Reestructuración

Los minoritarios disparan su control de Abengoa SA al 21% tras el plan de rescate de los Amodio

La sindicatura de AbengoaShares revela a la CNMV que tiene el 21,4% del capital

Una de las plataformas de Solúcar, en Sanlúcar la Mayor (Sevilla).
Una de las plataformas de Solúcar, en Sanlúcar la Mayor (Sevilla). EFE

El número de minoriarios agrupados en la plataforma AbengoaShares, liderada por Clemente Fernández, expresidente de Amper, crece. Esta controla el 21,4% de Abengoa SA frente al 16,9% declarado a finales de febrero, según los registros de la CNMV. La familia mexicana Amodio, máximos accionistas de OHL, comunicaron su intención de presentar junto a la sindicatura una oferta por la filial operativa del grupo, Abenweco 1, el pasado 8 de abril.

Abengoa SA, la empresa que cotizaba en Bolsa –hasta que la CNMV la suspendió de negociación el 14 de julio del año pasado–, está bajo el control de los pequeños accionistas de AbengoaShares desde el primer momento de las disputas por su rescate. Pero ahora su peso crece. 

La sindicatura, que se opuso en rotundo a los planes de rescates diseñados por el expresidente de la firma, Gonzalo Urquijo, ha abierto la posibilidad de sumar nuevos socios y ha sumado unos 300 aliados con cerca del 5% del capital en total, hasta sumar el 21,4%. En principio, se les ofrecía un 2,4% del capital de Abenewco. Pero ahora la matriz está en concurso de acreedores, tras solicitarlo los actuales consejeros el pasado 22 febrero.

El peso de los pequeños inversores en el grupo de ingeniería, que tiene la matriz en concurso de acreedores se dispara después de que los Amodio, aliados con AbengoaShares y con las energéticas EPI Holding y Ultramar Energy, anunciaran una oferta de compra por la filial operativa de Abengoa.

Los Amodio están armando su propuesta para salvar Abengoa de la mano de Pérez-Llorca, el despacho que logró que triunfara la opa de Letterone sobre Dia en 2019. La implicación de los primeros accionistas de OHL es total, y, de hecho, quien pilota las negociaciones es Luis Amodio, actual presidente del grupo constructor. Es quien ha estampado su firma en el documento de la oferta no vinculante. Las otras rúbricas son de Salvador Rivero, presidente de Ultramar Energy, y de Clemente Fernández, que lidera la plataforma AbengoaShares.

Este consorcio ya ha sondeado al Gobierno, con la SEPI como pieza clave de la operación, pues debe aportar 249 millones de euros, así como a los acreedores, según fuentes próximas a estos inversores. La música de esta nueva hoja de ruta no suena mal a los implicados. Al menos, es una alternativa al concurso de acreedores que previsiblemente de­sembocaría en la liquidación.

Santander es la entidad con más exposición a Abenewco, especialmente en avales, pero también están presentes CaixaBank, KKR, Alden y Melqart. El papel del ICO y de Cesce volvería a ser crucial, ya que deberían aportar sus escudos.

Lo planteado implicaría la inyección de los Amodio, de EPI Holding-Ultramar Energy de un total de 32,5 millones de euros en capital: 25 millones directamente y otros 7,5 millones a través de bonos convertibles en dos años. Estos inversores prestarían además 135 millones.

El papel de los accionistas minoritarios se limitaría a la inyección de capital, en los mismos términos que los planteados por los otros rescatadores. Así, el grupo de los Amodio, Ultramar y EPI se quedaría con un 35% de Abenewco y la sindicatura tendría el mismo porcentaje.

Normas
Entra en El País para participar