Infraestructuras

Adif y Puertos urgen el plácet de Hacienda para disparar la contratación

La ferroviaria precisa fichar a 4.000 personas, la tasa de reposición de tres años, mientras que los puertos pueden incorporar a 177 efectivos, frente a 523 requeridos

La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, junto al presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo.
La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, junto al presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo.

Dos de las principales empresas del Ministerio de Transportes, Adif y Puertos del Estado, han trasladado a Hacienda la urgencia de elevar la entrada de nuevo personal muy por encima de lo que marca la tasa de reposición. De otro modo, les será difícil desarrollar sus planes estratégicos.

Ambas buscaban permiso, de forma preventiva, desde antes de la crisis, pero ahora se enfrentan a un fuerte crecimiento de actividad sin contar aún con nuevos equipos que requieren formación.

La petición del gestor de la infraestructura ferroviaria es adelantar la tasa de reposición de los tres próximos ejercicios para fichar en este 2021 a algo más de 4.000 trabajadores. Adif cuenta con un equipo que supera los 12.000 empleados, envejecido por la congelación de facto de las contrataciones durante la anterior crisis financiera. De no obtener el plácet de Hacienda, la empresa apenas podrá ocupar las 900 o 1.000 vacantes por jubilaciones este año.

Las negociaciones de las empresas de Transportes con el ministerio de María Jesús Montero están avanzadas

El grupo que preside Isabel Pardo de Vera está gestionando ya la llegada de la competencia de Renfe en la alta velocidad, al tiempo que va a incorporar nuevas líneas y avanza en la configuración de los corredores Mediterráneo y Atlántico. También tiene ambiciosos planes de desarrollo en estaciones para atender el mayor tráfico tras la liberalización; debe diseñar la segunda fase de la apertura del mercado ferroviario; la mejora del perfil comercial de la red de estaciones; un plan para el impulso del transporte de mercancías o la creación de la red de electrolineras.

Transportes defiende la necesidad de ampliar el equipo de Adif para anticiparse a futuras bajas, y las negociaciones con Hacienda parecen muy avanzadas.

En el caso de Puertos del Estado, el presidente, Francisco Toledo, busca los efectivos necesarios para sacar adelante los planes de crecimiento trasladados por las distintas Autoridades Portuarias. Si este año la tasa de reposición contemplada en los Presupuestos Generales de Estado supone la posibilidad de contratar a 177 personas, desde cada uno de los puertos de la red española (46, gestionados por 28 Autoridades Portuarias) se han trasladado necesidades por un mínimo de 523 efectivos.

Toledo está defendiendo ante Hacienda que su empresa no se nutre de los Presupuestos Generales del Estado sino que los puertos se autofinancian con su actividad. Por ello, demanda mayor capacidad operativa para acompasar un esperado crecimiento de la carga con la llegada de equipos cualificados.

Para este año, Puertos del Estado tiene presupuestado un alza del 7% en el tráfico después de que este cayera un 8,6% en 2020. También está impulsando un plan de inversión que en 2021 doblará la cifra del año precedente, hasta los 1.000 millones, y que hasta 2024 totalizará más de 4.500 millones. A estas cifras se suman otros 890 millones en inversión privada para este año, y un total de 4.200 millones para el periodo 2020-2024 que han sido comprometidos por las operadoras de terminales tras la ampliación de sus plazos concesionales.

Infraestructuras anticrisis

Puertos del Estado ha llamado la atención sobre la necesidad de incorporar personal para que sus plazas alcancen los objetivos y puedan cumplir con una rentabilidad mínima del 2,5% marcada por ley. Ya desde el punto de vista estratégico, estas infraestructuras marítimas son la principal vía de exportación e importación del país. El tráfico de mercancías cayó el año pasado menos que el propio PIB, lo que demuestra su resistencia.

Pese a la pandemia, Puertos del Estado consiguió cerrar el crítico 2020 con un beneficio de 104 millones de euros y una reducción de deuda en 134 millones, hasta los 1.497 millones. Y todo ello tras articular incentivos, esencialmente rebajas de tasas, que han ayudado a operadores y navieras con 140 millones.

Normas
Entra en El País para participar