Las restricciones causaron el 70% de la caída del PIB

El supervisor cree que la adaptación empresarial palio parte del golpe

Cos insta a acelerar el pago de las ayudas directas a las pymes

Sede del Banco de España.
Sede del Banco de España.

La pandemia del Covid-19 causó un desplome del 11% en la economía española en 2020, una debacle inédita en tiempos de paz en la que las restricciones obligatorias a la actividad y la movilidad supusieron el doble de lastre que la atonía que pudieron provocar en el consumo las precauciones que voluntariamente asumieron los ciudadanos para no contagiarse del Covid-19. Esta es la principal conclusión del estudio Relación entre las medidas de contención de la pandemia, la movilidad y la actividad económica publicado este jueves por el Banco de España, a partir de las restricciones publicitadas en prensa, el grado de movilidad de la población registrado por Google y la evolución de la actividad económica observada por el propio supervisor. A partir de ahí, eso sí, el organismo aprecia un “cierto proceso de aprendizaje” por parte de las empresas que habría paliado parcialmente el golpe.

Así, al evaluar “qué parte de la reducción observada en la movilidad es forzosa –esto es, viene determinada por las restricciones impuestas– y qué parte es voluntaria –por ejemplo, como consecuencia de la autoimposición de medidas para prevenir el contagio–”, el Banco de España concluye que las medidas impulsadas por los gobiernos central, autonómicos y locales supusieron el principal freno a la economía. “Las restricciones a la movilidad explican una parte significativa de la caída de la actividad en los últimos meses”, que cifra en “aproximadamente un 70% de la caída” registrada de abril a diciembre (excluye marzo porque solo hubo 15 días de estado de alarma). Su impacto, eso sí, fue diluyéndose con la desescalada, especialmente desde agosto. Algo que apunta a “un cierto proceso de aprendizaje por parte de los agentes económicos a la ahora de convivir con la pandemia y las distorsiones asociadas”.

En todo caso, dado el agotamiento del tejido productivo, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, instó ayer a agilizar la entrega del paquete de 11.000 millones de euros en apoyo a las empresas aprobado por el Gobierno, que incluye 7.000 millones en ayudas directas a canalizar entre las regiones dentro de un mes. En paralelo, Cos urgió a ir revisando estas cuantías y a reservar la asistencia para las empresas viables.

En paralelo, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) alertó del elevado nivel de deuda pública, que cerró 2020 por encima del 117% del PIB, y, aun asumiendo que se estabilizará este año y comenzará a caer el próximo, reclamó un plan de consolidación fiscal a medio plazo.

Normas
Entra en El País para participar