Valor a examen

Nubarrones sobre Solaria tras alcanzar récord

En su caída desde máximos coinciden la posibilidad de una burbuja en el sector, la debilidad de los resultados, los retrasos en algunos proyectos, la deuda y las posiciones cortas

Solaria pulsa en la foto

De estrella a perder brillo a gran velocidad. Solaria fue el mejor valor en 2020 con una revalorización de casi el 250% y ha pasado a ser el peor este año con una pérdida acumulada superior al 25%. Desde el máximo histórico que marcó en la primera semana de 2021 ha bajado el 43%.

¿A qué obedece este giro de tendencia? Los motivos que han golpeado a acción tienen que ver con la escalada en Bolsa del sector y con el negocio de la compañía. El mercado ha empezado a sopesar la posibilidad de una burbuja en las renovables; el primero en poner el foco en la búsqueda de compañías del sector de la máxima calidad fue Goldman Sachs, que decidió hace unas semanas recortar la recomendación de Solaria de comprar a mantener. Solarpack cae este año más del 34% y Grenergy, el 22%.

Mientras, Bank of America advertía de que se había producido “una dislocación de precios” por los ETF, que habían llegado a representar hasta el 60% de las operaciones diarias en algunos valores europeos en los últimos seis meses”. Según BofA, los ETF poseen el 20% del capital flotante de Solaria.

Tras el rally, las posiciones cortas han aterrizado sobre la compañía. Según consta en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, los fondos especulativos han tomado el 4,52% del capital con posiciones bajistas. Se trata de Helikon Investments (1,57%); Odey Asset Management (1,17%); Marshall Wace (0,69%); Citadel Advisor (0,63%) –uno de los afectados por el fenómeno GameStop–, y Kuvari Partners (0,46%). Al mismo tiempo, el consejero delegado, Arturo Díaz-Tejeiro, elevó su participación hasta el 2% el pasado febrero tras la compra de un paquete 82.827 acciones, a un precio de 18,81 euros.

Solaria obtuvo un beneficio neto de 30,4 millones el último año, que supuso una mejora del 27%. La parte que no gustó a los analistas fue el balance del cuarto trimestre, periodo en el que las ventas cayeron un 31%, a pesar de que la producción se incrementó el 130%. “Nos ha decepcionado; la generación y ventas son escasas. Creemos que las conexiones de las nuevas plantas se logran en el último trimestre, y eso hace que los resultados se queden por debajo de lo esperado”, detallan desde Bankinter.

Otro punto en contra de la cotización de Solaria es su nuevo plan estratégico. El objetivo más inmediato es incrementar la potencia instalada en el primer trimestre de 2021 a 1.828 MW (3,3 veces la actual), 3.500 MW en 2023 y 18.000 MW en 2030. “Es un brindis al sol”, dicen en Bankinter. “Tiene poca concreción, no hay licencias, emplazamientos, puntos de conexión ni fechas para añadir nueva capacidad. Implica conectar aproximadamente 2.000 MW nuevos anualmente entre 2024 y 2030, algo nunca logrado por Solaria”, detalla Pedro Echeguren, analista de la entidad. En su opinión, “la capacidad actual de endeudamiento es casi inexistente” y prevé la necesidad de realizar una ampliación de capital de 2.500 millones. Al cierre de 2020, Solaria presentaba una deuda neta de 344 millones de euros, tras un crecimiento del 45%.

Del último ejercicio, UBS destacó los retrasos en algunos de los proyectos, por lo que reiteró el consejo de vender. La empresa instaló 190 megavatios, hasta los 550 MW, cuando el objetivo eran 1.375 MW. Con respecto al nuevo plan estratégico, UBS lo califica de “poco realista”.

Intermoney considera que con la valoración alcanzada, el mercado está descontando una ejecución idónea de la guía de capacidad instalada sin tener en cuenta los históricos retrasos de la compañía, así como posibles riesgos regulatorios o de precios, entre otros.

Luis Padrón, de Renta 4, cree que tras el rally del sector ya “no todo vale” y que “las abultadas carteras de proyectos deberán cristalizar progresivamente para poder incorporarlas plenamente en las cotizaciones y valoraciones”. “Hay que ser prudentes respecto a los altos precios a los que se están pagando determinados activos. La financiación será clave para desarrollar el pipeline de estas compañías”, señala.

 

Ida y vuelta de un valor nuevo en el Ibex

Rentabilidad. Los inversores que entraron en Solaria en el momento que alcanzó máximo histórico tienen un mal balance. Pero hay otros dos momentos claves en la historia de su cotización en los que ofrece rentabilidad. Desde los mínimos de hace un año –cuando el mercado se encontraba en plena debacle por la pandemia– acumula una revalorización superior al 190% y una subida de más de un 80% desde que se estrenara en la Bolsa en 2007. Sin embargo, su entrada en el Ibex, en el pasado mes de octubre en sustitución de MásMóvil se salda casi en tablas.

Capitalización. La fabricante de paneles solares tiene una capitalización de cerca de 2.200 millones de euros, la más grande del sector. Solarpack, Grenergy y Audax no llegan a los 1.000 millones. Solaria pondera por el 100% de sus acciones en el Ibex y su peso es del 0,5%.

Recomendación. Según las recomendaciones recogidas por Bloomberg, están a la par con un 41,7% quienes recomiendan comprar y vender. El precio objetivo es de 22,02 euros aunque las diferencias son muy amplias. BNP Paribas valora la acción en 11,9 euros y GVC Gaesco, en 33 euros.

Normas
Entra en El País para participar