Estos son los artículos de lujo que mejor capean la crisis

Los bolsos de Hermès son un activo refugio, con una revalorización del 17%, así como los coches, con Ferrari a la cabeza

Los bolsos de Hermès son los que más se revalorizan.
Los bolsos de Hermès son los que más se revalorizan. GETTY IMAGES

Los bolsos de Hermès vuelven a funcionar como activo refugio para los ricos en esta pandemia. Según el índice de inversiones de lujo de la consultora inmobiliaria Knight Frank, los precios de los artículos de piel de la maison francesa se revalorizaron un 17%. A ello contribuyeron dos factores: por un lado, el auge de las subastas online, y por otro, el apetito por un tipo de lujo relativamente asequible durante esta crisis, especialmente en Asia, donde se encuentran muchos de los coleccionistas de bolsos, ayudó a que este activo mantuviera la primera posición en la citada clasificación.

Al mercado del arte, sin embargo, no le fue tan bien, Según el índice del analista de inversión Art Market Research (AMR) AllArt, cayó un 11% en 2020. En este mercado influyen diversos factores por lo que es difícil vislumbrar una única razón para evaluar la caída de los valores medios en el arte, afirma Sebastian Duthy, director de AMR.

“Uno de los principales cambios fue el de las ventas privadas en las principales casas de subastas. El volumen de todas las subastas, tanto en Sotheby’s como en Christie’s, se redujo el año pasado un 26% y 46%, respectivamente, en relación con 2019. El problema se ha acentuado por la ralentización de la oferta de obras de calidad”, explica el experto, quien añade que el entusiasmo se mantiene entre los compradores, ya que “hubo un aumento de la demanda de coleccionistas que estaban reformando sus casas”.

También advierte que mientras que los gustos de los compradores tradicionales se siguen guiando por parámetros clásicos de la historia del arte, los de nuevo cuño se dejan influir por las redes sociales, y esta es una tendencia al alza que revaloriza sobre todo la obra de los artistas emergentes, denominados Red Chip. Por ejemplo, según Duthy, la artista japonesa Ayako Rokkaku, que pinta con los dedos, sin ningún boceto, figuras de vivos colores, o la pintora neosurrealista estadounidense Emily Mae Smith. “Ambas obtuvieron unas ventas que triplicaron o cuadruplicaron las previsiones”.

O, por ejemplo, tres obras del artista canadiense Matthew Wong, fallecido en 2019 a los 35 años, que apenas era conocido antes de su prematura muerte, superaron la marca del millón de dólares. “Muchos de estos artistas se han vuelto muy populares sobre todo entre los coleccionistas de Hong Kong, de manera que las casas de subastas cada vez pivotan más sus ventas en esta dirección”, afirma Duthy.

Los diamantes de colores también tuvieron alguna dificultad menor durante la pandemia, señala el informe de Knight Frank. De hecho, “los vendedores tardaron mucho más en enviar los diamantes al extranjero, y los compradores en transferir los fondos y, en última instancia, recibir a medida una pieza de joya”. Como consecuencia de esto, los precios se mantuvieron estables, pero para este año se prevé un rebote. Parece que los millonarios tienen intención de resarcirse de las dificultades y muestran interés por comprar las joyas que no pudieron adquirir durante 2020, advierte Chen.

La industria del vino de alta gama experimentó un fuerte crecimiento en 2020, dice Miles Davis, de la plataforma para coleccionistas Wine Owners, que elabora el índice Knight Frank Fine Wine Icons Index. A diferencia de otros sectores, el mercado del vino se ha mantenido firme en cuanto a precios. Y algunos de ellos, considerados iconos vinícolas, han tenido subidas del 13%. Los vinos de Burdeos se incrementaron un 5,8%, los toscanos, el 18%, las añadas antiguas de Champagne, un 14%, y los Borgoña, un 11,5%.

Según Davis, el cambio climático es el que más influirá en el comercio del vino a medio plazo. “El calentamiento global está afectando a las regiones vitivinícolas clásicas, sobre todo a Borgoña, donde la pinot noir se está mostrando más sensible a las altas temperaturas. Quizás sea ahora el momento de comprar a un precio más asequible las añadas clásicas de 2014 y 2016”.

Los rare whisky son considerados raros, bien porque se trata de ediciones limitadas o antiguas, y son los que más se revalorizan. El índice de Frank Knight señala que el año pasado perdió algo de impulso, con una caída del 3,5%.

Frente a muchas otras inversiones, esto no es un desastre, lo es si se compara con el aumento de casi el 40% de 2018, por lo que los whisky raros de gama alta siguen siendo una buena inversión, señala el director Andy Simpson. “Las botellas que se venden en subasta en el Reino Unido por más de 5.000 libras han tenido en general menos demanda y los precios han sido más estables en comparación con otros segmentos del mercado”, explica Simpson, que recomienda invertir en este tipo de producto, ya que cuando la economía mundial se recupere volverá a ganar valor. Ya ocurrió hace tres años.

En cuanto a los coches clásicos, después de un 2019 bastante flojo, en el que, según el índice del Historic Automobile Group International (HAGI), los precios cayeron un 7%, en 2020 hubo un crecimiento del 6%, siendo Ferrari una de las marcas que subió con especial fuerza, un 14%. Para el coleccionista y el entusiasta de las subastas, el año pasado fue atípico, ya que se cancelaron muchos eventos y las ventas se pospusieron o se trasladaron a Internet. A pesar de ello, lo que sí consiguieron fueron algunas gangas, afirma dice Dietrich Hatlapa, de HAGI, quien también cree que en 2021 se seguirán revalorizando los coches de las grandes firmas.

Normas
Entra en El País para participar