones de euros. Los ingresos por primas cayeron un 13%, hasta los 588 millones, debido a la caída en las contrataciones de rentas vitalicias y por la bajada de las aportaciones al Plan Universal, su producto más contratado. De las primas aportadas en 2020, el 95,7% corresponden al ramo de vida y el 4,3% a no vida.

 

 

Normas
Entra en El País para participar