Banca

BBVA alcanza su reto de crear alternativas sostenibles en todos sus productos

Acaba de lanzar el préstamo eficiencia energética para el cliente particular

El tipo de interés del crédito verde es incluso un punto porcentual más bajo

Antonio Ballabriga, diredctor global de negocio responsable de BBVA
Antonio Ballabriga, diredctor global de negocio responsable de BBVA

BBVA tiene ya una alternativa verde para cualquiera de sus principales productos tanto para particulares como para empresas o para banca corporativa. Este fue uno de los compromisos que adquirió su presidente, Carlos Torres, el 17 de junio de 2019. Entonces el banquero anunció que la aspiración de BBVA era “que todos los productos de la entidad ofrezcan una solución alternativa sostenible”. Y según declaró ayer a CincoDías Antonio Ballabriga, director global de negocios responsables de BBVA, el objetivo se ha conseguido ya.

BBVA fue uno de los bancos europeos que antes comenzó a incluir el cambio climático en su estrategia de financiación. “Y seguimos siendo uno de los grupos más activos. Somos uno de los cinco principales bancos europeos implicados en el cambio climático”, señala Ballabriga.

El último producto sostenible que acaba de lanzar BBVA es el Préstamo Eficiencia Energética, cuyo principal objetivo es “ayudar a cliente a financiar obras y mejoras en su domicilio para reducir su impacto medioambiental y le permita a su vez ahorrar un mayor volumen de energía”, explica Paloma Vázquez, responsable de sostenibilidad retail de BBVA España.

Este crédito al consumo, que permite la compra incluso de cualquier electrodoméstico sostenible, completa “la gama de productos sostenibles alternativos a los productos tradicionales”, explica la directiva del banco.

“Nos comprometimos a tener soluciones alternativas sostenibles este año y lo hemos conseguido con productos que van más allá de las soluciones habituales. Estamos contribuyendo a universalizar soluciones financieras sostenibles”, recalca Ballabriga, quien recuerda que el pasado año el banco movilizó en España 8.500 millones de euros en productos verdes. De ellos, 1.941 millones correspondieron a la parte alícuota del banco como bookrunner en la emisión de bonos sostenibles; otros 581 millones correspondieron a project finance y préstamos certificados sostenibles; los préstamos vinculados a indicadores sostenibles sumaron 2.205 millones; a fondos de inversión y planes de pensiones correspondieron 906 millones; 205 millones a depósitos estructurados sostenibles, y 2.737 millones tuvieron como destino otra financiación sostenible (corporativa y minorista).

BBVA ha movilizado en los últimos tres años más de 50.000 millones de euros en financiación sostenible, en el marco de su compromiso de alcanzar 100.000 millones en 2025. Aunque ahora el reto de BBVA es superar esta cifra en estos cinco años. Según Ballabriga, “el banco tiene intención de revisar al alza esta cifra” en poco tiempo.

El banco va a incrementar por encima de los 100.000 millones su compromiso de financiación verde

Los primeros productos sostenibles que lanzó BBVA para particulares fueron en 2018 los fondos de inversión, que han tenido una gran acogida, según el banco. BBVA Futuro Sostenible y BBVA Bolsa Desarrollo Sostenible integran criterios de inversión socialmente responsable en su filosofía de inversión, y permite al inversor “ser partícipe activo en la transición hacia un futuro más sostenible”.

En 2019, la entidad lanzó el Préstamo Coche Ecológico en España. Con este crédito, el particular puede financiar la compra de un coche eléctrico o híbrido con emisiones de CO2 por debajo de 75 g/km.

A finales de ese año lanzó también la Hipoteca Casa Eficiente, destinada a los particulares que quieren adquirir una vivienda con máxima eficiencia energética. Y ahora acaba de lanzar el Préstamo al consumo Eficiencia Energética.

Para empresas, además de asesoramiento, el banco ha lanzado soluciones sostenibles. En 2019 comenzó a comercializar una línea de financiación promotor destinada a la construcción de viviendas de alta eficiencia energética y poco después ampliaba el Préstamo Coche Ecológico a pymes y trabajadores por cuenta propia. En 2020 inició el primer préstamo para agricultores y ganaderos destinado a la conversión de su explotación agrícola o ganadera convencional en ecológica.

Vías sostenibles de leasing o de renting completan el catálogo para la empresas o particulares.
Para grandes empresas globales e instituciones públicas la gama es también muy amplia, con todo tipo de soluciones de financiación estructurada. Son productos habituales dentro de las necesidades de este segmento empresarial, como son la emisión de bonos, los préstamos sindicados o el project finance.

Ballabriga explica que el banco ofrece versiones sostenibles de acuerdo a estándares internacionales, que a menudo vienen respaldados por opiniones independientes de expertos (empresas certificadoras).

Pese a la opinión existente en el mercado de que estos productos sostenibles pueden ser más caros que los convencionales, Paloma Vázquez explica que en el caso de BBVA cuentan con una bonificación de un punto porcentual sobre el precio del producto tradicional. Así, el préstamo para un coche tiene un interés del 5,95%, que pasa a ser del 4,95% en caso del coche eléctrico.

El reto de reducir el coste energético

Asesoramiento. Tanto Antonio Balla­briga como Paloma Vázquez insisten en que el banco no solo cuenta con productos verdes alternativos a los convencionales. “El asesoramiento es muy importante, ya que podemos ayudar a reducir el coste de la energía de una empresa o particular, o asesorarle sobre las ayudas públicas”, insiste la directiva. Y destacan la proactividad en el cambio climático del Gobierno español.

Tarjetas. El banco lanzó hace más de un año la primera tarjeta de plástico reciclada en España. Un producto elaborado con material utilizado que proviene de diferentes industrias, como embalaje, impresión, automoción o construcción. Esta iniciativa, pionera en España, según el banco, se extenderá a los países en los que BBVA está presente.

Descarbonización. Hace justo un mes, BBVA anunció que ya este año se había marcado objetivos sobre la descarbonización de su actividad de financiación. Se adelanta así a la regulación española, que obliga solo a comunicar cómo se está gestionando el cambio climático a partir de 2022. BBVA, así, reducirá a cero su exposición a actividades relacionadas con el carbón, dejando de financiar a empresas en esas actividades antes de 2030 en los países desarrollados y antes de 2040 en el resto de países en los

Normas
Entra en El País para participar