Telecos

Telefónica cesa al jefe de su negocio de ciberseguridad por presunto fraude

La “abultada” compra de Govertis desató las sospechas y las pesquisas. La teleco despide a otros tres directivos e investiga a más empleados por infringir el código ético

Pedro Pablo Pérez, hasta ahora responsable del negocio de ciberseguridad de Telefónica.
Pedro Pablo Pérez, hasta ahora responsable del negocio de ciberseguridad de Telefónica.

Telefónica ha despedido al responsable de su negocio de Ciberseguridad, Pedro Pablo Pérez, después de detectar irregularidades en su gestión en el marco de una investigación interna, según adelantó hoy Vozpópuli y confirmaron a este periódico fuentes cercanas a la operadora. La teleco también ha cesado de forma fulminante a otros tres directivos del mismo área por vulnerar el código ético de la compañía. Los despidos han tenido lugar tras varios meses de investigación.

Las fuentes señaladas explicaron que Pérez estaba siendo investigado desde hacía semanas tras detectarse indicios de posibles fraudes en los contratos que eran de su responsabilidad. En concreto, sospechan que se han producido irregularidades en las contrataciones con proveedores y en operaciones corporativas.

Otras fuentes consultadas por CincoDías apuntan que la investigación se desató tras analizar la “abultada” compra de Govertis, una firma especializada en consultoría de ciberseguridad, privacidad, continuidad de negocio y ciberresiliencia por parte de Telefónica.

En concreto, ElevenPaths, la marca bajo la que se encuentra la división de ciberseguridad de la operadora, ahora integrada en Telefónica Tech, cerró la adquisición de esa compañía en agosto de 2020. El importe de la operación no se hizo público. La colaboración entre ElevenPaths y Govertis había comenzado en 2012 y la relación se había consolidado con la adquisición en 2015 por parte de Telefónica de GesConsultor GRC, la plataforma de Govertis de gestión y cumplimiento normativo, y la firma de una alianza estratégica para la mejora y evolución de la plataforma, que en 2018 se materializó con una participación de Wayra, el hub global de innovación abierta de Telefónica, en la compañía.

Otros dos de los despedidos son Alicia Hurtado, products manager de riesgos y regulación, y Miguel Fernández Pavía, gerente de implantación, proyectos y servicios de seguridad en Telefónica Cybersecurity & Cloud Tech. La identidad del cuarto despedido no ha trascendido y la operadora sigue investigando a otros empleados que podrían estar involucrados en los hechos. Según fuentes consultadas, “tras conocerse los hechos toda la operativa de la unidad está ahora bajo investigación”.

La salida de los cuatro directivos se produjo antes de la remodelación completa de la cúpula de Telefónica Tech que tuvo lugar el pasado 23 de febrero. El hasta ahora jefe del área de ciberseguridad de Telefónica había sido apartado de su cargo hace unas semanas, cuando se nombró a María Jesús Almazor como responsable de ciberseguridad y cloud en Telefónica Tech. Pérez llevaba 17 años trabajando en Telefónica, primero como vicepresidente de Seguridad y, desde 2017, como CEO de la unidad de negocio de Seguridad.

Telefónica, presidida por José María Álvarez-Pallete, declinó ayer hacer declaraciones sobre los hechos, pese a la gravedad de los mismos, ya que se acusa a cuatro directivos de fraude en operaciones corporativas. De hecho, y según fuentes conocedoras de la situación, además de despedir a los cuatro directivos, la operadora española informó de los hechos a la policía por si son constitutivos de delito. Oficialmente, la teleco se limitó a decir que la compañía “exige a todos sus empleados el cumplimiento de los códigos éticos”.

El presunto fraude supone un revés para Telefónica que busca tomar una importante posición en el negocio de la ciberseguridad, encuadrado en su filial Telefónica Tech, en la que la compañía ha puesto grandes esperanzas pues espera que aporte 2.000 millones en los próximos años. La compañía tiene en marcha planes de crecimiento en la ciberseguridad, tanto orgánicos como inorgánicos, según ha hecho público en reiteradas ocasiones.

Los ingresos de la unidad de Ciberseguridad de Telefónica subieron un 12,5% el pasado año frente a 2019, hasta 421 millones, superando al área de big data pero por debajo del de cloud. La unidad, que cuenta con 1.500 expertos en seguridad y 12 centros propios de operaciones de seguridad y alianzas estratégicas globales, logró especialmente contratos en los sectores bancario, energético, aeronáutico y en el sector público.

Normas
Entra en El País para participar