Deporte

La UEFA aprueba la nueva Champions y amenaza con vetar a los clubes de la Superliga

Insiste en que los futbolistas de esos equipos no podrán jugar el Mundial. El Bayern de Múnich apoya al organismo y se desmarca de la Superliga

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin
El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin AP

En medio de la tormenta provocada por el anuncio de 12 equipos europeos de poner en marcha la Superliga, una competición al margen de UEFA y FIFA con la que prevén multiplicar sus ingresos, el comité ejecutivo del organismo rector del fútbol europeo ha contraatacado este lunes con la aprobación del nuevo formato de la Liga de Campeones, un trabajo que ha desarrollado en los últimos años ante las peticiones de los grandes equipos del continente para incrementar los ingresos a percibir.

Entre ellos estaba el Bayern de Múnich, que en la tarde del lunes ha confirmado su apoyo a la UEFA y se ha desmarcado de la Superliga. "El Bayern no ha participado en la planificación de una Superliga y da la bienvenida a las reformas de la Liga de Campeones, ya que creemos que son el paso correcto para el desarrollo del fútbol europeo", dice en un comunicado su consejero delegado Karl-Heinz Rummenigge. Una posición similar a la anunciada previamente por otro club alemán, el Borussia Dortmund, con lo que el proyecto impulsado por Real Madrid, Juventus y Manchester United se queda, de momento, sin los dos principales equipos de ese país. El PSG francés tampoco ha confirmado su apoyo.

Los equipos germanos respaldan el nuevo formato de Liga de Campeones anunciado por la UEFA. Este comenzará a partir de la temporada 2024/2025 y contará con importantes cambios en lo que hoy es la fase de grupos. Esta pasará de 32 a 36 clubes, que se mezclarán en un grupo único en lugar del formato actual, compuesto por ocho grupos de cuatro equipos. Cada uno tendrá garantizado un mínimo de 10 partidos, cinco en casa y cinco fuera, contra 10 rivales diferentes, en lugar de los seis actuales, algo que pedían los equipos más poderosos. Los ocho primeros de la tabla se clasificarán de forma directa para los octavos de final, y quienes se clasifiquen entre la novena y la 24ª posición jugarán un playoff para poder acceder a esa fase.

"La clasificación para la Champions League seguirá siendo abierta y se ganará a través del rendimiento de un equipo en las competiciones nacionales", dice la UEFA, una diferencia esencial respecto al espíritu de la Superliga, que contempla 15 equipos fijos de los 20 participantes. "La UEFA también reafirmará su fuerte compromiso a nivel económico con el conjunto del fútbol europeo e iniciará los pasos necesarios para garantizar una mayor solidaridad financiera a un espectro más amplio de clubes que no participan en las competiciones de clubes de la UEFA. Esto reforzará los sólidos cimientos sobre los que asienta el fútbol en Europa", dice en un comunicado.

Duras amenazas de la UEFA

El presidente del organismo, Aleksander Ceferin, ha cargado duramente contra la Superliga y ha vuelto a amenazar a sus participantes. "La UEFA y el mundo del fútbol están unidos contra la vergonzosa y egoísta propuesta que hemos visto en las últimas 24 horas de unos pocos clubes selectos en Europa que se alimentan puramente por la codicia", ha dicho Ceferin, añadiendo: "Como ya anunció la FIFA y las seis federaciones continentales, los jugadores que participen en los equipos que jueguen en la liga cerrada tendrán prohibido jugar en la Copa del Mundo y en la Eurocopa, por lo que no podrán representar a sus selecciones nacionales en ningún partido".

Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid, Manchester United, Manchester City, Liverpool, Arsenal, Chelsea, Tottenham, Juventus, AC Milán e Inter de Milán.confirmaron en la madrugada del domingo la creación de la Superliga, una competición con la que aspiran a disparar sus ingresos al prescindir de la UEFA como intermediario. Según anunciaron en un comunicado, los 15 equipos fundadores, de los que de momento solo hay confirmados 12, recibirán un primer pago de 3.500 millones de euros para compensar los daños del Covid-19 en sus cuentas y mejorar sus infraestructuras. Esto supone una media de 233 millones por equipo.

Los cálculos de estos equipos pasan por generar unos ingresos anuales de 4.000 millones de euros por la venta de derechos audiovisuales y comerciales. Además, cuentan con el respaldo financiero de JP Morgan, que este lunes ha confirmado a Reuters su participación en el proyecto, que está abierto también a terceros inversores. Esos 4.000 millones suponen doblar la cantidad que en la temporada 2019-2020 repartió la UEFA entre los 32 equipos de la Liga de Campeones, con el componente añadido de que se repartirán entre menos equipos, 20.

De ellos, los 15 fundadores tendrán plaza fija independientemente de su rendimiento deportivo, mientras que los otros cinco sí se designarían por mérito futbolístico. Esto ha despertado el rechazo de instituciones deportivas y políticas. 

Los presidentes de Reino Unido y Francia, Boris Johnson y Emmanuel Macron, mostraron su rechazo público a la Superliga, al igual que el vicepresidente de la Comisión Europea, Mragaritis Schinas. En España, el ministro de Cultura y Deporte José Manuel Rodríguez Uribes ha abogado por un acuerdo de todo el fútbol europeo.

Normas
Entra en El País para participar