Pablo Iglesias deja el Gobierno para ser candidato a la Comunidad de Madrid

Propone a Díaz como nueva vicepresidenta del Ejecutivo de coalición y a Belarra como ministra de Asuntos Sociales

La ministra de Trabajo asume el "reto" de sustituir al líder de Podemos

El efecto dominó iniciado con la incierta moción de censura planteada el pasado miércoles por PSOE y Cs para tratar de derrocar al PP de la presidencia murciana, que ya aquel mismo día originó un anticipo electoral en la Comunidad de Madrid, propició este lunes un tardío e insospechado giro de guion de todavía mayor calado. El vicepresidente segundo del Gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos, el líder de esta última formación, y ministro de Asuntos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, anunció este lunes que abandona el Ejecutivo para concurrir a los comicios madrileños del 4 de mayo.

Surgido del sismo político murciano, el movimiento de Iglesias genera, a su vez, un terremoto de gran intensidad en varios niveles. De un lado en el seno del propio Ejecutivo, donde pilló por sorpresa a los socialistas con su marcha, al apostar por un giro económico a la hasta ahora política vicepresidencia segunda proponiendo que le sustituya en ella la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, a la que, pasando a un segundo plano político, postuló además como nueva cabeza de cartel de Unidas Podemos en las próximas elecciones generales. Finalmente, en el estrato electoral madrileño, al instar al Más Madrid de su excompañero Íñigo Errejón a presentar una candidatura única a la izquierda del PSOE que sirva de freno a “la ultraderecha” de corte “trumpista” de la actual presidenta popular, Isabel Díaz Ayuso, y Vox, su único aliado potencial. Una contienda cuya polarización sube de nivel, como demostró Ayuso al actualizar su lema de campaña del “socialismo o libertad” de la pasada semana al “comunismo o libertad” de este lunes.

Iglesias pone el foco en Madrid, joya de la corona del poder político y económico del país, en unos comicios en los que Unidas Podemos se juega perder la representación en la Asamblea regional si quedase por debajo del 5% de los votos. El líder de los morados anticipó que seguirá en el Gobierno central hasta el arranque de la campaña electoral, que se iniciará 15 días antes de los comicios, y que su último pulso en la coalición será impulsar la Ley de vivienda que ha dividido a PSOE y Podemos por el calado de las medidas de control de precios del alquiler.

La salida de Iglesias del Ejecutivo, de hecho, se da tras semanas de relevantes tensiones internas en la coalición a cuenta de esta y otras iniciativas legislativas, y solo fue comunicada al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, minutos antes de hacerse pública.

“Quiero contaros una decisión muy importante que he tomado”, anunció Iglesias a través de un vídeo difundido por Unidas Podemos, en el que exponía que, tras meditarlo mucho, está dispuesto a que “si los inscritos quieren voy a presentarme a las elecciones del próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid. Un militante debe estar allí donde es más útil en cada momento”.

Iglesias propuso a Ione Belarra, actual secretaria de Estado de Agenda 2030, como sustituta al frente del Ministerio de Asuntos Sociales y a Díaz, “la mejor ministra de Trabajo de la Historia de nuestro país”, como vicepresidenta segunda del Ejecutivo, como antesala a ser “la próxima presidenta del Gobierno”, una vez concurra como cabeza de cartel por Podemos.

“En los próximos días tomaré las decisiones para facilitar el relevo y continuar el trabajo al frente del Gobierno y de los propios Ministerios”, avanzó por su parte el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, al que los acontecimientos le cogieron en la localidad francesa de Montauban, celebrando una cumbre francoespañola con su homólogo galo, Emmanuel Macron. El presidente confirmó que había recibido el anuncio de Iglesias esta misma mañana.

