Estaba de baja laboral y le pillan en una carrera de ultrafondo

Alegaba sufrir lesiones graves mientras recorría 200 kilómetros por alta montaña en la Quebrantahuesos

Imágenes tomadas por el detective privado de Axa.
Imágenes tomadas por el detective privado de Axa.

La aseguradora Axa presenta todos los años el Mapa del Fraude al Seguro, en el que detalla todos los intentos de reclamaciones indebidas que han detectado, y hace una extrapolación para el conjunto del sector de los seguros. El año pasado se analizaron en España 67.000 casos por posibles intentos de fraude y detectaron en 24.000 de ellos prácticas fraudulentas.

Uno de los casos más llamativos es el de una persona que reclamó ante la aseguradora por haber sufrido un accidente laboral que le habría causado unos dolores incesantes que le impiden hacer vida normal.

Ante las sospechas de que el cliente había exagerado las dolencias, un detective se encargó de seguirle durante varios días. En sus perfiles en Internet comprobó que era un deportista aficionado a las carreras de larga distancia en bicicleta.

El investigador privado acabó averiguando que el hombre había participado y completado una de las pruebas ciclistas más duras del calendario amateur, la Quebrantahuesos de Sabiñánigo (Huesca). Se trata de una carrera de 200 kilómetros, que discurre entre el Pirineo español y el Pirineo francés, y en la que se acumula un desnivel de 3.500 metros.

La carrera era totalmente incompatible con las lesiones que decía sufrir, por lo que Axa tramitó el caso como un fraude. Además, la compañía informó a la Seguridad Social, que cesó inmediatamente la baja laboral del reclamante. El demandante finalmente accedió a una compensación que correspondía a sus lesiones reales.

“Aunque la inmensa mayoría de los clientes son honestos, sabemos que algunas personas que atraviesan dificultades económicas pueden verse tentadas a cometer un fraude al seguro algo que, debido a las técnicas periciales, es hoy más difícil que nunca”, explica Arturo López-Linares, director de siniestros de AXA España. “En 2008 vimos como las tasas de detección de fraude al seguro se duplicaban, algo que podría volver a intentarse en los próximos meses”.

En 2020 se apreció un ligero aumento de los intentos detectados de fraude, al pasar del 1,9% del total al 2,2%. Este incremento se podría explicar por la grave crisis económica que ha desencadenado el Covid-19.

La pandemia también ha provocado un cambio en las tipologías de fraudes. Si hace ocho años, siete de cada diez casos de fraude eran en seguros de automóvil, en 2020 estos solo fueron la mitad. Con el coronavirus, una tendencia que se ha detectado en el sector es el aumento del fraude en seguros de hogar, al pasar más tiempo en casa. Esta tipología ha crecido un 18%.

 

 

Normas
Entra en El País para participar