Cerveceras

Damm cerró 2020 con beneficios pese a una caída del 11% de las ventas

Su presidente ejecutivo, Demetrio Carceller Arce, pide ayudas directas a la hostelería

Demetrio Carceller Arce, presidente ejecutivo de Damm
Demetrio Carceller Arce, presidente ejecutivo de Damm

El grupo Damm cerró el año 2020 con resultado positivo pese a registrar una caída de las ventas del 11%. Así lo ha adelantado este viernes su presidente ejecutivo, Demetrio Carceller Arce, en una conferencia en la escuela de negocios Esade, en la que ha analizado el impacto del Covid-19 en el sector cervecero y hostelero.

Carceller ha explicado que la "fortaleza" de la estructura financiera de la compañía, la diversificación de su negocio entre distintos canales y mercados y la prudencia que ha regido en sus actuaciones en los últimos meses les ha permitido amortiguar los efectos de la crisis. "“Aunque las cuentas están pendientes de ser formuladas, a nivel de grupo hemos cerrado el ejercicio 2020 con una reducción en la facturación de en torno al 11%. Pese a todo, hemos conseguido cerrar con un resultado positivo con beneficios”, ha apuntado. El grupo Damm alcanzó en 2019 una facturación consolidada de 1.366 millones y una ganancia de 122 millones. Esa reducción del 11% supondría haber concluido 2020 con unos ingresos de unos 1.266 millones.

El presidente de Damm ha explicado que la compañía tuvo que retrasar inversiones y a una contención de los costes fijos, después de haber invertido cerca de 800 millones en los tres años anteriores, y ha confirmado que la compañía terminó el año generando caja. "Encontrarte con un colchón que sea el 30 % de tu facturación nos dio seguridad y esa liquidez, tranquilidad", ha asegurado.

El cierre y las restricciones a la hostelería ha supuesto un duro golpe para las compañías cerveceras, que tienen en este canal una importante fuente de generación de ingresos y de rentabilidad. En este sentido, Carceller calcula que un 30% de los establecimientos hosteleros no volverán a abrir una vez termine la pandemia, y pide la concesión de ayudas directas al sector.

“No pensamos que se pueda salir de esta crisis si no existen ayudas directas. Hay que actuar urgentemente, y no habrá recuperación este verano si no estamos preparados y abiertos y sin restricciones para el 1 de junio", ha explicado el presidente ejecutivo de Damm, que también es presidente de Cerveceros de España. Por ello, también ha recalcado la necesidad de que el sector trabaje de una manera conjunta para salir de la crisis. Incluso sigue viendo oportunidades para el crecimiento internacional de las compañías cerveceras españolas. “Los cerveceros españoles estamos haciendo un gran trabajo y su expansión internacional está siendo un caso de éxito”, ha dicho.

Sobre cómo reaccionó Damm al inicio de la crisis, Carceller ha explicado que "resultó de vital importancia anticiparnos y contar con planes de contingencia y continuidad para afrontar cualquier situación”, ya que empresas como esta, proveedoras de servicios básicos, "no pueden parar su producción". También ha resaltado la fortaleza de su cadena de suministro, que permitió abastecer los puntos de venta en las semanas de mayor demanda, y ha resaltado el papel de los trabajadores del grupo. “En Damm nuestro mejor activo son las personas y debo agradecer el esfuerzo a los 5.000 profesionales que forman parte de Damm. Desde el inicio de la pandemia nuestra principal preocupación fue siempre proteger la salud de cada uno de nuestros colaboradores y colaboradoras. Su implicación directa ha permitido que nuestras plantas de producción nunca dejaran de trabajar y hayamos conseguido un resultado positivo a pesar de las grandes dificultades”, ha dicho. 

Normas
Entra en El País para participar