IAG sigue rebuscando calderilla

Sigue tirando de reservas, y la recuperación puede frenarse si los ejecutivos prefieren las reuniones virtuales

Avión de British Airways sobre Londres.
Avión de British Airways sobre Londres. REUTERS

IAG tiene que estirar cada vez más los brazos por el respaldo del sofá en busca de calderilla. Ha puesto slots (franjas) de aterrizaje en Heathrow y Gatwick como garantía de un nuevo descubierto de 1.800 millones de dólares (1.500 millones de euros) de sus bancos. Eso se suma a la venta de su colección de arte y de la vajilla de plata de los aviones, de solicitar ayuda a los pensionistas y de pedir a los accionistas 2.750 millones de euros en octubre.

Con 10.300 millones de liquidez disponible, tiene mucha gasolina en el depósito. El rápido despliegue de vacunas en Reino Unido y Estados Unidos implica además que sus rutas transatlánticas podrían reabrirse antes que otras. Pero existe el riesgo de que los grandes viajeros corporativos se queden en casa. Moody’s prevé que muchos ejecutivos seguirán prefiriendo las reuniones por Zoom a las presenciales, lo que retrasará la recuperación hasta al menos 2024. IAG aspira a una recuperación más rápida.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías