DocGo, el Uber de las ambulancias, es buena idea, pero aún incipiente

Las SPAC están llevando a cotizar empresas cuyos modelos de negocio aún no están testados

Una ambulancia en Nueva York, en abril de 2020.
Una ambulancia en Nueva York, en abril de 2020. reuters

El disfuncional sistema sanitario de EE UU necesita un cambio. DocGo, conocida como Am­bulnz, esencialmente Uber con estetoscopios, anunció el martes una fusión con la SPAC Motion Acquisition que la llevará al mercado con una valoración de 1.100 millones de dólares y 200 millones en efectivo para gastar. Es buena idea, pero eso no significa que sea una buena inversión.

La flota de DocGo puede transportar a los pacientes a sus citas y realizar procedimientos sencillos a domicilio, como vacunar. La diferencia con Uber es que los conductores son paramédicos y técnicos formados, y los pacientes no solicitan el servicio por sí mismos, sino que lo hace su personal sanitario. Es una innovación bien recibida por quienes necesitan llegar a tiempo a su cita de diálisis, por ejemplo. Pero es más difícil convencer a los inversores.

DocGo se lanzó en 2016 y pierde dinero. Sus conductores están en su mayoría en nómina, una capa de costes fijos que las VTC intentan evitar. Y los ingresos de Uber son 100 veces mayores. También hay mucha competencia indirecta por parte de empresas sanitarias como Amwell y Hims & Hers, esta también fusionada con una SPAC.

En cierto modo, DocGo se está resistiendo a las malas tendencias de las SPAC. Espera obtener beneficios en 2022; compárese con 23andMe (pruebas genéticas), que no espera acabar con los números rojos antes de 2025. Y aunque su propuesta a los inversores viene acompañada de la habitual cháchara sobre su “mercado total abordable”, los 95.000 millones que anuncia DocGo son modestos comparados con los 500.000 millones que codicia Hims & Hers. Incluso su valoración es relativamente modesta: 6 veces los ingresos anuales previstos, en línea con Uber.

El problema es que DocGo, al igual que muchos de los objetivos de las SPAC, está saliendo al mercado de forma preocupantemente temprana. Gracias a ellas, empresas que normalmente pasarían por problemas iniciales en el ámbito privado están cotizando antes de que sus modelos de negocio estén probados. Es como si el capital riesgo llevara su interior por fuera. Ningún médico, o paciente, quiere ver eso.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías