Reestructuración

Los Amodio aceleran para lanzar en tres semanas su rescate por Abengoa

La propuesta se convertirá en formal si la auditoría está en orden

Los hermanos Luis y Mauricio Amodio.
Los hermanos Luis y Mauricio Amodio.

El salvamento de la filial operativa de Abengoa, Abenewco 1, está en el aire. Tanto TerraMar como los Amodio están trabajando para convertir sus ofertas preliminares en formales, con el objetivo de controlar los activos y evitar el concurso de acreedores de todo el grupo. La familia Amodio, primer accionista de OHL, la plataforma AbengoaShares y las energéticas EPI Holding y Ultramar Energy esperan tener cerrada la revisión de las cuentas en unas tres semanas, según fuentes financieras.

Si todo está en orden, el consorcio lanzará la oferta oficial, aunque las últimas palabras las tienen los acreedores, la SEPI, el ICO y Cesce. El organismo dependiente del Ministerio de Hacienda y que cuenta con un arsenal de 10.000 millones está paralizado ante la polémica surgida por las ayudas a Plus Ultra.

Los rescates planteados por los Amodio, por un lado, y por TerraMar, por otro, coinciden en que ambos necesitan una inyección de 249 millones del Estado para llegar a puerto. Ni Abengoa tiene mucho tiempo –la matriz está en concurso y puede contaminar a todo el grupo– ni tampoco los acreedores, que siguen viendo cómo corren peligro avales por unos 800 millones de euros en diferentes proyectos, que pueden ser ejecutados en caso de incumplimiento por parte de la compañía. El importe concreto a cierre de 2019, las últimas cuentas anuales presentadas por el grupo, era de 767,4 millones.

Santander es la entidad con más exposición a los avales de Abenewco, pero también están presentes con diferentes fórmulas CaixaBank, KKR, Alden y Melqart. La empresa ha de seguir recibiendo el visto bueno que evita dar por vencida deuda financiera de la compañía por unos 170 millones por parte de los acreedores de uno de los tramos creados durante el primer rescate, firmado en 2017. Su fecha de expiración se fijó el pasado 9 de abril. De momento, la bula (waiver, en el argot) se ha ampliado hasta el próximo 7 de mayo.

Los Amodio han contratado al bufete Pérez-Llorca para que revise las cuentas de Abenewco y pilote la eventual operación. El despacho fue el que buscó la fórmula necesaria para que Letterone se hiciera con el control de Dia, gracias a la opa que el grupo fundado por Mijail Fridman lanzó en 2019 por la cadena de supermercados. También tienen sus puestos en la oferta los accionistas minoritarios de la plataforma AbengoaShares, liderados por Clemente Fernández, expresidente de Ámper, y las firmas EPI Holding y Ultramar Energy.

Los Amodio, EPI y Ultramar inyectarían un total de 32,5 millones de euros en capital: 25 millones directamente y otros 7,5 millones a través de bonos convertibles en dos años. Estos inversores prestarían además 135 millones. El papel de los accionistas minoritarios se limitaría a la inyección de capital, en los mismos términos que los planteados por los otros rescatadores. AbengoaShares se quedaría con el 35% de Abenewco y los otros inversores, con el mismo porcentaje. En el plan de rescate del 6 de agosto se les daba a los minoritarios tan solo un 2,4% de los activos.

OHL se mantendrá al margen

Los Amodio son los accionistas de control de OHL, pero la posible oferta por Abenewco 1 es totalmente independiente del grupo constructor español. En el anuncio de la oferta preliminar se incluyeron una serie de salvaguardas para la compañía de ingeniería, que cuenta con una plantilla de unas 13.000 personas. La principal es que los compradores se comprometen a no vender por partes Abenewco y a mantener su sede en Sevilla. El objetivo de los minoritarios de Abengoa, que controlan ya el 21% de la matriz, es que la filial llegue a cotizar en Bolsa. El pasado 14 de julio, cuando Abengoa ya negociaba un plan para sobrevivir, la CNMV decidió suspenderla de negociación. Desde entonces no ha vuelto a cotizar.

Normas
Entra en El País para participar