Boom bursátil

Cómo acertar con la mejor compañía renovable en un mercado cada vez más exigente

Ecoener, Opdenergy y Acciona Renovables debutarán en Bolsa sujetas a un fuerte escrutinio de los inversores, que tienen gran interés pero buscan proyectos de considerable credibilidad y experiencia

Cómo acertar con la mejor compañía renovable en un mercado cada vez más exigente
GettyImages

El inversor interesado en las energías renovables bien podrá sentirse abrumado con la oferta de nuevas cotizadas del sector que preparan su llegada a la Bolsa española en los próximos meses. El pasado año, únicamente se estrenó en el parqué madrileño Soltec –era el primer debut en dos años–, y lo hizo a través de un listing, sin colocación previa de acciones. Pero esa excepción ya pertenecía a uno de los sectores más pujantes, el de la energía renovable, que este año va a eclosionar en la Bolsa española.

Ecoener y Opdenergy ya han manifestado su intención de debutar en Bolsa en las próximas semanas –Ecoener lo hará el 30 de abril– y antes del verano llegará el plato fuerte, la salida de Acciona Renovables, que acaba de fichar a los grandes bancos de inversión estadounidenses para preparar su salto al parqué. Las valoraciones para Ecoener y Opdenergy son modestas, de 472 y 1.600 millones de euros como máximo, respectivamente. Pero Acciona Renovables ya jugará en otra división, con una valoración que ronda los 10.000 millones.

Factorenergia, una comercializadora eléctrica independiente, también ha anunciado su intención de cotizar en Bolsa en este primer semestre, si bien su perfil es distinto al de las anteriores, dado que solo tiene una pequeña parte dedicada a la generación de energía. Y antes de que acabe el año, o quizá ya en el inicio de 2022, podría sumarse el debut de la filial de renovables de Repsol. En definitiva, una auténtica avalancha de compañías con la etiqueta verde, una de las más apreciadas por los inversores, aunque en lo que va de año las cotizaciones del sector estén purgando parte de la subida meteórica de 2020.

Momento de mercado

La lluvia de papel de compañías renovables va a llegar, de hecho, en un momento en que los inversores están reajustando su valoración del sector. Las renovables fueron ganadoras indiscutibles en Bolsa el pasado año; el índice S&P Global Clean Energy, referente para seguir el sector, registró un alza de casi el 120% y en lo que va de año corrige cerca del 20%.

La promesa del negocio de las renovables de cara al futuro está fuera de duda. En el horizonte a largo plazo está el objetivo de alcanzar, en 2050, un mundo neutro en emisiones de carbono, lo que condena a los combustibles fósiles como el petróleo y el gas natural en favor de las energías solar y eólica. Respaldando esa ambiciosa transición energética están los estímulos multimillonarios que pondrán en marcha los Gobiernos de todo el mundo y a los que se sumará el capital privado.

Las renovables necesitan capital para sus ambiciosos proyectos a largo plazo

El pastel de la energía renovable será grande y suculento, pero también es cierto que cada vez hay más jugadores, que han entrado en una competencia feroz por lograr capacidad instalada. El gran reto del inversor en energía renovable será, por tanto, identificar qué compañía resulta más creíble a la hora de desarrollar su plan estratégico de generación. En definitiva, cuál será el caballo ganador. Una tarea en la que están inmersos los gestores, que van a tener más opciones entre las que poder elegir. Sin duda, un elemento a favor para el inversor y no tanto para las empresas debutantes.

“Buscamos compañías que nos den credibilidad en su equipo gestor y en su proyecto; nos interesa mucho todo lo que tiene que ver con la generación de energía fotovoltaica. El valor está en el conocimiento del negocio. Quien primero acceda al mercado, logre capital y lance sus proyectos se llevará el gato al agua”, explica Emilio Ortiz, director de inversiones de Mutuactivos. La gestora tiene el 15% de su cartera en valores relacionados con la transición energética, porcentaje del que la mitad corresponde a la generación de energía renovable.

El interés de los inversores en renovables está ahí, pero el hecho de que la oferta de cotizadas sea cada vez mayor puede empujar los precios de las próximas salidas a Bolsa a la baja. “Se trata de un negocio con unas barreras de entrada muy pequeñas y muchos jugadores. Los inversores mirarán los planes de negocio con sumo detalle porque habrá mucha oferta”, explica Aránzazu Bueno, analista de Bankinter del sector energético.

Los rangos de valoración de las candidatas al parqué aún se desconocen, con la excepción de Ecoener, que ya registró su folleto este jueves. Pero a falta de detalles, Acciona Renovables despierta gran expectación. “Tiene exposición a energía solar y eólica y será una opción con mucha más liquidez y tamaño que otras renovables puras como Solaria, que solo hace solar. Tiene además una valiosa experiencia en el sector”, agrega Bueno.

