El momento de mirar hacia el cine independiente

Las películas de las productoras más pequeñas coparon el 93% de los estrenos

Un fotograma de 'Las niñas', de Pilar Palomero.
Un fotograma de 'Las niñas', de Pilar Palomero.

A pesar de que el consumo de contenidos audiovisuales se disparó durante 2020 como consecuencia del confinamiento, encontrar novedades fue una tarea complicada. Se estrenaron menos películas y las que lo hicieron tenían un perfil muy marcado: el 93% de las novedades de la cartelera española, desde que reabrieron los cines en verano hasta final de año, fueron de cine independiente, según la Asociación de Distribuidoras Independientes (Adicine).

Mientras que las majors retiraron del calendario aquellos títulos con una vocación más comercial, el número de lanzamientos de las 14 distribuidoras que se agrupan en Adicine ­–Avalon, Bteam Pictures, Caramel Films, DeAPlaneta, Festival Films, Filmax, Golem, Karma Films, La Aventura Audiovisual, SelectaVisión, Syldavia, Tripictures, Vértigo Films y Wanda Visión– creció, sobre todo de cine español, cuyos estrenos aumentaron un 50%. Esto hizo posible que, a pesar de que los ingresos de la taquilla española cayeran un 73% en 2020, la recaudación de Adicine solo lo hiciera un 40%.

El cofundador de la distribuidora Bteam Pictures Álex Lafuente defiende que estos productores y distribuidores decidieron seguir adelante para apoyar a las salas y que estas pudieran subsistir en el corto y medio plazo. “Nuestras películas tenían que salir porque no tenía sentido que estuvieran en un cajón sin saber hasta cuándo”, comenta. También Miguel Morales, presidente de Adicine y director de Wanda Vision, reivindica el aliento a los cines, que, al igual que muchas otras industrias, vivieron un 2020 terrible, de hecho, solo el 40% de ellos están abiertos actualmente. “Hemos estrenado sabiendo que íbamos a tener pérdidas, pero queríamos estar ahí para las salas y para los espectadores, que aquellas que han conseguido abrir a pesar de las limitaciones tuvieran producción, y que el público que fuera tuviera un buen producto que ver”, justifica.

Esta oferta provocó que las personas que querían seguir viendo cine en pantalla grande se sorprendieran con títulos de un perfil diferente al que estaban acostumbrados, así como un rejuvenecimiento del perfil que suele acudir a ver este tipo de filmes. “El espectador que iba a las salas vio que la oferta era de cine independiente, ha descubierto que era un cine que le podía gustar y lo ha podido disfrutar con tranquilidad”, explica Lafuente, quien insiste en que el futuro de la industria pasa por la convivencia de este con el que tiene un perfil más comercial, sin decantarse por ninguno de los dos.

Una idea que también apoya la fundadora de Inicia Films, Valerie Delpierre, productora de Las niñas, film que se alzó con cuatro galardones en la última edición de los Premios Goya. “Hemos podido aprovechar las circunstancias y creo que esto va a dejar huella. La situación también se retroalimenta por la producción en España, la gente cada vez se animaba más a consumir cultura generada desde aquí, por nuestros creadores, lo que va a modificar ese pensamiento obsoleto de que no es bueno”, asegura.

El séptimo arte también ha encontrado apoyos desde el punto de vista de la financiación. Un ejemplo es Triodos Bank, una de cuyas líneas fundamentales de préstamo es el contenido audiovisual. En 2020, destinaron un 45% más de fondos a esta actividad que en el año anterior, lo que, en el caso de España, se tradujo en unos 115 millones de euros. Además, prácticamente duplicaron también el número de operaciones respecto a 2019 debido a los préstamos del ICO y los acuerdos que firmó la entidad bancaria con CREA SGR y el Ministerio de Cultura durante el Covid-19. “Siempre se mira al sector de la cultura con miedo, pero la realidad es que tiene una tasa de morosidad inferior al 1%, es una industria en la que se puede confiar”, asegura la gerente del sector cultural en Triodos Bank, María Coronado. En la lista de las últimas producciones que han apoyado destacan Las niñas, No matarás, Sentimental y Ane, entre otras.

Un momento del rodaje de 'La boda de Rosa', de Icíar Bollaín.
Un momento del rodaje de 'La boda de Rosa', de Icíar Bollaín.

Desde Adicine piden, además, un mayor impulso a través de las televisiones públicas. “Ahora mismo se están emitiendo unas 25 películas de las 300 que podemos sacar entre todas las distribuidoras, no llega ni al 10% de la compra. Por eso pedimos al Gobierno que apoye económicamente a TVE para que pueda comprar nuestras cintas y emitirlas”, demandó el responsable de la asociación durante la presentación de resultados.

En ello están en la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos (Forta). “Solo en 2020, las televisiones de Forta abrieron camino para que más de 200 producciones independientes salieran adelante. Un hecho para el que las televisiones públicas autonómicas han destinado más de 12 millones de euros”, explica su presidente, Alfonso Sánchez Izquierdo. Es el caso de TV3 y Aragón TV, que participaron en el desarrollo de Las niñas; de À Punt con La boda de Rosa; CMM con Biografía del cadáver de una mujer, o de EITB con Ane, entre otras.

La pandemia ha cambiado los hábitos de consumo y las plataformas de contenido audiovisual han llegado a cifras históricas. El cofundador del portal español de cine de autor e independiente Filmin José Antonio de Luna cree que es pronto para afirmar si este año se ha cambiado la relación con estas películas para siempre, pero sí que han observado algunos cambios durante el confinamiento. “Ha habido más curiosidad, veíamos que la gente se atrevía más con títulos algo diferentes”, expone.

Normas
Entra en El País para participar