Las renovables de las antípodas también se calientan

Dos empresas de Oceanía compran y dividen Tilt Renewables por 1.800 millones de euros, con una prima del 99%

Parque eólico Infigen Energy, en los alrededores de Lake George, al norte de Canberra (Australia).
Parque eólico Infigen Energy, en los alrededores de Lake George, al norte de Canberra (Australia). reuters

El lunes, la neozelandesa Tilt Renewables acordó venderse a dos empresas, una doméstica y otra de Australia, que la dividirán. A 1.800 millones de euros, pagarán una prima del 99% respecto a diciembre, y 96 veces los beneficios estimados para el próximo ejercicio.

Solo una docena de empresas de Australia generan más de 400 megavatios cada una de energía verde. La mayor es la compradora de los activos australianos de Tilt, PowAR (Powering Australian Renewables), joint venture entre el fondo soberano del país, el del estado de Queensland y la empresa AGL Energy. Y solo genera 800 MW, apenas el 1% de la capacidad instalada total del país.

Pero también hay escasez de objetivos. Prácticamente todos los demás grandes actores de las renovables en Australia son propiedad de entidades más grandes, como Iberdrola o la francesa Neoen. Ello aumentó el interés, y a finales de la semana pasada varias empresas seguían en puja. Los ganadores tenían un par de cosas a favor. El comprador de la parte neozelandesa, Mercury NZ, ya posee casi el 20% de Tilt, por lo que la conoce bien. Además, es de propiedad mayoritaria del Gobierno neozelandés, lo que probablemente ayude en cuestiones regulatorias. Del mismo modo, los vínculos de PowAR con las autoridades australianas son una ventaja.

Lo que realmente impulsa a los compradores a avivar el precio de Tilt es la perspectiva de ayudar a los Gobiernos a cumplir sus compromisos de emisiones. Tienen un largo camino. Nueva Zelanda obtiene el 60% de su suministro de combustibles fósiles, sobre todo petróleo y gas. Australia depende del carbón para un 70% de sus necesidades.

La semana pasada, el gobierno de Victoria presentó un acuerdo para cerrar Yallourn, una central de lignito de propiedad privada que proporciona el 20% de la demanda de electricidad del estado, en favor de las renovables. En octubre, Nueva Gales del Sur anunció un plan de 21.000 millones de euros para ecologizar su sistema energético. Los compradores de Tilt necesitarán que se mantengan estos grandes compromisos, o sus participaciones se quedarán en el aire.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías