Precios

El IPC bajó al 0% interanual en febrero por el abaratamiento de la electricidad

Registra su segunda tasa positiva consecutiva tras nueve meses en valores negativos

El IPC bajó al 0% interanual en febrero por el abaratamiento de la electricidad

El Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó un 0,6% en febrero en relación al mes anterior y situó su tasa interanual en el 0,0%, cinco décimas por debajo de la de enero, registrando así su segunda tasa positiva consecutiva tras nueve meses en valores negativos, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que coinciden con los avanzados a finales del mes pasado. Los precios de febrero han estado marcados por la energía, dado que la presión al alza de los carburantes fue compensada por la tendencia a la baja de la electricidad.

En febrero no continuó el repunte de los precios registrado en enero (0,5%), ligado a la fuerte subida la electricidad por la ola de frío y nieve que trajo la borrasca Filomena y que puso fin a nueve meses consecutivos de caídas interanuales, que fueron especialmente intensas en mayo (0,9%), octubre (0,8%) y noviembre (0,8%) de 2020-, como consecuencia de los efectos de la pandemia sobre la economía.

En concreto, la bajada de los precios de la electricidad, más intensa que la de febrero de 2020, ha llevado al grupo de vivienda a registrar una tasa negativa del 1,1%, más de cuatro puntos inferior a la de un año antes, a pesar del encarecimiento del gasóleo de calefacción.

También han presionado a la baja los hoteles, cafés y restaurantes (que este año permanecen estables cuando en 2020 subieron un 0,6% por el encarecimiento de los alojamientos) y el ocio y la cultura (cuyos precios bajan un 0,4% por la menor subida de los paquetes turísticos).

Los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas crecieron un 1,6% en febrero, una décima menos que en enero, ante el abaratamiento de las legumbres y hortalizas y, en menor medida, de la carne.

Por el contrario, el grupo de transporte presionó el IPC al alza, ya que aunque sus precios bajaron un 1,2%, este descenso fue dos puntos menos intenso que el de enero, debido al encarecimiento de los carburantes y lubricantes para el transporte personal, que en 2020 se abarataron.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó en febrero su tasa interanual en el -0,1%, cinco décimas por debajo de la de enero. Por su parte, la inflación subyacente, que excluye los alimentos no elaborados y los productos energéticos, aumentó tres décimas en febrero, hasta el 0,3%, con lo que se sitúa tres décimas por encima de la tasa de IPC general.

Desde el pasado mes de enero, el IPC incluye las nuevas ponderaciones que ha asignado el INE a la cesta de la compra para adaptar este indicador durante este año a los nuevos hábitos de consumo derivados de la pandemia. De este modo, el grupo que más peso ha ganado en la cesta de la compra es el de los alimentos y bebidas no alcohólicas. Pierden peso, por contra, el vestido y el calzado, el transporte, el ocio y la cultura y hoteles, cafés y restaurantes, entre otros.

En tasa mensual, el IPC bajó un 0,6%, su mayor caída desde el mes de julio de 2020. Lo que más se abarató en febrero respecto al mes de enero fueron la electricidad (-19,4%) y el pescado fresco (-5,3%). En cambio, lo que más subió de precio en febrero en relación al mes anterior fueron los paquetes turísticos nacionales (+6,6%) y la fruta (+6,3%).

Nueve comunidades vuelven a tasas negativas

La tasa anual del IPC bajó en febrero en todas las comunidades autónomas. Los mayores descensos de la tasa anual, de seis décimas, los experimentaron Andalucía, Aragón, Canarias y Cantabria, mientras que el menor, de una décima, se dio en Navarra.

Al contrario que en enero, cuando todas las comunidades presentaban tasas interanuales positivas, en febrero nueve de ellas volvieron a tasas negativas. La más pronunciada fue la de Canarias (-0,4%), seguida de La Rioja y de Castilla-La Mancha (-0,2% en ambos casos).

Entre las comunidades con una tasa de IPC interanual positivo, las más elevadas corresponden a País Vasco y Navarra, con un 0,3%. La ciudad autónoma de Melilla disparó sus precios un 1,3% respecto a febrero de 2020.

Normas
Entra en El País para participar