Santander bate récords de venta de fondos tras reorganizar su gestora

La red ha comercializado en España 1.240 millones de euros

Mariano Belinky, consejero delegado de Santander AM.
Mariano Belinky, consejero delegado de Santander AM.

Hace tres años, el grupo Santander decidió dar una vuelta de tuerca a todo su negocio de gestión de activos y patrimonios. Primero, decidió recomprar a dos fondos de capital riesgo la inversión que tenían en su gestora de fondos, Santander Asset Management. Luego, la incorporó a una nueva división, Santander Wealth Management (gestión la riqueza), en la que también incluye el negocio de banca privada y los seguros. Ahora, el fruto de esta reestructuración está dando sus frutos y el banco ha logrado cifras récord de venta de fondos.

Durante el primer trimestre, Santander España vendió fondos por un importe bruto de 1.680 millones de euros. Teniendo en cuentas las salidas de dinero, el importe neto de ventas ha ascendido 1.240 millones de euros.

“Son las mejores cifras trimestrales de venta de fondos de la historia del banco”, explica Mariano Belinky, consejero delegado global de Santander Asset Management.

Las cifras de venta en España incluyen tanto la venta de fondos de inversión domiciliados aquí, como la comercialización entre clientes españoles de fondos domiciliados en Luxemburgo.

Precisamente, el desarrollo de esta filial ha sido uno de los cambios más importantes que ha acometido la gestora en los últimos años. El Gran Ducado se ha convertido en el gran polo europeo para la industria de gestión de activos y todas las grandes gestoras mundiales se han asentado allí, por sus seguridad jurídica y la flexibilidad y seriedad de su regulador.

Alianza con BlackRock

  • Aladin. Otra de las palancas de crecimiento del negocio de gestión de activos de Banco Santander ha sido su alianza con BlackRock, la mayor gestora de fondos del mundo. La entidad española contrató con la estadounidense el uso de su plataforma de gestión de riesgos, llamada Aladin. Esto permitió que todas las filiales del grupo compartieran unos mismos criterios a la hora de evaluar las inversiones y facilitó la toma de decisiones.
  • Familias de fondos. Con la reestructuración de la gestora también ha quedado atrás la política comercial de lanzar produtos que tuvieran unos porcentajes fijos de Bolsa y de bonos. “Eso ya es algo del pasado. Creemos que es mucho más acertado hacer una evolución global del riesgo y la volatilidad que va a tener cada fondo. Y ceñirnos a él con el activo financiero que sea más adecuado, o contratando derivados que mitiguen los riesgos”.

Santander, que hace tres años solo tenía 3.000 millones de fondos de inversión en Luxemburgo, tiene ahora un negocio cercano a los 10.000 millones de euros. Y creciendo.

El grupo bancario español utiliza esa filial para dos finalidades, principalemnte. En primer lugar, para registrar fondos y estrategias que se pueden vender en varios de los países donde opera. Es el caso la gama Santander Go, donde han conseguido atraer 3.000 millones de euros en solo 18 meses. O la estrategia Future Wealth, donde han captado otros 900 millones en cocos meses. Este tipo de fondos luxemburgueses se distribuye en una decena de países donde Santander está presente (España, Portugal, Alemania, Reino Unido, Brasil, Chile...).

En segundo lugar, la filial luxemburguesa se está utilizando para ejecutar una de las nuevas líneas de crecimiento de Santander Asset Management, los activos alternativos a la Bolsa y los bonos. “Con los bajos tipos de interés se ha detectado mucha demanda de otras clases de activos, especialmente por inversores institucionales, y en Santander Asset Management creemos que podemos jugar un papel central en este mercado”, apunta Belinky.

Banco Santander es líder europeo en financiación de proyectos, también financiación de maquinaria y equipos para empresas y en descuento de papel comercial. Este tipo de préstamos puede empaquetarse para luego venderse a inversores cualificados.

“Vamos a apoyarnos en las capacidades del grupo como originador de estos títulos, para luego poder distribuirlo entre grandes inversores, que tienen mucho interés en buscar activos que ofrezcan algo más de rentabilidad que los bonos”, apunta el directivo.

La mayor parte de estas nuevas estrategias se van a instrumentalizar a través de fondos de capital riesgo luxemburgueses. En el fondo de financiación de maquinaria y equipos ya hay comprometidos 450 millones de euros. Las otras dos estrategias están aún en fase de desarrollo.

Además de las buenas ventas en España, el conjunto del grupo ha distibuido fondos de inversión en el trimestre por valor de más de 3.000 millones de euros, con las filiales americanas aportando alrededor del 30% de este nuevo negocio.

Normas
Entra en El País para participar