Autónomos y pymes zombis ante las moratorias de concurso de acreedores

La moratoria aprobada por el Gobierno incentivaría la permanencia en el mercado de las empresas zombis.

autonomos pymes zombi

El Gobierno nacional anunció una moratoria para solicitar un concurso de acreedores. Pese a dicho anuncio, marzo registró un récord en la liquidación de los pequeños negocios debido a la insolvencia de estos.

Sin embargo, desde Aliter Abogados, apuntan que aunque la medida adoptada por el Ejecutivo “puede ayudar a muchas empresas”, a otras no tanto. Los expertos se refieren a que se podría incentivar la permanencia en el mercado de empresas que denominan como 'zombis'. Esto es, las sociedades y autónomos en situación de insolvencia que no van a poder hacer frente a los acreedores. Aunque se prolonga su existencia legal, es difícil que vayan a salir adelante, y plantearán su disolución en algún momento, aunque ahora se encuentren 'congeladas'.

En un comunicado publicado por Europa Press, estos expertos ponen de manifiesto que la nueva moratoria del concurso de acreedores “pone en jaque” a los autónomos y empresarios, ya que tendrían que evaluar la viabilidad de sus negocios para evitar convertirse en estas empresas zombi.

Recuerdan que el hecho de tener que enfrentarse a un concurso de acreedores sigue intimidando a los empresarios. Según explican, la disolución y liquidación de una sociedad lleva aparejada obligaciones legales. En el caso de que no se pueda hacer frente a las deudas, la empresa tendrá que declararse en concurso de acreedores.

Dos formas de actuar

De acuerdo con la ley Concursal, hay dos maneras de actuar: la ordinaria y la exprés. Desde Aliter Abogados señalan que la vía ordinaria es la “solución más factible” para que la empresa pueda seguir funcionando, pese a las deudas. En esta circunstancia, la compañía tendrá un margen de tiempo para proceder a su cierre definitivo. Este proceso suele durar varios años.

Por otro lado, en el concurso exprés, el empresario puede liquidar sus deudas y proceder al cierre del negocio de manera inmediata. El cierre se llevaría a cabo en dos meses desde que se formalice la solicitud. A día de hoy ésta es una de las modalidades más demandadas por autónomos y empresarios. El gerente de Aliter Abogados, Juan M. Hita, asegura que esta elección resulta mucho más económica que la vía ordinaria. “El concurso exprés es una elección a la que se están acogiendo muchos autónomos, y pequeños empresarios, que no cuentan con local propio, ni maquinaria u otro tipo de recursos, en propiedad”, añade.

Normas
Entra en El País para participar