Sabadell agua la fiesta de las fusiones

Descartar la venta de TSB probablemente elimina cualquier esperanza de una alianza a corto plazo con BBVA

César González-Bueno (i) y Josep Oliu, CEO y presidente de Sabadell, respectivamente.
César González-Bueno (i) y Josep Oliu, CEO y presidente de Sabadell, respectivamente. EL PAÍS

Sabadell ha bajado bruscamente la música. Cayó un 5% en Bolsa el viernes tras el anuncio de César González-Bueno de que descarta la venta de TSB. Ello probablemente elimina cualquier esperanza de una alianza a corto plazo con BBVA. Ambos rompieron las negociaciones el año pasado, y la deficitaria unidad británica fue uno de los puntos de fricción del acuerdo.

Es cierto que alcanzar el modesto objetivo de obtener beneficios este año debería de hacer TSB más atractivo para un pretendiente como Virgin Money UK. Los analistas calculan que TSB podría valer 1.000 millones de euros en comparación con el precio de compra de 2.350 millones en 2015. Mientras espera, empero, González-Bueno se enfrenta a la presión en su mercado doméstico de los acoplamientos recientemente consumados. Incluso después de una subida de un tercio este año, cotiza a un desalentador cuarto del valor contable tangible, lo que implica una escasa rentabilidad futura. Abandonar el jolgorio probablemente prolongará sus penas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías