Infraestructuras

Ferrovial ofrece proyectos de autopistas en EE UU y se abre a invertir en agua y ferrocarril

Identifica oportunidades por 8.000 millones en peajes y lanza propuestas no solicitadas

Vista aérea de la autopista NTE 35 West, gestionada por Ferrovial en el entorno de Dallas (Texas).
Vista aérea de la autopista NTE 35 West, gestionada por Ferrovial en el entorno de Dallas (Texas).

El interés de Ferrovial por crecer en EE UU se multiplica. El que es uno de los mayores operadores de autopistas del país busca un salto cuantitativo a medio plazo en la construcción y gestión de peajes y también en concesiones de agua e incluso de ferrocarril.

El consejero delegado del grupo, Ignacio Madridejos, aprovechó la reciente reunión con analistas, en el marco de la presentación de resultados, para ensalzar a su empresa como la “mayor desarrolladora, constructora y operadora de carriles dinámicos”. Ferrovial viene de perder en Maryland la final de un concurso valorado en 4.000 millones de dólares (3.360 millones de euros). Es el de la instalación de peajes dinámicos en la I495 e I270, pero allí mismo se reabren las expectativas al existir un recurso contra la adjudicación a Transurban.

Más activa que nunca, Ferrovial tiene identificadas otras oportunidades por 8.000 millones de dólares, de las que algunas han sido presentadas por la propia empresa a los departamentos de Transportes. Con estas propuestas no solicitadas, la española busca ventaja competitiva en posibles concursos si logra convencer a los estados.

Prevé para 2023 la apertura de la extensión de la NTE 35 West, en Texas, y de la I66, en Virginia

Al calor del cambio de Gobierno en EE UU, también intentará el desarrollo de su filial de aguas Pepper Lawson e irá a por obra ferroviaria a partir de su experiencia en California. La condición para entrar en contratos de aguas es la del rendimiento de doble dígito, y para participar en la modernización del ferrocarril se fijará en planes allí donde cuenta con capacidad de construcción.

Ferrovial sigue invirtiendo en la extensión de 11 kilómetros de la NTE 35 West, en Texas, cuyo avance está al 20%. El fin de obra se espera para 2023. En cuanto a la I-66 de Virginia, está ejecutada al 57% y se abrirá al tráfico también en 2023.

En otras geografías, la colombiana Ruta del Cacao tiene un avance del 68%; los proyectos de Eslovaquia (D4 y R7 en Bratislava) alcanzan el 86%, y el programa OSAR, en Melbourne (Australia), tiene ejecutado un 97% del trabajo. Estas tres están parcialmente abiertas al tráfico.

Caso abierto en Maryland

El concurso de las autopistas estadounidenses Capital Beltway (I495) e I270, promovido por el Departamento de Transportes de Maryland, sigue vivo y con polémica. La adjudicación del 18 de febrero al consorcio australiano de Transurban y Macquarie ha sido recurrida por uno de los finalistas, sin que haya trascendido su identidad. Además del tándem formado por Ferrovial y la británica John Laing, también figuraba un equipo encabezado por Itinera.

El CEO Ignacio Madridejos manifestó sorpresa por las diferencias en la puntuación del concurso de la I495, en Maryland

El contrato otorga al adjudicatario el diseño del sistema de peajes en el entorno de la ciudad de ­Washington y, posteriormente, una posición preferente para su ejecución y gestión durante 50 años. La primera fase del proyecto, valorada entre 3.500 y 4.000 millones de dólares, incluye la construcción de un nuevo puente de la Legión Estadounidense en la I-495, donde también se añadirán cuatro carriles, y la extensión de la I-270. El ganador tendría acceso a una segunda fase con inversiones por otros 4.000 millones.

La Administración quiere tener aprobada la adjudicación antes del verano. Pero los pliegos contemplan que las alegaciones pasen un proceso que puede acabar en la justicia ordinaria.

Las españolas ACS, FCC, Acciona, Globalvia y Roadis mostraron interés en el arranque de la licitación. De hecho, ACS llegó hasta las puertas de la lista corta.

The Washington Post ha publicado en las últimas jornadas que el gobernador de Maryland, Larry Hogan, y el responsable de la Autoridad de Transporte, James, F. Ports, mantuvieron contacto con Transurban en 2019 durante un viaje de trabajo a Australia. Y el Departamento de Transportes ha salido al paso argumentando que la oficina del gobernador no interviene en los concursos.

El CEO de Ferrovial, Ignacio Madridejos, reconoció ante los analistas que el proyecto de Maryland era “muy relevante” para la empresa y que había apreciado una “diferencia significativa” en la puntuación de la oferta financiera, que es donde destacó Transurban. “Estamos analizando el resultado y toda la información relacionada con la licitación”, dijo Madridejos. El ejecutivo aludió a la cláusula de confidencialidad y evitó desvelar si Ferrovial tenía intención de recurrir.

El tráfico y dividendos de la 407 de Toronto

El activo concesional de Ferrovial por excelencia, la autopista 407 de Toronto (Canadá), espera resolución en abril sobre el posible pago a la Administración por el incumplimiento de los umbrales mínimos de tráfico en 2020.

La concesionaria confía en saldar el proceso sin impacto alguno a la vista de que el desplome se debe a la pandemia y las restricciones a la movilidad, pudiéndose aplicar la cláusula de fuerza mayor del contrato. La 407 ya cargó con 3 millones de dólares canadienses de penalización en 2019, cuando el incumplimiento estuvo relacionado con el grado de congestión de las alternativas, especialmente la 401. Ferrovial ha decidido no provisionar en la confianza de que no habrá sanción.

La española espera un mayor ritmo de vacunación en las próximas semanas para la progresiva vuelta de la movilidad en Toronto. De esa reactivación depende el pago de dividendos de la 407, de la que Ferrovial cobró el año pasado 160 millones de euros, frente a 309 millones de 2019. La situación actual, y su impacto sobre los ratios financieros de la 407, hace previsible que la remuneración no aflore hasta el último tramo de este año.

Normas
Entra en El País para participar