”Ya solo por su capacidad instalada, Acciona Renovables nos da credibilidad”, añaden en una gestora española. Aun así, el tamaño no tiene por qué ser determinante al elegir invertir en una compañía de renovables. Un valor más pequeño, como pueda ser Opdenergy o Ecoener, y con menos seguimiento por parte del mercado también puede ofrecer más oportunidades para quien lo estudie en detalle, señalan otras fuentes.

“En nuestra valoración de una compañía de renovables tenemos en cuenta la capacidad ya instalada y los megavatios que se van a instalar a corto plazo. Estos activos son relativamente fáciles de valorar. Los proyectos a más largo plazo tienen mayor riesgo de ejecución y, por tanto, menos valor”, apunta Emilio Ortiz.

De hecho, los inversores ya estarían haciendo una criba en las compañías de inversión con proyectos a muy largo plazo y poca visibilidad en cuanto a capacidad instalada en el momento actual. Para algunos inversores, la promesa de capacidad instalada más allá de 2023 directamente no tiene valor. Y en el mercado ya se da por hecho que no todas las compañías lograrán en el largo plazo sus objetivos de producción de energía renovable.

Factores en contra

“El nivel de valoraciones que han alcanzado algunas compañías es difícilmente justificable desde el punto de vista fundamental. El hecho de que estén presentando sus planes estratégicos a 2028 o 2030 para justificar el nivel de cotización actual lo dice todo”, defiende Alfonso de Gregorio, responsable de renta variable de Trea AM.

A las compañías renovables les urge captar capital para abordar sus planes de crecimiento, pero tienen varios factores de mercado en contra que pueden presionar a la baja en los próximos estrenos bursátiles. De hecho, una de las candidatas, Capital Energy, dio marcha atrás recientemente en su intención de salir a Bolsa ante la baja tasación por parte de los inversores de su negocio de generación. La inyección de capital privado es ahora su alternativa, como ha sido también el caso de Gransolar, fabricante de seguidores solares, que ha descartado el salto al parqué y busca su venta a un fondo de private equity.

Tras el intenso rally de 2020, el sector ha corregido posiciones en Bolsa. Y ante la perspectiva de fuerte crecimiento económico este año, ya no es la única promesa de rentabilidad, junto a la tecnología, como sucedió en 2020. “El año pasado las renovables fueron de los pocos sectores que ofrecían crecimiento, ahora hay también oportunidades en los cíclicos”, advierte Aránzazu Bueno.
El alza de rentabilidades de la deuda, especialmente en febrero, tampoco ayuda a un sector con fuertes inversiones a muy largo plazo y muy necesitado de financiación. Su gran baza, que se pondrá a prueba al fijar su precio de salida, es la fuerte demanda de energía renovable a futuro, ya estructural y alimentada por el auge de la inversión sostenible.

Los datos clave de las próximas salidas al parqué

Ecoener. Pionera en las renovables en España, con más de 30 años de experiencia, ha establecido un rango de valoración en su salida a Bolsa, el 30 de abril, de entre 418 y 472 millones de euros. El objetivo es captar al menos 181 millones para apuntalar el plan de crecimiento de la compañía, que serán 200 millones si se amplía la operación con el green shoe, u opción de compra para los bancos colocadores. Ecoener cuenta con 141 MW, repartidos en 17 proyectos en operación y todos ellos de su propiedad. De esos 141 MW, 52 MW corresponden a plantas hidroeléctricas, 73 MW a eólicas y 16 MW a solares fotovoltaicas. No prevé repartir dividendos en los próximos tres años.

Opdenergy. Ha manifestado ya su intención de cotizar y su objetivo es lograr 400 millones de euros en una ampliación de capital, para una valoración total de hasta 1.600 millones de euros. Fundada en 2005, a día de hoy cuenta con 583,7 megavatios (MW) propios en operación y construcción, y su objetivo de cara a 2023 es alcanzar los 3,7 GW. Está presente, además de en España, en EE UU, México, Chile, Italia y Reino Unido.

Acciona Renovables. Esta filial de Acciona aglutina más del 70% del ebitda total del grupo y está valorada en más de 10.000 millones de euros si se suma capital y deuda, según los últimos informes publicados. El tamaño y la estructura de la colocación está aún por definir, pero el free float será, como mínimo, del 25% del capital. De entrada, no está contemplada ninguna ampliación de capital.

Factorenergia. Esta comercializadora de electricidad ha contratado a Santander, Solventis y Berenberg para impulsar su debut durante este trimestre. Su fundador y consejero delegado, Emili Roussaud, controla el 25% del capital. El fondo JZI es dueño de otro 25% y un fondo de pensiones canadiense, el 50% restante.

Normas
Entra en El País para participar