“Le he deseado surte en su nueva andadura política”, dijo, bromeando con que “no tanta, o algo menos que al candidato socialista, Ángel Gabilondo”, pero sí agradeciéndole “el aporte que ha hecho en este año largo de trabajo en el Gobierno de España”. Cuestionado sobre su sustitución, Sánchez repuso que “Yolanda Díaz cuenta con todo mi apoyo, es una ministra que está haciendo un trabajo extraordinario y soy una persona que cumple con los acuerdos de coalición”, pacto que incluye “una vicepresidencia segunda que representa Unidas Podemos”, recordó. “No va a haber problemas ni malentendidos, va a haber continuidad como no puede ser de otra forma”, anticipó.

Tributos y medioambiente

“Madrid está ante un enorme riesgo, que lo es para España, de que haya un Gobierno de ultraderecha con Ayuso y con Vox”, expuso Iglesias para justificar su decisión. “Al mismo tiempo la historia nos brinda una oportunidad que no podemos desaprovechar para tener por fin un Gobierno de izquierdas en la Comunidad de Madrid que reconstruya lo público, trabaje por la justicia fiscal, el cuidado del medioambiente, que defienda la igualdad entre hombres y mujeres, gobierne para la gente trabajadora y arranque el parásito de la corrupción de las instituciones”, agregó.

“El 4 de mayo se decide si la ultraderecha consuma su asalto a Madrid o si les paramos. Hay que impedir que estos delincuentes, que estos criminales que reivindican la dictadura, hacen apología del terrorismo de estado y promueven la violencia contra los migrantes, homosexuales y feministas” puedan “tener todo el poder en Madrid” con lo que eso supone para el conjunto del país, dijo.

Coalición electoral

“Tened por seguro que voy a poner todo lo que he aprendido en estos años, toda mi energía, toda mi cabeza y mi experiencia de Gobierno, todo mi corazón y toda la fuerza de mi organización en construir una candidatura de izquierdas fuerte y amplia para impedir que la derecha se apodere de nuestras instituciones y para ganar el Gobierno de la Comunidad de Madrid”, adujo, llamando a la unidad de la izquierda para derrotar a la “derecha trumpista”.

A fin de lograrlo, Iglesias avanzó que solicitará una candidatura única junto a Más Madrid, cuyo líder, Íñigo Errejón, fue socio de Iglesias en Unidas Podemos hasta que marcó rumbo propio con la marca Más País, por la que es diputado en el Congreso, ante sus desavenencias.

Comunismo o libertad

Ante el anuncio de Iglesias, Ayuso y el líder del PP, Pablo Casado, reaccionaron al unísono actualizando vía Twitter la dicotomía en torno a la que la presidenta de la región había planteado los comicios. “Comunismo o libertad”, clamaron, en lugar del “socialismo o libertad” que planteó la candidata del PP el miércoles pasado.

Minutos después, Ayuso ofreció una rueda de prensa, en principio pensada para plantear un plan de protección civil, que rápidamente se ha convertido en un foro para conocer su reacción al anuncio de Iglesias. “España me debe una, porque hemos sacado a Iglesias de la Moncloa”, ha declarado la líder del PP en Madrid.

Díaz acepta el “reto”

“Llegamos aquí para cambiar las cosas y mejorar la vida de las personas. Pablo Iglesias siempre lo ha defendido. Lo demostró en el Gobierno y lo sigue haciendo ahora, con esta valiente y necesaria candidatura, que unirá, con fuerza e ilusión, al Madrid que más queremos”, ha escrito por su parte Yolanda Díaz en su cuenta de Twitter, desde donde ha aceptado el reto de asumir la vicepresidencia del Gobierno en sustitución del líder de Unidas Podemos.

“En este último año he puesto todo mi esfuerzo en la protección del empleo y de las personas trabajadoras. A esta labor, siempre de la mano del #DiálogoSocial, se une ahora el reto de la Vicepresidencia. Será un honor seguir trabajando en este Gobierno y con Pedro Sánchez”, ha agregado.

Normas
Entra en El País para participar