Acerinox prevé una fuerte recuperación del negocio por los planes de estímulo en EE UU

Asegura que la cartera de pedidos en el primer trimestre sube un 80% respecto a la de 2020

Rafael Miranda y Bernardo Velázquez, presidente y consejero delegado de Acerinox.
Rafael Miranda y Bernardo Velázquez, presidente y consejero delegado de Acerinox.

El grupo siderúrgico Acerinox afronta 2021 con muy buenas perspectivas tras cerrar el pasado ejercicio con un beneficio que incluso sorprendió a los analistas. “En un entorno tan negativo como el de la pandemia del coronavirus, la facturación solo cayó un 2%, el ebitda fue un 5% al de 2019 y el beneficio neto fue de 50 millones frente a las pérdidas de 60 millones registradas doce meses antes”, apuntó Rafael Miranda, presidente de Acerinox, en una rueda de prensa celebrada en la víspera de la Junta General de Accionistas que se celebra el jueves.

Entre los acuerdos a votar destaca el reparto de un dividendo de 0,5 euros por título, que se hará efectivo el 3 de junio, con un gasto total de 135 millones de euros. “El control de costes nos ha permitido reducir el gasto un 16% en 2020 y la obtención de liquidez nos ha permitido contar con un colchón de 1.762 millones a finales del pasado ejercicio”.

Las previsiones para este año, tal y como avanzó Bernardo Velázquez, consejero delegado de Acerinox, son muy optimistas. “En el primer trimestre de 2021, la producción ha subido un 8% y la cartera de pedidos es un 80% superior al anual. Las perspectivas son mejores que n ellos anteriores trimestres”, recalcó. En su opinión, la mayoría de las buenas noticias vienen de EE UU y de los planes de estímulo. Pese al cambio de presidente, Velázquez consideró que los aranceles a las importaciones del acero persistirán con la Administración Biden y supondrán un gran estímulo para la producción de la compañía en EE UU. “Es nuestro mayor mercado. El 45% de las ventas procede de allí y estamos a tope en todas las fábricas”.

El resto de la producción de Acerinox se divide entre el 30% de Europa y otro 25% que se reparten entre África, Suramérica y Sureste Asiático. El consejero delegado destacó que la compra de VDM Metals, cerrada el pasado ejercicio por 398 millones le abrirá también oportunidades en China. “Se ha especializado en aleaciones especiales y puede abrirnos nuevas líneas de negocio”.

Normas
Entra en El País para participar