Las ayudas para autónomos y pymes, ¿cómo tributan?

¿Hay que declarar las ayudas recibidas como autónomo o empresario?

asyudas autonomos tributar

El pasado 12 de marzo, el Consejo de Ministros aprobó un conjunto de medidas extraordinarias para apoyar la solvencia empresarial. Desde que comenzara la pandemia, se han ido lanzando una serie de medidas con el fin de minimizar el impacto de la crisis del Covid-19 en el tejido empresarial español.

Las restricciones para frenar la expansión del virus influyen de forma directa y negativa en los negocios y es especialmente complicada en los más pequeños. Los profesionales autónomos y las microempresas llevan un año realmente difícil para poder mantenerse a flote. Es por ello, que desde el Gobierno se han aprobado nuevos fondos de financiación a través de líneas ICO, además de extender las moratorias de los pagos para dar un respiro a estos colectivos.

Pero lo más destacado ha sido el programa de ayudas directas, a través del cual, las comunidades autónomas puedan conceder a las empresas y los sectores más afectados por la pandemia. La Ministra Nadia Calviño, aseguraba que este Real Decreto-ley se completa, además, con una "batería sin precedentes" de instrumentos para apoyar a las empresas con problemas de solvencia, con el objetivo de mantener la actividad y el empleo.

Estas son muy importantes, ya que las pérdidas de los colectivos más vulnerables, autónomos y pymes, son de 60.000 millones de euros en 2020 según datos de ATA. Especialmente los sectores como la hostelería o las actividades recreativas

Cómo declarar las ayudas para autónomos y pymes

Sin embargo, desde TaxScouts recuerdan que cualquier tipo de ayuda debe tributar. Solo aquellas en las que se establezca explícitamente que está exenta de pago. En caso de no declarar estas ayudas, el autónomo o empresario se expone a sanciones con Hacienda. Por ello, es importante que se tengan en cuenta las ayudas recibidas a la hora de hacer su declaración de la renta y sepan cómo declararlas.

Dependiendo de su tipología las ayudas recibidas se reflejarán de una forma u otra en la declaración de la renta”. Así lo asegura Sebastián Olivera Country Manager de TaxScouts en España. Las subvenciones y las ayudas puedes tributar como rendimientos de actividad o de trabajo. O, en el caso de la financiación, solo se tienen en cuenta los intereses. Por ello, es muy recomendable conocer bien las condiciones de cada ayuda para poder declararla de forma correcta.

Si, por ejemplo, el autónomo ha percibido una prestación por cese de actividad, deberá incluirse en la declaración de la renta. Pero, al tributar por rendimientos de trabajo, los primeros 2.000 euros quedarán exentos de impuestos. En el caso de percibir menos de 2.000 euros sigue siendo obligatorio seguir imputando los ingresos en el IRPF aunque no se pague por ellos. Además, Olivera recuerda que los trabajadores por cuenta propia que se encuentren en cese de actividad están obligados a presentar los modelos correspondientes al IVA y el IRPF. Incluso en los casos en los que no se tengan ni ingresos ni gastos, más que los de la prestación.

Los créditos ICO han sido una de las medidas más recurrentes para los pequeños negocios. Al ser una ayuda que debe devolverse, no puede computar como un rendimiento de trabajo. Sin embargo, es posible deducir como gasto los intereses generados, así como los gastos de apertura o gestión, en caso de que los hubiera. Si el autónomo se acogió a la ampliación del periodo de carencia, estos intereses también pueden deducirse como gasto.

Por su parte, las subvenciones de cada comunidad autónoma han sido el tercer pilar de las medidas aprobadas para estos colectivos. Este tipo de ayudas tributan como rendimientos de actividades económicas. Sin embargo, algunas de ellas tienen establecido de manera explícita que se trata de una ayuda exenta de tributación. En este caso, no debe declararse, pero hay que valorar cada medida de cada región en particular para poder

¿Ayudas suficientes?

Habrá algunos negocios muy afectados por la pandemia para los cuales recibir este tipo de ayudas puede ser la diferencia entre mantenerse o cerrar definitivamente”, tal y como subraya el portavoz de TaxScouts. Porque los propios autónomos y empresarios deberán valorar si les compensa o no solicitar según qué ayudas pensando en este tipo de declaraciones. El trabajador por cuenta propia o empresario que se encuentre en una situación más favorable podrá barajar diferentes opciones para elegir la que mejor le convenga, considerando también que deberá declararla en el futuro.

En cualquier caso, este tipo de apoyo a los sectores más vulnerables es muy necesario. “El emprendimiento y la actividad por cuenta propia se han visto muy afectados por la pandemia”, señala Olivera, por lo que todas las medidas enfocadas a minimizar y/o disminuir los efectos negativos son fundamentales. Suponen un paso vital para poder salvar a una gran representación del tejido empresarial español.

Normas
Entra en El País para participar